Lee este artículo en:

3. Cómo medicar en caso de tener depósitos

Medicar usando un depósito es un método fácil y flexible, pero puede no ser muy preciso si los productos no son perfectamente solubles
Jueves 16 abril 2009 (hace 7 años 7 meses 22 días)
Juan Hernandez
Medicar usando un depósito es un método fácil y flexible para administrar fármacos, pero puede no ser muy preciso si los productos que empleamos no son perfectamente solubles. Como cualquier otro sistema posee una serie de puntos críticos que debemos tener en cuenta si queremos medicar correctamente:

 

Depósitos apropiados para medicación en el interior de la nave con grupo de presión.
• La capacidad del depósito será el primero. La capacidad del depósito empleado no debería ser mayor del consumo diario de los animales a tratar, de tal modo que permita la preparación diaria de la medicación evitando así problemas de pérdidas de actividad de las moléculas empleadas.

• El depósito debe disponer de dos llaves, una de entrada y otra de salida. La llave de entrada debe cerrarse cuando se prepara y administra la medicación, con el fin de no diluirla. La llave de salida de salida debe cerrarse mientras preparamos la medicación y puede ser también conveniente cerrarla en caso de que los depósitos tengan una capacidad pequeña y se requiera preparar varias veces la medicación: cerrando la llave de salida se acelerará el llenado.

• Muchas veces los depósitos se disponen en el interior de las naves, con lo que el agua alcanza una temperatura similar a la de la sala. Cuando la temperatura del agua de bebida supera los 22°C su consumo se reduce. Esta circunstancia es especialmente importante si hemos usado tablas para prever los consumos de los animales a medicar, pues nos puede llevar a sub-dosificar el tratamiento.

• Los depósitos deben disponer siempre de tapas. Estas evitarán la entrada de materia orgánica (polvo, insectos, etc.), a la vez que evitarán el impacto de los rayos solares cuando se encuentren localizados en el exterior de las naves. La materia orgánica puede alterar la efectividad de ciertos productos, como por ejemplo las sulfamidas y el contacto del sol con el agua desarrollará algas que pueden afectar la correcta disolución de las medicaciones pudiendo afectar su disponibilidad y actividad.


Depósitos apropiados para medicación

Depósitos exteriores y demasiado grandes para medicar

Mediante un ejemplo vamos ver cómo efectuar correctamente la medicación.

Imaginemos que queremos tratar en verano 400 lechones de 20 Kg de peso vivo con una dosis diaria de 20 mg de materia activa/Kg de peso vivo y la capacidad del depósito es de 800 litros.

El primer paso será conocer el consumo de agua por día en función del tipo de animal a tratar y esto lo podemos realizar utilizando tablas de consumo

Necesidades de agua diarias para cerdos
Edad Ingesta diaria de agua (l/día)
Lechones transición (5-15 kg) 2-3
Lechones transición (15-25 kg) 3-5
Cerdos crecimiento (25-45 kg) 5-7
Cerdos engorde (45-65 kg) 7-9
Cerdos engorde (>65 kg) 9-12
Cerdas secas 10-20
Cerdas lactantes 20-30
Basados en consumos de agua en verano. Temperatura, calidad del agua y tipo de bebedero puede afectar a este consumo.
Taylor y Roese. 2006


Pero no debemos olvidar otros factores que pueden incrementar o reducir el consumo como son: la temperatura, la humedad, el tipo de alimento, tipo de bebedero, la calidad del agua, etc. lo mejor será siempre comprobar cuales son los consumos reales de agua en la sala a medicar.

En nuestro caso lechones de 20 Kg beberán 4 litros/día, en consecuencia 400 lechones beberán 1.600 litros/día.

El segundo paso será calcular qué cantidad de producto activo por día se precisa y para ello deberemos:

 
• Conocer la concentración del producto comercial, por ejemplo: 10% (10 g de producto activo por 100 g de producto comercial).

• Calcular el peso total de los animales a tratar: 400 lechones de 20 kg = 8.000 kg.

• Determinar necesidades de principio activo: 8.000 Kg x 20 mg = 160.000 mg (160 g).

• Determinar la cantidad de producto comercial a utilizar: si por cada 100 g de producto tenemos 10 g de principio activo (10%). Para 160 g se necesitarán: 160 g x 100 / 10 = 1.600 g de producto comercial.

• Teniendo en cuenta el consumo calculado en el primer paso, si en 1.600 litros de agua tenemos que disolver 1.600 g de producto comercial, por cada 1.000 litros de agua de bebida necesitamos incluir 1 Kg de producto comercial.

El tercer paso será calcular cómo debemos repartir la medicación en función de la capacidad del depósito:

 
• Si el consumo es de 1600 litros/día y capacidad de 800 litros/depósito, deberemos repartir la medicación diaria en dos tomas (mañana y tarde). Por la mañana mezclaremos 800 g de medicación en un depósito lleno (800 l) y por la tarde repetiremos la operación.

• Si tenemos dudas a cerca de si la segunda medicación se realizará correctamente puede ser interesante duplicar la dosis en la medicación de la mañana dando agua sin medicar por la tarde. Es este caso la medicación no será del todo correcta, pero será mejor que las dudas sobre si han tomado o no la medicación por la tarde.

El cuarto paso será preparar la medicación necesaria para cada toma:

 
• Cerrar llave de paso del depósito a los bebederos.

• Cerrar la llave de paso de la tubería principal al depósito.

• Repartir la cantidad de producto comercial de 1.600 g en 2 dos tomas al día.

• Para preparar la toma de la mañana deberemos disolver previamente los 800 g de producto comercial en un cubo con agua tibia.

• Vaciar el cubo con la disolución en el depósito mezclándolo bien.

• Abrir la llave de paso del depósito hacia los bebederos de la sala.

• Deberemos repetir por la tarde y los días siguientes de medicación.

AHORA YA PODEMOS MEDICAR

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags