1 comentarios

Efecto del estrés por calor sobre el consumo de pienso de la cerda en lactación

La reducción del consumo de pienso es muy significativa por encima de 25ºC.

Introducción

La selección para mejorar la prolificidad de las cerdas ha dado lugar a un aumento del tamaño de la camada al destete así como a un aumento de los requerimientos nutricionales de las cerdas. Simultáneamente, la selección para sacrificar cerdos más magros ha conllevado no aumentar el consumo voluntario de pienso.

El consumo voluntario de pienso de las cerdas en lactación es a menudo insuficiente para cubrir las necesidades nutricionales asociadas a la producción de leche, y por lo tanto se movilizan las reservas corporales. Éstas pueden ser limitadas en el momento del parto y, todavía más, al destete, lo que puede ocasionar problemas reproductivos en los ciclos siguientes.

El consumo de alimento se reduce habitualmente cuando la temperatura ambiente sobrepasa la zona de confort térmico, cuyo rango está entre los 15 y los 20ºC. Esta reducción es una adaptación que permite a la cerda producir menos calor debido al efecto térmico de los alimentos (Noblet et al., 1993).

Bajo condiciones de calor, la reducción del consumo de energía interviene en un primer momento sin modificar la producción de leche, lo que agrava el déficit nutricional.

Independientemente de la temperatura ambiental durante la lactación, la temperatura de la piel y la temperatura rectal aumentan después del parto. Ambas permanecen constantes durante la lactación y disminuyen después del destete. Las temperaturas corporales elevadas durante la lactación, comparadas con las de los períodos preparto y post-destete, están relacionadas con el aumento de la producción de calor metabólico debido a un consumo elevado de pienso y a la producción de leche.

Las cerdas de primer y segundo parto tienen tendencia a comer menos, así como cerdas muy grandes o con sobrepeso, algunas de ellas tienen tendencia a estar más afectadas por los efectos de las altas temperaturas.

 

Una reducción muy significativa del consumo de pienso por encima de 25ºC

El consumo de pienso de la cerda disminuye cuando aumenta la temperatura por encima de los 18ºC. Esta evolución no es constante, sino que, por el contrario, el efecto negativo de la temperatura se intensifica cuando la temperatura continúa aumentando. La relación entre el consumo de pienso de la cerda lactante y la temperatura ambiente es cuadrática, con una marcada reducción del consumo por encima de los 25ºC.

Así, mientras que, como media, entre 18 y 25ºC el consumo disminuye 150 g/día y por grado suplementario, entre 25 y 27ºC, un rango de temperaturas frecuentemente observado en verano, la reducción del apetito es 2,5 veces mayor (390 g/ºC/día). Bajo temperaturas todavía más elevadas, la situación se agrava con un efecto 6 veces más intenso entre 27 y 29ºC que entre 18 y 25ºC (-920 g/ºC/día).

Consumo medio diario de pienso en cerdas lactantes expuestas a temperaturas ambientales elevadas durante el período parto a destete o entre el 9º y 19º día de lactación
Figure 1. Consumo medio diario de pienso en cerdas lactantes expuestas a temperaturas ambientales elevadas durante el período parto a destete o entre el 9º y 19º día de lactación (Quiniou et al., 2000).

 

La frecuencia y el volumen de las comidas disminuyen con el calor

El consumo diario de pienso viene marcado por otros criterios tales como la frecuencia y el volumen de las comidas. Alrededor de 18ºC, la cerda en lactación alimentada a voluntad hace de media 7 comidas diarias de más de 1300 g cada una. Tras una exposición a 29ºC, la cerda reduce el volumen de su comida alrededor de 500 g así como su frecuencia. En condiciones similares, el cerdo en crecimiento reduce su consumo reduciendo únicamente el volumen de alimento ingerido en cada comida.

Estas dos respuestas no son sin embargo contradictorias puesto que a 29ºC el stress térmico sufrido por la cerda es mucho más intenso que para el cerdo en crecimiento. En efecto, 29ºC es un valor superior en 9-10ºC a la temperatura crítica de evaporación de la cerda en lactación, pero solamente 4-5ºC a la del cerdo en crecimiento.

Tabla 1. Comportamiento alimentario en función del estado fisiológico y de la temperatura.

Estado Crecimiento Lactación
Tª ambiente, ºC 22 29 18 29
Nº de comidas por día 11,3 10,1 6,8 4,5
Alimento consumido:
-por día, kg 2,39 1,82 7,78 3,5
-por comida, g 248 205 1372 883
Duración de la ingesta, min/d 63 46 61 29
Velocidad de ingesta, g/min 38 40 130 122

 

Estos resultados indican probablemente una aparición progresiva de los efectos de la temperatura sobre los componentes de la ingesta de alimentos: una sensación moderada de calor entrañaría en primer lugar una reducción del volumen de alimento ingerido seguido, en caso de intensificación del stress térmico, por una disminución de la frecuencia de comidas.

Estrés por calor

Estrés por calor en porcino19-abr-2016 hace 7 meses 18 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

ernesto m.10-may-2016 (hace 6 meses 27 días)

Saludos
Acá en Panamá estamos a 29 a 32 grados C.
Es difícil ver una cerda en buenas condiciones de salud cuando estamos en lactacion

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags