Estrategias para superar el estrés por calor en porcino

Para suavizar los efectos del calor puede utilizarse una amplia gama de recursos, la decisión debe tener en cuenta el coste de la mejora ambiental respecto a la mejora en el rendimiento.

Viernes 10 junio 2016 (hace 5 meses 25 días)
M.V Villasmil

Una amplia gama de soluciones ambientales y técnicas pueden ser utilizadas para atemperar los efectos del clima cálido. Estos métodos pueden ser divididos en dos grupos:

  • Los que modifican el ambiente para prevenir o limitar el grado de estrés térmico al que los animales están expuestos.
  • Los que potencian el intercambio de calor entre el animal y el ambiente.

 

Métodos para reducir el estrés por calor

Estas modificaciones consisten en reducir el riesgo de estrés térmico disminuyendo la radiación solar o la temperatura ambiente alrededor del animal. La orientación general de los alojamientos para el ganado porcino es importante: habitualmente es preferible disponer una orientación este-oeste para minimizar la exposición al sol. Los árboles son muy eficaces como material para aportar sombra a la vez que generan una refrigeración beneficiosa debido a la evaporación de la humedad de sus hojas.

Los sistemas de refrigeración por evaporación utilizan la energía del aire para evaporar agua. Así, la evaporación del agua en el aire caliente reduce la temperatura del aire a la vez que aumenta la humedad relativa. Estos sistemas pueden ser utilizados para refrescar directamente a los animales (sistemas de refrigeración por goteo) o indirectamente a través de una refrigeración del aire ambiental (paneles de refrigeración).

En los sistemas con paneles de refrigeración, el aire es refrigerado forzando su entrada en el edificio a través de un panel húmedo.

Paneles humificadores 1

Figura 1. Los paneles humidificadores se basan en el enfriamiento evaporativo por caída de agua sobre un panel de celulosa situado en la ventana, por el que pasa aire, aumentando entonces la humedad relativa y disminuyendo la temperatura.

Este panel húmedo puede ser reemplazado por un nebulizador que inyecta agua a alta presión en una corriente de aire. En producción porcina, los sistemas de nebulización permiten un aumento del crecimiento de entre el 5 y el 10%, especialmente en el período de finalización (Haeussermann et al., 2007), ya que los cerdos en esta fase son muy sensibles al estrés térmico.

 

Métodos para aumentar las pérdidas de calor del animal

Aumentar el intercambio de calor generalmente conlleva aumentar la pérdida de calor de la superficie corporal potenciando los mecanismos de pérdida de calor.

El movimiento del aire es un factor importante para aliviar el estrés por calor. Un suministro de aire fresco suplementario directamente sobre el animal puede ser un modo muy eficiente de mejorar el rendimiento del animal bajo estrés por calor.

Uno de los métodos más comunes y efectivos para promover las pérdidas de calor conlleva la adición de agua a la piel con o sin flujo de aire suplementario para aumentar la tasa de evaporación de agua adicionalmente.

Los sistemas de refrigeración por goteo consisten en evaporar el agua directamente sobre el animal. La evaporación del agua en la superficie del animal disminuye la temperatura cutánea. Las pérdidas de calor por vía sensible dependen del gradiente de temperatura entre la piel y la parte interna del cuerpo.

Es necesario considerar el intervalo entre duchas, la duración de la aplicación del agua y la cantidad de agua suministrada por ducha para maximizar la pérdida de calor por evaporación.

Con aspersores funcionando intermitentemente (1 minuto encendidos y 14 minutos apagados) por debajo de 29,5ºC, y continuamente por encima de 29,5ºC, el consumo de pienso y la ganancia media diaria mejoraron en un 13% en cerdos de finalización bajo estrés por calor (Nichols et al., 1987).

Las necesidades térmicas de las cerdas y de los lechones lactantes son muy diferentes. Las cerdas lactantes son muy sensibles al estrés por calor y, por lo tanto, se tienen que utilizar dispositivos locales para enfriar a las cerdas sin ejercer efectos negativos sobre el bienestar de los lechones.

Las cerdas lactantes pasan entre el 85 y el 90% de su tiempo en reposo. Esto significa que la mayor parte del tiempo, una gran parte de su cuerpo está en contacto con el suelo.

Suelo refrigerante para cerdas

Adaptado de Silva et al., 2009

De acuerdo con Silva et al. (2009), la producción de leche aumentó de 7,2 a 9,5 kg/día en cerdas primíparas lactantes durante el verano en una prueba experimental realizada en Brasil. En este experimento, la temperatura del agua circulante en el suelo enfriado se mantuvo alrededor de 17ºC.

 

Conclusiones

Grandes avances en la gestión ambiental, incluyendo la mejora de los alojamientos y los sistemas de refrigeración pueden atenuar el efecto del estrés térmico sobre los rendimientos. En la práctica, la decisión sobre el grado de modificación del ambiente depende del coste de aportar un ambiente mejorado en relación con el valor de un rendimiento más elevado.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags