Alternativas a los productos lácteos en las dietas de lechones

Se utilizan como aporte de lactosa y/o proteína láctea. Los ingredientes más comunes son los distintos tipos de sueros, también puede usarse leche o yogurt.

Se utilizan en las dietas de lechones como aporte de lactosa y/o proteína láctea principalmente. Los ingredientes más comunes son los distintos tipos de sueros, aunque también puede usarse la leche o el yogurt.

• La leche generalmente se refiere a la leche descremada en polvo, no siendo muy habitual su uso en dietas de lechones debido a su alto precio.

• Actualmente existe la posibilidad de usar yogurt desecado proveniente principalmente de la retirada del producto para humana.

Los sueros

Los sueros son el producto resultante de la producción de quesos o caseína, clasificándose en dos tipos básicos: dulce y ácido.

• Sueros dulces: coagulación enzimática. En la producción de quesos curados.

• Sueros ácidos: coagulación ácida mediante fermentos lácticos o por adición de ácidos. En la producción de quesos frescos o caseína.

Comparados con la leche original son pobres en caseína y grasa, pero pudiendo contener más del 50% de los nutrientes de la leche. Durante su secado, pueden fraccionarse y transformarse en los diferentes productos comerciales (figura 1).

Figura 1: Esquema del proceso de obtención de los principales tipos de sueros disponibles para la alimentación animal


La proteína láctea

La caseína es la principal proteína láctea, (80% de la proteína en leche de vaca, pero sólo un 55% en la cerda), sin embargo apenas se encuentra presente en el suero, siendo sus principales proteínas la α-lactoglobulina (~65%), β-lactoalbumina (~25%), albumina sérica (~8%), inmunoglobulinas y otros compuestos proteicos cuantitativamente menores, pero que pueden tener efectos beneficiosos sobre la salud y crecimiento del animal (glicomacropeptidos, lactoperoxidasas, lactoferrina).

La lactosa

La lactosa es un disacárido formado por un monómero de glucosa y galactosa unidos por un enlace α(1-4).

La lactosa se digerirá mayoritariamente por la lactasa pancreática durante su tránsito por el intestino delgado (principalmente yeyuno). Si la actividad de la lactasa es insuficiente, parte de la lactosa se absorberá directamente, y el resto llegará indigerida al íleo e intestino grueso donde será fermentada.

La lactosa favorece el mantenimiento y proliferación de la flora láctica, siendo esta mayoritaria en lechones lactantes. Por tanto niveles altos de lactosa en los primeros piensos post-destete favorecerán su mantenimiento y una transición progresiva hacia una flora más típica de una dieta vegetal (almidón y PNA). La flora láctica es beneficiosa para la salud intestinal del lechón por la exclusión competitiva (espacio y nutrientes) de la colonización y crecimiento de otras bacterias potencialmente patógenas tanto nativas como no nativas. Así mismo, mediante la formación de ácido láctico y otros ácidos orgánicos, disminuye el pH intestinal y actúa contra determinados grupos bacterianos sensibles a estos ácidos.

Recomendaciones

Muchos estudios han mostrado la importancia de incluir productos lácteos en los piensos de lechones, sobretodo durante el periodo inmediatamente posterior al destete. Observándose mejoras de los índices productivitos (consumo, crecimiento e índice de conversión) y de la salud intestinal (altura de la vellosidades y incidencia de diarreas).

A pesar de su coste y dificultad del manejo (higroscopicidad y fluidez), la inclusión de productos lácteos en los piensos de lechones es muy generalizada, pudiendo tener efectos beneficiosos en aspectos como:

• Fuente de energía muy digestible para los lechones, de gran importancia justo después del destete, cuando se pasa de la leche de la madre, líquida y rica en lactosa, como fuente de carbohidratos al pienso seco, donde el almidón es la principal fuente de carbohidratos.

• Favorece las condiciones ácidas en el estómago, con su repercusión sobre la digestibilidad de la proteína, solubilización de minerales y barrera contra microorganismos.

• Confiere una alta palatabilidad al pienso, que estimulará el consumo.

• Robustez en la salud intestinal (flora láctica, vellosidades, pH, exclusión competitiva).

• Facilita la compactación del gránulo. En exceso de temperatura puede caramelizarse, dando lugar a gránulos demasiado duros, oscuros y con sabor amargo. Para facilitar su paso por las matrices de granulación puede ser necesario adicionar al pienso agua o grasa como lubricantes, sobretodo con diámetros de gránulo muy pequeños.

• La inclusión de productos lácteos aclara el pienso, con sus implicaciones comerciales.

Las recomendaciones varían mucho entre autores, y dependen del resto de componentes de la dieta, como la incorporación o no de cereales procesados, plasma, harina de pescado LT, etc.

Alternativas

Es difícil sustituir totalmente los productos lácteos en las dietas inmediatamente después del destete, pero puede reducirse su incorporación con materias primas y aditivos que tengan efectos similares sobre la palatabilidad, digestibilidad y salud del animal.

Tras las primeras semanas postdestete su disminución o substitución es más factible, siendo muchas veces un equilibrio entre resultados productivos, robustez intestinal y coste de la dieta esperados.

Artículos relacionados

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags