Programación de partos

Programando partos podemos tener 60-70% de las cerdas pariendo a la vez

Jueves 28 diciembre 2006 (hace 9 años 11 meses 10 días)
Sergi López
Programando partos podemos tener
60-70% de las cerdas pariendo a la vez.
Monitorización. Puedo controlar la evolución de los partos.

Qué significa programar partos

Hoy en día mediante el uso prostaglandinas sintéticas tenemos la posibilidad de interrumpir la gestación de las cerdas. Si esta interrupción se produce a gestación prácticamente cumplida lo que estamos haciendo es provocar partos.

Muchos ganaderos valoran positivamente esa herramienta porqué nos permite poner a las cerdas de parto cuando estamos en la granja. Eso nos va a permitir supervisar todos esos partos (minimizar nacidos muertos) y la primera hora de vida de los lechones (asegurar recuperación de temperatura corporal y toma de calostro).



Cómo podemos programar los partos

La monitorización permite una asistencia con más criterio.

Basándonos en la duración promedio de la gestación podemos calcular la fecha prevista del parto. Inyectaremos a las cerdas con la dosis indicada de prostaglandina el día antes por la mañana para que los partos empiecen a las 22 – 24 horas. Así es como empezamos todos a programar los partos. Hoy en día tenemos ganaderos que dan la dosis de prostaglandina en dos aplicaciones separadas entre sí 8 – 12 horas para que los partos vengan más juntos. Para agrupar todavía más los partos otros aplican oxitocina a las 24 horas de la prostaglandina a todas las cerdas o sólo a aquellas que presentan chorro de leche al ordeño. Algunos han optado sólo por pinchar a las cerdas del viernes para que no se nos vayan al fin de semana. A pesar del sistema que hayamos valorado como más adecuado para nuestra explotación no olvidemos considerar algunas precauciones.

Podemos facilitar que los menos favorecidos se encalostren por sí mismos. Podemos llegar al detalle de encalostrar a los más débiles manualmente.

Precauciones a considerar

- Tenemos que considerar la duración de la gestación de “nuestra” granja y no la de la granja de nuestro vecino. Pautas de cubrición diferentes pueden llevar a duraciones medias de gestación diferentes. Si algún día decidimos cambiar la pauta de cubrición, la duración de la gestación puede verse afectada.

- Tenemos que considerar que hay cerdas en nuestra granja con una tendencia a tener gestaciones más cortas o más largas respecto a la media. Algunas granjas no programan el primer parto o el primer y segundo parto para detectar esas tendencias individuales.

- Tenemos que considerar que la gran mayoría de ganaderos prefieren no programar a sus primerizas para suavizar el trauma que para ellas significa su primer parto.

- Tenemos que considerar que las cerdas que cubrimos 3 ó 4 veces por tener celos largos tendrán un duración de la gestación más larga que las cerdas que solo se inseminaron 1 ó 2 veces.

- Tenemos que considerar que programando partos va a aumentar el % de cerdas que precisarán asistencia. Si me he planteado la programación es porqué voy a estar pendiente de ellos. Si algún día concreto no voy a poder hacerlo, mejor que no los programe.

- Tenemos que considerar que la prostaglandina es una hormona y precisa unas condiciones mínimas de conservación. Si programamos cerdas con prostaglandina en mal estado y luego las tratamos con oxitocina para desencadenar los partos, podemos preparar un desastre considerable.

- Tenemos que considerar el peligro que representa la manipulación de la prostaglandina por parte de personas asmáticas y sobretodo de mujeres embarazadas (cada día tenemos a más personal femenino trabajando en las granjas).

- Tenemos que valorar el resultado de nuestra pauta de programación. Si resultan muchos partos lentos, considerar que puedo estar adelantando demasiado esos partos. Incluso puedo llegar a provocar hemorragia umbilical. Por el contrario, si más de un 20 – 30% de las cerdas paren antes del día esperado puedo pensar que en general estoy programando algo tarde.

Circunstancias particulares de nuestra granja

- En épocas, zonas o granjas especialmente calurosas puede interesarnos poner a parir las cerdas en las horas más frescas del día.

- En granjas de gran tamaño, con 20 – 40 partos cada día, con la tarea muy planificada y incluso con el personal a jornada contínua, conviene que, al igual que con las otras tareas de granja, los partos también estén planificados.

- Por el contrario, en granjas funcionando a bandas de 3,4 ó 5 semanas, en las que ya tenemos una gran concentración de partos, podemos preferir dejarlas parir y a ver si así se reparten un poco más. Esos días de tantos partos también convendrá estar más horas en la granja.

- En gestación con cerdas sueltas se constata que paren mejor. Hacen más ejercicio y llegan a partos en mejor condición física. Podemos plantearnos programar menos.

- Podemos también plantearnos sólo la programación de cerdas viejas por ser las que tienen más nacidos muertos.

Programar partos debe significar tener menos nacidos muertos y además más destetados por cerda. Si no es así mejor lo dejamos.

Jordi Ventura. Veterinario. España.

Artículos relacionados

Los expertos opinan

Asociaciones de antibióticos10-ene-2007 hace 9 años 10 meses 28 días
Influencia de la calidad de agua en la medicación18-dic-2006 hace 9 años 11 meses 20 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags