El papel de la vitamina E en la inmunidad en porcino

Los requerimientos para una mejora en la función inmune son bastante superiores a los nutricionales
Miércoles 21 diciembre 2005 (hace 10 años 11 meses 16 días)
Estructura química: homólogos y estereoisómeros

La vitamina E se refiere a un grupo de tococromanoles liposolubles con actividad antioxidante, nutricionalmente necesaria en los animales y sintetizada de forma natural por las plantas superiores y las cianobacterias.

Homólogos y esteroisómeros

• Estructura básica con un anillo cromano (2-metil-6-hydroxicromano) y una cadena lateral de 16 átomos de carbono. La presencia del grupo hidroxilo en el anillo cromano es importante para su actividad antioxidante.

• Las principales familias son los tocoferoles y tocotrienoles, estos últimos presentan tres dobles insaturaciones en la cadena lateral y tienen un menor valor biológico.

• Homólogos α, β, γ y δ según el número y posición de los metilo en el anillo cromano. El α-tocoferol presenta tres grupos metilos y es la forma más activa, seguida por los homólogos β, γ y δ-tocoferol

• El α-tocoferol presenta 8 estereisómeros posibles (RRR, RSR, RRS, SRR, SSS, SRS, SRR, SSR), los cuales se presentan en proporciones iguales en el all-rac-α-tocoferol de síntesis

• Los estereoisómeros RRR-, RSR-, RRS- y RSS- α-tocoferol son mayoritariamente retenidos en el plasma y por tanto presentan un mayor bioeficacia, siendo la forma RRR- la predominante.

• La actividad de la vitamina E se expresa en unidades equivalentes al RRR-α-tocoferol. La actividad relativa de los homólogos β, γ y δ es aproximadamente el 50, 25 y 1% de la del α-tocoferol. Por motivos prácticos se considera que 1 UI de vitamina E equivale a 1mg de acetato de all-rac-α-tocoferol de síntesis.

Estructura química de los tocoles, donde R1, R2 y R3 son H ó CH3

Absorción

La absorción de la vitamina E se realiza a través de la mucosa intestinal en forma libre y por difusión pasiva. Al ser una sustancia liposoluble, la eficacia de la absorción está relacionada con la de las grasas en general (secreción pancreática, sales biliares y formación de micelas) y de la cantidad ingerida (difusión pasiva). En condiciones normales la eficacia de la absorción es alta (40-80%), pudiendo estar comprometida en los lechones por unas insuficientes secreciones pancreáticas, por efectos de la microflora sobre las sales biliares o por altos niveles de suplementación dietética. También existe antagonismo con niveles altos de otros nutrientes (p.e. vitamina A).

Función biológica

El modo básico de actuación de la vitamina E en los tejidos es la prevención de la oxidación de los ácidos grasos poliinsaturados, capturando los radicales libres y donando hidrógenos, siendo efectiva protegiendo la integridad de los lípidos y fosfolípidos de las membranas. La vitamina E interactúa con otros nutrientes relacionados con los procesos oxidativos (favorables: vitamina C, Se y Zn. desfavorables: Fe).

Inmunidad

Por sus propiedades antioxidantes, ejerce un efecto protector de las membranas de las células del sistema inmune (p.e. leucocitos), el cual también puede ser obtenido con otras sustancias antioxidantes liposolubles.

En los últimos años también se han descrito efectos favorables sobre la respuesta inmune no ligadas a sus propiedades antioxidantes relacionados con la proliferación celular y la expresión de determinados genes:

• Aumento de la producción de anticuerpos

• Mejora de la respuesta fagocitaria

• Mejora de la diferenciación y migración linfocitaria

Diferentes estudios han mostrado mejoras en la respuesta inmune en los lechones, con una mayor resistencia frente a los problemas entéricos relacionados con E. coli. Los efectos beneficiosos se observan tanto al aumentar la suplementación de vitamina E en las cerdas, aumentando su excreción en el calostro y la leche, como incrementando la inclusión en las dietas de los lechones.

Requerimientos

A nivel comercial podríamos considerar tres criterios para determinar los requerimientos de vitamina E de los cerdos.

• Nutricional: podemos utilizar como base las recomendaciones del NRC (1998), siendo en general las utilizadas por la industria algo superiores (lechones 16-11ppm, cebo 11ppm y reproductores 44ppm).

• Calidad de carne: requerimientos muy superiores a los nutricionales (150-250ppm), dependiendo la dosis efectiva del periodo de suplementación previo la sacrificio.

• Función inmune: en general, los niveles requeridos son de 2 a 10 veces superiores a los nutricionales, aunque faltan más estudios para poder establecer unas recomendaciones prácticas de suplementación.

Conclusiones

• La vitamina E es esencial y de necesaria suplementación en la dieta.

• Se presentan diferentes homólogos y estereoisómeros con distinto valor biológico.

• Su absorción está relacionada con la de las grasas, siendo en general la eficacia alta.

• Están muy bien establecidas sus propiedades antioxidantes y de protección de las membranas celulares, así como su efecto favorable sobre la calidad de la carne en la conservación.

• Los requerimientos para una mejora en la función inmune son bastante superiores a los nutricionales, pero aun es difícil establecer los requerimientos con precisión.

Así lo ve Imasde

Nutrición

Interacción entre nutrición y patología en porcino03-ene-2006 hace 10 años 11 meses 4 días
El papel de la vitamina E en la inmunidad en porcino13-dic-2005 hace 10 años 11 meses 24 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags