Estrategias nutricionales para reducir el olor del purín

Joan Capdevila expone su comentario sobre el tema del mes
Viernes 18 marzo 2005 (hace 11 años 8 meses 21 días)
Las legislación medioambiental, cada vez más exigente, hace que tengamos que tener más en cuenta otros factores que los meramente económicos cuando confeccionamos una fórmula para porcino, por la influencia que ello puede tener sobre el bienestar de las personas o animales. Desde hace ya unos años el olor ha sido objeto de atención por parte de los investigadores, existiendo ya una gran cantidad de bibliografía sobre el tema.

Recientemente se han ocupado del mismo autores como, J Coma (FEDNA, 2004); T van Kempen (Carolina del Norte, 2003), Jacobson (1999), etc. con amplias revisiones sobre el mismo.

De entre los factores de la dieta que tienen influencia sobre los olores se encuentran:
• La digestibilidad: Si se asume que los olores son una consecuencia de una fermentación incompleta de la parte fibrosa y proteica de la dieta, resultará que una mejora de la misma por el procedimiento que sea (adición de enzimas, desfibrado de alguna materia prima, soja 48 en lugar de la 44) reducirá los malos olores.
El pienso desperdiciado, puede alcanzar un 40 % de los almidones fácilmente fermentables, de aquí la importancia que tiene un buen diseño de los comederos o la presentación granulada de la dieta (con el granulo se tira menos pienso y se mejora la digestibilidad).
• Basado en la idea de que los compuestos malolientes proceden de la rotura de las cadenas proteicas, se puede pensar que la reducción del nivel de proteína de la dieta mejoraría la situación y ciertamente hay bibliografía abundante sobre el tema (Hobbs, 1996; Suttonen, 1998; etc.). El propio Sutton en 1999 no encontraba diferencias en el contenido de compuestos azufrados y fenólicos en las heces para dietas de engorde con 18,13 y 10 % de proteína. Más recientemente ER Otto (J. Anim. Sci., 2003) llega a la conclusión que la baja proteína (15, 12, 9 y 6) reducía el contenido de NH3,pero no disminuía los olores ni la concentración en VFA en los purines.
• La fibra debe ser tenida en cuenta en su doble vertiente:
° Desde el ángulo productivo: Noblet y Pérez ya en el 1993 llegaban a la conclusión que por cada unidad de aumento de FND disminuía la digestibilidad de la dieta en 1% (incluida la proteína) aumentando por tanto la producción de purines. Por tanto no sólo aumentarían los malos olores sino que sería un suministrador de proteína fácilmente fermentable, azufre y por tanto precursor de la producción de metano.
° No se puede olvidar la posibilidad de que determinados tipo de NSP (caso de la cascarilla de soja) podrían ser beneficiosos en base a:
1. Sería una fuente adicional de energía en forma AGV que serían destinados a favorecer la síntesis de proteína y grasa.
2. El incremento de estos AGV serían los responsables del descenso del pH del purín y por tanto de una menos volatilización de los compuestos aromáticos.
3. La mayoría del nitrógeno excretado se incorporaría a la proteína bruta microbiana, siendo por tanto el paso de nitrógeno a amoniaco menos intenso en su cuantía, creando por tanto un ambiente mucho más agradable para personas y animales, dentro y fuera de las granjas.

Algunas materias primas están relacionadas de una forma positiva o negativa con la emisión de olores más o menos ofensivos.
• Así las dietas con altos niveles de harina de pescado y por tanto con elevado contenido de azufre serían las generadoras de olores mas ofensivos (AJ Moeser et al, 2001); ello sería lógico si tenemos en cuenta que la mayoría de estos compuestas contienen cantidades apreciables de azufre. Podría confirmar este aspecto el hecho de que los purines de cerdos alimentados con sulfato cálcico, la sensación de malos olores sería 2,7 veces más intensa que el de los alimentados con carbonato cálcico. Lo mismo que con el pescado ocurre con la harina de sangre y con la de plumas.
• Por otra parte hay algún estudio del efecto beneficioso de los DDGS de maíz, la pulpa de remolacha y el salvado de trigo, sea por su efecto sobre la composición química o por un simple efecto físico sobre el purín.

A titulo de resumen decir que de entre los factores analizados, a nivel práctico la formulación de dietas con alta digestibilidad cumplirá con los parámetros medioambientales y zootécnicos.

Escribe J. Capdevila capde126@wanadoo.es

Nutrición

Estrategias nutricionales para reducir el olor del purín24-mar-2005 hace 11 años 8 meses 15 días
Estrategias nutricionales para reducir el olor del purín07-mar-2005 hace 11 años 9 meses 2 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags