Alimentación líquida fermentada para porcino

Este mes de octubre dentro de la sección de "Nutrición" abordaremos la alimentación líquida fermentada.
Lunes 4 octubre 2004 (hace 12 años 2 meses 3 días)
¿Qué es la alimentación líquida fermentada?

La alimentación líquida fermentada (ALF) es un sistema de alimentación para cerdos que ha suscitado un gran interés durante estos últimos años en varios países del norte de Europa por su efecto positivo sobre la salud digestiva - la ALF es capaz de prevenir diarreas y otros problemas digestivos en lechones y cerdos de engorde - y por su capacidad para reducir la transmisión de Salmonella a la carne de cerdo.

¿En qué se basa?

El fundamento de este sistema de alimentación se basa en el hecho de que cuando el pienso mezclado con agua se deja fermentar durante un tiempo suficiente por acción de su propia flora - o por acción de una flora láctica seleccionada añadida a la mezcla - las bacterias lácticas suelen dominar la fermentación, proliferando en el pienso y transformando una parte de los hidratos de carbono en ácidos orgánicos, fundamentalmente ácido láctico, pero también otros como acético, propiónico y butírico, con lo que el resultado final, que es a la vez el objetivo de la fermentación, es un pienso ácido, con un pH inferior a 4,5, muy rico en ácido láctico, con un alto contenido en bacterias lácticas y con un contenido reducido en enterobacterias patógenas, como E. coli y Salmonella.

¿Qué ventajas proporciona?

Las principales ventajas asociadas al empleo de la ALF tienen que ver con el mantenimiento de un tracto gastrointestinal menos susceptible a las enfermedades digestivas ocasionadas por gérmenes patógenos:
  • Por una parte, cuando se utiliza alimento líquido fermentado se reduce el riesgo de vehicular infecciones digestivas a través de la dieta como consecuencia de las características que tiene el alimento - su acidez y su alto contenido en ácido láctico - y que no sólo limitan el desarrollo de enterobacterias patógenas en el propio pienso, sino que también evitan la proliferación de este tipo de microorganismos en el tanque de mezclado y en las tuberías de distribución del pienso en la granja debido a las características de los sistemas de alimentación en forma líquida, en los que una parte del pienso permanece en el sistema entre una distribución y la siguiente.

  • Y por otra parte, la alimentación de los cerdos con una dieta líquida fermentada provoca una serie de cambios en la fisiología digestiva y en la composición de su flora gastrointestinal que reduce el riesgo de padecer procesos entéricos. Cuando los lechones y los cerdos de cebo reciben ALF, el pH del estómago alcanza valores por debajo de 4, inferiores a los de los cerdos alimentados con pienso líquido no fermentado o con pienso seco. Este aumento de la acidez coincide con la presencia de un mayor contenido en ácido láctico y, de la misma forma que sucede con el propio alimento, estas condiciones en el estómago inhiben el desarrollo de bacterias coliformes y de Salmonella y favorecen la proliferación de bacterias lácticas. Así, se ha encontrado que en el estómago y en los primeros tramos del intestino de lechones y cerdos de cebo que han recibido ALF el contenido en bacterias lácticas es superior al de los animales que han recibido alimento seco o alimento líquido no fermentado y, lo que es más importante, que el contenido en bacterias coliformes y Salmonella es inferior, y no sólo en el estómago, sino a lo largo de todo el tracto digestivo. La consecuencia es un menor riesgo de diarreas y una reducción de la transmisión de Salmonella a la carne de cerdo, algo que ha podido contrastarse a través de estudios epidemiológicos.
Además de éstos, se han producido otros hallazgos de interés en diferentes trabajos de investigación acerca de la ALF:
  • En cerdos de cebo se ha comprobado que este sistema de alimentación, en comparación con la utilización de pienso seco, reduce la incidencia y la severidad de los síntomas de la disentería porcina provocada por Brachyspira hyodisenteriae.

  • En lechones después del destete, la utilización de ALF promueve una mayor integridad de la mucosa del duodeno, con una mayor altura de las vellosidades y una mayor relación altura de las vellosidades/profundidad de las criptas que en lechones consumiendo alimento líquido sin fermentar.

  • En cerdas reproductoras, el consumo de ALF en lugar de pienso seco reduce la eliminación de bacterias coliformes en heces, con lo que se consigue el establecimiento de una flora más saludable en el sistema digestivo del lechón recién nacido: en las heces de lechones lactando de cerdas que reciben ALF se eliminan menos coliformes y más bacterias lácticas que en las de lechones lactando de cerdas que consumen pienso seco.
¿Y cómo afecta a los resultados productivos?

En cuanto a los rendimientos productivos, la utilización de este sistema de alimentación ha producido resultados variables, incluso a nivel experimental, y se han reportado algunos resultados poco consistentes, e incluso negativos, a nivel comercial. Entre las razones que se han empleado para justificar estos resultados figuran, por un lado, el hecho de que en el proceso de fermentación desaparece una parte de la lisina sintética, que es degradada por los microorganismos, y por otro, la dificultad para conseguir en ciertas condiciones fermentaciones óptimas, bien por falta de sensibilidad a nivel de granja, o bien porque las fermentaciones pueden ser en sí mismas muy variables y difíciles de controlar. Todos los autores coinciden en que es fundamental un control preciso del proceso de fermentación para que la ALF pueda dar resultados positivos, de tal forma que si se producen fermentaciones incompletas o incontroladas, pueden proliferar en exceso las bacterias enteropatógenas, o puede haber un desarrollo excesivo de levaduras indeseables, capaces de producir compuestos de olor y sabor desagradable que reducen el consumo voluntario de la dieta.

Para superar estos problemas se han propuesto algunas alternativas como:
  • la incorporación en el alimento de un 0,1% de ácido fórmico, que previene la proliferación de bacterias coliformes sin afectar la multiplicación de las bacterias lácticas,
  • la incorporación de bacterias lácticas seleccionadas con capacidad de dominar de manera efectiva la fermentación mediante la producción rápida de grandes cantidades de ácido láctico, y
  • la fermentación únicamente de la fracción de cereales de la dieta, que evitaría la degradación de la lisina sintética. Utilizando esta última opción se han obtenido a nivel experimental mejoras muy interesantes en los resultados productivos - crecimiento diario e índice de transformación - en el engorde de cerdos de cebo.

Escribe E. Borja e.borja@anscoop.es

Artículos relacionados

Nutrición

Alimentación líquida fermentada para porcino21-oct-2004 hace 12 años 1 meses 16 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags