Aprovechamiento del nitrógeno en el proceso digestivo porcino

En la producción porcina moderna, la fuente de contaminación más estudiada y aceptada como problemática es sin duda la causada por el nitrógeno mineral proveniente de los purines. Pero hay algunos aspectos de la digestión porcina que conviene saber para entender mejor sus causas y efectos.
Viernes 17 diciembre 2004 (hace 11 años 11 meses 19 días)
En la producción porcina moderna, la fuente de contaminación más estudiada y aceptada como problemática es sin duda la causada por el nitrógeno mineral proveniente de los purines. Pero hay algunos aspectos de la digestión porcina que conviene saber para entender mejor sus causas y efectos.

El nitrógeno en forma de alimento porcino proviene de las proteínas, ya sean de origen animal como vegetal, en forma de largas cadenas aún no digestibles para el cerdo. Éstas, al ser ingeridas por el animal, sufren, durante la digestión, una serie de procesos que consiguen degradar la proteína ingerida hasta conseguir pequeñas cadenas de proteína o aminoácidos que sí son fácilmente digeribles a través de los intestinos del animal.

Según diversos estudios realizados en la Bretaña francesa por Dourmad y otros en 1997, consiguieron demostrar que sólo un tercio del nitrógeno ingerido era aprovechado por el animal para crecer en masa muscular. Los dos tercios restantes se eliminaban en forma de excrementos (heces y orina). También pudieron demostrar que de forma general, otro tercio del nitrógeno total se evaporaba en forma de amoníaco (NH3) durante el almacenamiento de los purines en las fosas y depósitos. De esta manera, resulta que, en el caso del cerdo de engorde, sólo un tercio (33 %) del nitrógeno total ingerido llega a aplicarse agrícolamente en forma de purines.


Nitrógeno disponible antes de aplicar los purines al campo: 33 % del NT

Se realizó el mismo estudio en cerdas, resultando que un 40,3 % del nitrógeno total ingerido quedaba en los purines antes de aplicarlos al campo. Este incremento respecto al cerdo de engorde se explica debido a un peor aprovechamiento de la proteína por parte del animal.

Estos estudios nos permiten hacer un cálculo teórico del nitrógeno que contienen los purines de nuestra explotación, con sólo saber la concentración proteica de los diferentes piensos. Los cálculos se pueden obtener como en el siguiente ejemplo:

Suponiendo un pienso estándar de engorde del 16 % de proteína bruta:

1 Kg pienso con un 16 % de proteína bruta (PB) = 160 g PB /kg pienso
160 g PB /kg pienso / 6,25* = 25,6 g nitrógeno (N)/ kg pienso

25,6 g N/ kg pienso x 33 % de N excretado = 8,44 g N excretado /kg pienso
8,44 g N excretado /kg pienso x 190 kg Pienso /cerdo = 1.603 g N excretado /cerdo

*Índice estándar del contenido de nitrógeno en la proteína bruta.

Estos cálculos se tienen que repetir para cada tipo de pienso suministrado durante el engorde y después multiplicar por el número de ciclos anual:

2.788,5 g N excretado /cerdo x 2,6 ciclos /año = 7.250 g N /plaza engorde y año


Si queremos obtener la misma información en cerdas reproductoras hay que tener en cuenta un 43 % del nitrógeno excretado y los consumos de los diferentes tipos de piensos suministrados (gestantes y lactantes) durante todo un año para poder obtener la producción de nitrógeno por plaza de cerda reproductora y año.

Estos resultados nos permitirán conocer si el pienso que estamos utilizando nos permite o no una reducción de la producción de nitrógeno fijada por la normativa vigente (Real Decreto 324/2000, consultable en el apartado de legislación). Por eso, para reducir el riesgo de contaminación, es de vital importancia consumir piensos con un alto contenido en proteína digestible que permita hacer fórmulas de baja proteína bruta.

Carles Martorell. Ingeniero Técnico Agrícola. España. ()

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags