Ventajas e inconvenientes de la clasificación automática (auto-sorting)

Mediante básculas electrónicas y compuertas automatizadas para pesar y clasificar a los animales

Miércoles 4 octubre 2006 (hace 10 años 2 meses 5 días)

Tener un gran número de cerdos alojados en un único corral no es algo nuevo, especialmente en la industria norteamericana. No hay que remontarse muy atrás para pensar en grandes extensiones con, literalmente, cientos de cerdos vagando por las colinas en sistemas de manejo extensivo. A medida que la industria avanzó, los cerdos de engorde se alojaron en naves de vacuno de leche reconvertidas, con un gran número (de nuevo, cientos) de cerdos ocupando un espacio definido. Incluso hoy en día podemos encontrar grandes grupos de cerdos alojados en granjas tipo tubo. Pero, en la última década, el manejo intensivo ha desarrollado técnicas utilizables en grandes grupos alojados en un espacio cerrado.

La clasificación automática (“auto-sorting”) forma parte de estas técnicas. La clasificación automática utiliza ordenadores, básculas electrónicas y compuertas automatizadas para pesar y clasificar a los animales según su peso a medida que avanzan voluntariamente a través de un pasillo para obtener su ración diaria de pienso.

Los productores americanos están descubriendo, a través de su experiencia, las consecuencias de la clasificación automática en grupos de cebo de gran tamaño. El tiempo ha demostrado que hay verdaderas ventajas, pero hay que hacer consideraciones importantes y, para algunos productores, algunas son negativas y sorprendentes.

Tal vez las mayores ventajas de la clasificación automática y las cuadras de gran tamaño (100-800 animales por grupo) sean las que son más difíciles de medir: el bienestar y la imagen pública. No cabe duda de que la percepción del público está a favor de los grupos grandes con espacios abiertos, libertad de movimientos y peleas reducidas al mínimo. Los cerdos parecen tranquilos y pacíficos cuando se tumban uno al lado de otro, sin tener que competir por el lugar más confortable en cuanto a temperatura y corrientes de aire. Si se gestiona debidamente (con inspecciones y actuaciones humanas frecuentes), los cerdos no se espantan por los operarios que se encuentren cerca de ellos. Las peleas son escasas o nulas dentro del grupo porque los cerdos más apocados pueden evitar fácilmente a los agresores y perderse en el grupo. Incluso después de retirar los animales más pesados, no se producen rivalidades sociales.

La moral del operario es mejor en general y son menores los perjuicios para el trabajador. A los operarios les gusta desplazarse por el establo sin tener que trepar por encima de las cuadras. Los vigilantes pueden observar a los cerdos con facilidad a varias distancias y moverse entre ellos sin perturbarles. Con la clasificación automática, el proceso de carga es más rápido, más fácil y con menos lesiones (tanto humanas como porcinas) porque los cerdos se acostumbran a seguirse uno a otro por las pasarelas estrechas. El Swine Vet Center (Mankato, MN) ha comprobado que la incidencia de muertes y caídas en la instalación del matadero es menor en los grupos de clasificación automática que en las corralinas pequeñas.

Hay factores económicos que rápidamente están a favor de los grupos grandes y la clasificación automática. Los costes de la instalación en cuanto a estabulación y comederos son reducidos. El mantenimiento y la gestión de los comederos y abrevaderos son más fáciles porque están localizados en un área más reducida. El trabajo se reduce considerablemente durante la carga y la limpieza: es mucho más fácil lavar a presión estas instalaciones de grupos grandes. La programación de los cambios de dieta es mucho más exacta atendiendo a la información del peso y la curva de crecimiento disponible a partir de la escala de clasificación. Verdaderamente, nadie cuestiona el potencial para ajustarse a los pesos del mercado que propicia la tecnología de la clasificación automática.

Pero los productores han descubierto que hay aspectos confusos y algunos negativos.

En primer lugar, los productores deben desarrollar técnicas ganaderas ligeramente diferentes. Si bien es verdad que no tienen que trepar por encima de las cuadras para observar a los animales, ya no pueden observar eficazmente a los cerdos desde el pasillo en grupos pequeños. Deben desarrollar técnicas de observación que se centren en el individuo dentro de grupos más grandes y más móviles. Deben aprender a hacer un aislamiento eficaz y técnicas de tratamiento apropiadas para estos grupos. Las suspensiones de una medicación toman una perspectiva diferente.

El adiestramiento de los animales para que pasen por la clasificación automática requiere también paciencia y agudeza visual. Hay que añadir el trabajo de identificar a los animales que no aprenden el procedimiento y ayudarles hasta que lo hagan bien.

Esos son evidentemente los desafíos exclusivos de los sistemas de clasificación automática en sí mismos. Los costes de la puesta en marcha son considerables. El mantenimiento no ha sido un problema por lo general, pero, naturalmente, hay que sumarlo.

Algunos de los primeros en adoptar la tecnología de clasificación automática se sorprendieron al observar una reducción de la ingestión que provocaba como promedio ganancias diarias más bajas y tiempos más prolongados hasta alcanzar el peso del mercado. Puede haber múltiples razones para la disminución de la ingesta alimentaria:

• El propio proceso de adiestramiento se lleva su tiempo; los cerdos no comen de la manera habitual durante este período de adiestramiento.

• La desgana de pasar desfilando por la entrada para acceder a la comida, aún cuando los cerdos sepan cómo se hace.

• Espacio insuficiente en el comedero para los de más peso, ya sea porque no hay comederos suficientes o porque no hay suficiente espacio entre ellos para que los animales grandes coman uno al lado de otro.

• Espacio insuficiente en la propia zona de alimentación, limitando el movimiento en dicha zona.

El potencial genético de engorde puede resultar significativamente limitado, en algunos casos supone más de 10 días para alcanzar el peso del mercado (120 kg). Cuando se diseñan estos sistemas, se debe tener en cuenta el diseño, la colocación de los comederos y la posible repercusión sobre el flujo de producción.

En resumen, la adopción por parte de los productores americanos, de corrales de grupos grandes y de las tecnologías de clasificación automática ha supuesto un cambio. La mejora de la percepción del público, la reducción en el número de animales que sufren muerte o caídas, la reducción de los costes de construcción, el menor número de penalizaciones por falta de clasificación y la reducción de tareas son incuestionables y todavía llaman la atención. Aprender nuevas técnicas ganaderas, mantener el equipo adicional y la reducción de la ganancia de peso diaria han hecho que algunos de los primeros en adoptarlo renunciaran. En definitiva, no se ha llegado a un veredicto final; nuevos diseños y una mejor gestión pueden enseñarnos todavía a usar mejor estas herramientas.

Los expertos opinan

Costes de producción de compost en una explotación ganadera25-sep-2006 hace 10 años 2 meses 14 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags