Lee este artículo en:

Uso de test de paternidad en porcino

Estas pruebas tienen diversas aplicaciones prácticas, como la detección de verracos inductores de hernias o de susceptibilidad a ciertas patologías entéricas o, incluso, a síndromes como el PFTS.

La producción animal ha ido incorporando las tecnologías moleculares que se han desarrollado para humanos y los test de paternidad han ido adquiriendo un uso cada vez más frecuente en porcicultura. Hasta ahora la técnica más utilizada se basa en los marcadores moleculares de microsatélites y la técnica más frecuente para la determinación de su polimorfismo es el análisis de fragmentos. Estos marcadores son repeticiones de entre 2 y 6 pares de bases que, aunque no transcriben para ninguna proteína, varían en el número de repeticiones entre individuos y tienen, a ambos lados, secuencias constantes en todos los individuos de una especie. Estas secuencias flanqueantes se usan para diseñar los cebadores de una PCR y luego, mediante un secuenciador, “contamos” el número de repeticiones que tiene un individuo para cada microsatélite en concreto. Cada animal recibe un número de repeticiones de su madre y otro de su padre. Combinando un determinado número de microsatélites conseguiremos un perfil que nos permitirá diferenciar animales o asignarles paternidad o maternidad comparándolos con otros animales.

Pero, ¿para que querríamos hacer este tipo de test? Uno de los principales motivos es que, para asegurar una buena fertilidad, la IA suele utilizar dosis poliespérmicas (que mezclan semen de varios verracos). Por lo tanto es prácticamente imposible conocer la paternidad de cada lechón siendo muy difícil saber si un verraco está introduciendo alguna alteración (morfológica o patológica) en las poblaciones. Esto se ha amplificado desde que el desarrollo de ciertas técnicas reproductivas ha reducido el número de verracos de los centros de inseminación artificial. Por tanto, cada verraco tiene influencia sobre un mayor número de cerdas y por ende sobre un mayor número de lechones. Afortunadamente, el ADN de cada animal es único y esto nos permite determinar mediante técnicas moleculares qué verraco es el padre de cada lechón.

Quién es quién

Algunos de los usos aplicados que hemos hecho de estos test son:

  • Asegurar la genealogía: esto se hace sobre todo en las estructuras de selección genética, para estar seguro de quién es quién a la hora de evaluar el mérito genético. Muchas empresas de genética tienen tipados a todos sus individuos y así es imposible que se produzcan errores en los árboles genealógicos.
  • Determinación de ciertos verracos como inductores de alteraciones morfológicas: se han testado muchos verracos como posibles introductores de susceptibilidad a la aparición de hernias inguinales y escrotales. De hecho éste ha sido el principal motivo por el que se nos ha solicitado el tipado de animales en los últimos 3 años, dado que en algunas explotaciones la reducción del número de verracos ha producido un aumento de hasta el 7-10% en hernias en lechones, con las pérdidas económicas que ello conlleva.
  • Determinación de la influencia de los verracos en ciertas patologías: en este sentido hemos testado verracos como inductores de susceptibilidad a ciertas patologías entéricas e incluso a síndromes de nueva aparición como el síndrome del fallo del desarrollo peridestete (periweaning failure to thrive syndrome, PFTS) donde hemos visto varios casos en que un padre produce un porcentaje elevado de los lechones que enferman. La prevalencia de la enfermedad disminuye notablemente cuando se eliminan estos verracos de la estructura de producción. Ya existen grandes proyectos internacionales que tratan de determinar la susceptibilidad individual frente a ciertas enfermedades muy relevantes, como el PRRS.
  • Alteraciones de la capa: en alguna ocasión hemos testado la progenie de verracos de Large White que presentaban manchas similares a Pietrain o ibéricos que producían lechones de color gris. En ninguno de los dos casos se producían alteraciones productivas, pero un cliente que compra un verraco Large White puro y lo cruza con cerdas Large White puras espera que los animales no tengan manchas oscuras en la capa y por tanto es inaceptable comercialmente.

Hay que aclarar que muchas de estas alteraciones son claramente poligénicas y las madres tienen gran influencia, pero es más fácil y barato testar a los verracos que a todas las reproductoras. Por eso, cuando determinamos que cierto verraco está influyendo en una población concreta es recomendable no usar dicho verraco con las cerdas de esa población, aunque podría ser que en otro grupo de cerdas no produzca ningún tipo de efecto.

También hay que decir que los marcadores moleculares avanzan a una velocidad vertiginosa y ya estamos cerca de poder usar de forma aplicada marcadores con mayor capacidad de resolución que los microsatélites, aunque aún deben abaratarse para este propósito.

Los expertos opinan

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags