Alimentación líquida del porcino

A pesar de ser más compleja en su gestión, permite una mayor flexibilidad y ajuste de los programas de alimentación
Viernes 28 septiembre 2007 (hace 9 años 2 meses 5 días)
Introducción

La alimentación líquida del porcino, siendo común desde hace décadas en los países del norte de Europa, ha ido aumentado en España en los últimos años. Estos sistemas permiten el uso de subproductos líquidos de la industria alimentaria relativamente baratos, pudiendo suponer un ahorro en los costes de alimentación.

A pesar de ser más complejos en su gestión, permiten una mayor flexibilidad y ajuste de los programas de alimentación (multifase) y obtener un conocimiento diario del consumo de los animales. Algunas de las nuevas tecnologías disponibles y en desarrollo son: sistemas de alimentación a voluntad con sondas y alimentación líquida fermentada.

El nuevo escenario de producción de bioetanol a partir de cereales, ha repercutido dramáticamente en el precio de las materias primas, pudiendo suscitar aún un mayor interés en la alimentación líquida como herramienta para mantener bajo control los costes de alimentación, así como para el aprovechamiento de la gran cantidad de subproductos líquidos que genera dicha industria. Además, la utilización de subproductos de alimentación humana tiene unas importantes implicaciones medioambientales, con gran importancia en el contexto actual de producción de alimentos en Europa.

Nuevos subproductos líquidos de la industria del etanol

Existen diferentes tecnologías para la obtención de etanol a partir de los cereales, las cuales generan diferentes tipos de subproductos. En la actualidad las dos más importantes son la molturación en seco o húmedo (ver diagramas de flujo adjuntos para una mayor información sobre el proceso), generándose los siguientes subproductos:

• Molturación en seco: Condensado de los granos y solubles de destilería (DDGS): consta del residuo obtenido tras la completa fermentación microbiana y enzimática de la fracción de almidón de los cereales para la producción de etanol y dióxido de carbono.

• Molturación en húmedo: pueden obtenerse diversos subproductos líquidos según aprovechamiento de las distintas fracciones obtenidas en la molturación húmeda. Generalmente estarán compuestos por el agua residual de humectación y una fracción rica en gluten y salvado, aunque también puede incluir los residuos de fermentación de la parte amilácea.

La molturación en seco es la tecnología más utilizada en la actualidad, siendo por tanto los DDGS el subproducto más disponible. Su composición nutritiva corresponde a la del cereal de origen mayorada 2,5-3,0 veces, excepto para el almidón. Al tratarse de subproductos líquidos generalmente procederán de una fábrica próxima, por lo que es de esperar una cierta uniformidad en las características nutritivas del mismo, debiéndose realizar análisis más amplios al principio para su correcta valoración nutritiva y posteriormente de control rutinario. Como aspectos más importantes que pueden afectar a su calidad son el sobrecalentamiento (colores oscuros), y la presencia de compuestos tóxicos por concentración (p.e. micotoxinas, metales pesados).

Durante su almacenamiento en la granja los DDGS líquidos fermentan, hecho que tiene ciertas implicaciones sobre la composición, seguridad y calidad del producto:

• Pérdida de materia seca debida a la fermentación.

• Variación en la concentración original de nutrientes, con una disminución de los carbohidratos y una concentración de los otros nutrientes.

• Producción de ácidos que disminuyen el pH.

• Diferentes estudios muestran una mejora en la palatabilidad.

• Pueden adicionarse ciertos microorganismos para asegurar una fermentación más controlada y favorable, evitando el crecimiento de microorganismos patógenos.

Los niveles de inclusión dependerán de la calidad del producto y sobretodo de su palatabilidad, recomendándose empezar con niveles bajos e irlos subiendo paulatinamente. Como referencia, estudios canadienses no han obtenido diferencias productivas ni de calidad de la canal con inclusiones de hasta el 15% en relación con una dieta sin subproductos. Otros aspectos claves a valorar son: i) el perfil nutricional debe ser tenido en cuenta en la formulación de las dietas completas, ii) debe controlarse la variabilidad del producto, especialmente en su contenido en humedad, pues afecta a la concentración de nutrientes y la valoración económica del producto.

Sistemas de alimentación a voluntad con sondas

Los sistemas clásicos de alimentación líquida utilizan una curva de alimentación establecida según el peso o edad de los animales, la cual se suministra en distintas comidas a lo largo de día. El ganadero debe comprobar diariamente los comederos ajustando el consumo real de cada corral respecto a la curva. Una sobrealimentación provoca restos de sopa en los comederos que fermenta y debe retirarse constituyendo una merma. Por tanto generalmente suele haber una ligera subalimentación para asegurar el completo vaciado de los comederos y amortiguar posibles variaciones diarias en el consumo.

Los sistemas de alimentación líquida a voluntad utilizan unas sondas que detectan cuando los comederos están vacíos, suministrando pequeñas proporciones de la dieta diaria varias veces al día sólo en aquellos comederos sin alimento, consiguiéndose por tanto un ajuste perfecto al consumo voluntario de los animales.

Alimentación líquida fermentada

Se basa en la fermentación previa de toda o parte de la dieta, con su consiguiente acidificación por la transformación de los carbohidratos en ácidos orgánicos.

• El objetivo es conseguir una fermentación estable con predominio de flora láctica y pH inferior a 4,5, la cual se verá influenciada por factores como el sustrato, inóculos, tiempo y temperatura.

• El sistema obliga a retener parte de la mezcla como inóculo para la mezcla posterior, y un tiempo de fermentación en unas condiciones adecuadas (si no se propician artificialmente pueden ser muy variables, como la temperatura).

• Existe una modificación de la composición química del alimento, con pérdida de materia seca, carbohidratos y lisina y otros aminoácidos en estado libre.

• Puede mejorar la conservación y seguridad alimentaria de la dieta, mejorando el control de Salmonella y determinados patógenos.

• Los primeros estudios se centran en su interés en la alimentación de los lechones, confiriendo mayor robustez intestinal a la dieta y previniendo las diarreas postdestete. Una limitación es la gran cantidad de aminoácidos libres en este tipo de dietas, que potencialmente fermentan; y a pesar de ser un alimento más propicio para las condiciones intestinales, provocan una caída en los rendimientos por falta de nutrientes esenciales.

• Es necesario un mayor estudio para conseguir condiciones de fermentación homogéneas y estables a nivel de granja de una forma práctica, y desarrollar nuevas aplicaciones en la valorización de determinados subproductos líquidos y mejoras en la salud, bienestar o producciones de los animales.

Producción de etanol
Molturación seca

Molturación
Gelatinización Tratamiento térmico
Fermentación Microbiana y enzimática
Destilación Etanol + CO2
Residuo:
Granos+Solubles
Producción de etanol
Molturación húmeda


Humectación
Separación
Gluten
Germen
Aceite
Almidón
Etanol
Residuo DIVERSOS ¿?
Agua humectación, gluten, salvado, fermentados

Así lo ve Imasde

Artículos relacionados

Nutrición

Alimentación líquida del porcino14-sep-2007 hace 9 años 2 meses 19 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags