Estrategias nutricionales para reducir el olor del purín

El comentario de Jaume Coma abre el tema dedicado a las estrategias nutricionales para reducir la emisión al aire
Lunes 7 marzo 2005 (hace 11 años 9 meses 3 días)
Los compuestos más importantes en la emisión al aire y responsables del olor por parte de la producción porcina son el amoniaco (NH3), metano (CH4) y sulfuro de hidrogeno (SH2), además de otros 170 compuestos aromáticos volátiles que se originan por la degradación anaeróbica incompleta de carbohidratos, ácidos grasos y proteína excretados. Las estrategias nutricionales más efectivas son las que reducen la emisión de amoniaco. Se trata de medidas que afectan a la cantidad y forma del nitrógeno (N) excretado, así como a la formación de amoniaco en el purín:

1. Dietas bajas en proteína
- Por cada punto de reducción de proteína, se reduce un 10% el contenido de amoniaco en purín hasta un efecto acumulativo medio de un 30%.
- Además, también resultan en una menor eliminación de compuestos aromáticos (mercaptanos / SH2) y un menor ensuciamiento de los cerdos. El resultado es un claro efecto sobre los olores generados en la granja.

En este tipo de dietas es importante:
- Revisar los requerimientos energéticos en formulación para evitar posibles engrasamientos de la canal ya que el gasto energético asociado al catabolismo proteico es menor (-0,837 kcal de energía en orina y -1,673 kcal de incremento térmico por cada gramo de reducción de la proteína ingerida).
- Asegurar el equilibrio entre los aminoácidos esenciales. Dietas con un bajo contenido en proteína pueden ser limitantes en valina e isoleucina dada su falta de disponibilidad comercial.

2. Acidificación de la orina. En el purín, el ión amonio está en equilibrio con el amoniaco. Una disminución en el pH desplaza el equilibrio hacia el amonio, reduciéndose la formación de amoniaco. Cada disminución de 0,1 puntos de pH puede disminuir la emisión de amoniaco entre un 5 y un 20% (en función de la temperatura). La disminución del pH de la orina se puede conseguir al disminuir el balance electrolítico de la dieta, o a través del uso de sales acidificantes. Es efectiva la sustitución de carbonato cálcico por sulfato cálcico, cloruro cálcico o benzoato cálcico. El efecto más importante es el del benzoato / ácido benzoico, que puede reducir más de un 30% la emisión de amoniaco.

3. Ingredientes fibrosos. Fuentes de fibra fermentable cambian la excreción de N, que de ser eliminado vía orina (urea) pasa a eliminarse vía heces (ligado a proteína microbiana). Este último es menos susceptible de ser descompuesto a amonio que el N en forma de urea. Además, las fuentes de fibra fermentable también producen ácidos grasos volátiles que reducen el pH de las heces. Por cada 100 g de consumo diario de polisacáridos no amiláceos el pH disminuye 0,12 unidades y se reduce la emisión de amoniaco en un 5,1%. Ingredientes como cascarilla de soja, pulpa de remolacha pueden reducir la eliminación de N urinario hasta un 10%. Sin embargo, se debe tener en cuenta su posible efecto negativo sobre la digestibilidad de la dieta.

4. Algunos aditivos pueden influir en la emisión de amoniaco y la producción de olores. El mecanismo de acción puede ser la adsorción o absorción del compuesto (ej. en el caso de yuca, zeolita y sepiolita) o las modificaciones en la flora intestinal por probióticos o prebióticos (Ej. fructooligosacáridos / inulina). La utilización de extractos de yuca se ha mostrado especialmente efectiva (reducción de más de un 25% en la emisión de amoniaco).

La emisión de olores también se puede disminuir a través de la reducción en la ingesta de compuestos con azufre (S) debido al papel del SH2 y los mercaptanos como componentes de la sensación del mal olor.

- Dietas bajas en proteína reducen la eliminación de productos con S, además de disminuir la excreción de ácidos grasos volátiles, p-cresol, indol y escatol. El resultado es la reducción de la sensación de mal olor en un 40%.
- Premezclas vitamínico-minerales con bajo contenido de S también reducen la cantidad de mercaptanos generados. La sustitución de sulfato ferroso y sulfato de cobre por cloruro férrico y óxido de cobre como fuentes minerales en el corrector pueden reducir en un 49% la excreción de compuestos orgánicos volátiles a base de S.
- Dietas con ingredientes ricos en S (alta concentración de harina de pescado o de harina de pluma) dan un olor significativamente más desagradable que dietas altas en fibra o dietas purificadas.

Algunas de estas estrategias nutricionales pueden representar importantes incrementos en el coste de producción. La viabilidad económica de su implementación se debe analizar en cada caso particular en función del contexto medioambiental de la explotación.

Escribe J. Coma jcoma@vallcompanys.es

Nutrición

Estrategias nutricionales para reducir el olor del purín18-mar-2005 hace 11 años 8 meses 22 días
Triptófano en nutrición porcina22-feb-2005 hace 11 años 9 meses 18 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags