Lee este artículo en:

Una estrategia de manejo sistematizada para granjas de reproductoras en base a su estatus de PRRS

Se desarrolló en EEUU para mejorar la comunicación de lo que debe hacerse para mejorar las posibilidades de éxito en la estabilización y manejo de las granjas reproductoras.

Lunes 30 julio 2012 (hace 4 años 4 meses 10 días)

Si sólo con desearlo pudiéramos acabar con el virus de PRRS ya lo habríamos eliminado de EEUU hace 10 años, pero como parece que reducir su impacto requiere un duro trabajo, se ha desarrollado un esquema de manejo estandarizado basado en las mejores evidencias disponibles. Este esquema de manejo se basa en la categorización estandarizada de explotaciones que propusieron Holtkamp et al. en 2011. Las categorías se basan en el estatus de infección y transmisión del virus de PRRS dentro de la explotación para facilitar la comunicación entre productores y veterinarios y para ayudar al control de la transmisión del virus entre granjas y regiones.

Para conseguir una implementación efectiva se necesitaba una definición estándar y objetiva del estatus de las granjas. El primer paso para conseguir dicha definición es la separación de los resultados analíticos en categorías basadas en el estatus de reproductoras (madres) y camadas (lechones). De este modo, el estatus de las madres se divide en cuatro categorías: Infectadas (Estadio 1, PCR, aislamiento positivo), Positivas (Estadio 2, anticuerpos positivo, antígenos negativo) Estatus intermedio (Estadio 3, algunos anticuerpos positivos y algunos negativos) y No expuestas (Estadio 4, negativo a anticuerpos y antígenos). El estatus de los lechones se define como Positivo (PCR, aislamiento positivo), Test negativo (mínimo de 8 semanas consecutivas con 95/5 PCR al destete) y Negativo real para los lechones nacidos de madres No expuestas. Estas definiciones permiten una descripción clara y precisa del estatus de la granja entre todos los miembros del personal sanitario y de producción para facilitar la discusión y la comprensión de las prácticas que deben implementarse.

Definiciones de trabajo del manejo de lechones y cerdas basadas en el estatus de PRRS de la explotación

Asumiendo que el objetivo de la maternidad es producir lechones destetados que estén realmente libres de PRRS, se adopta un enfoque basado en el riesgo, donde las granjas con mayor riesgo de transmisión (Estadio 1) tienen las estrategias de manejo más intensivas y las que tienen menor riesgo (Estadio 4), tienen las menos intensivas.

La estrategia estandarizada de manejo se describe en la tabla 1. Está dividida en 4 secciones: Análisis para determinar el estatus; Manejo en cerdas y primerizas; Manejo en maternidad y Manejo en lechones. Se definen las diferentes actuaciones y se indica si son de aplicación en cada estadio de PRRS. La personalización de las descripciones para adaptarlas a las especificidades de cada granja ha sido útil para mejorar su implementación.

Tabla 1. Definiciones de trabajo del manejo de lechones y cerdas basadas en el estatus de PRRS de la explotación.

Estatus de la granja frente a PRRS1 I (positiva inestable) II (positiva estable) III (negativa provisional) IV (negativa)
Descripción del estatus 1: Inestable / infección activa 2a: Estable a corto plazo 2b: En proceso de eliminación 2C: Estable a largo plazo 3: Paso a negativa - las cerdas de reposición permanecen negativas durante ≥ 2 meses 4: Negativa - negativa a ELISA y se han eliminado las cerdas previamente infectadas
Análisis para determinar el estatus2 Estado por defecto, sin diagnóstico 60 cerdos por muestreo; 4 semanas consecutivas; en lechones de 4 días de vida; PRRS PCR Pool 5 60 cerdos por muestra; 4 semanas de lechones de 4 días y al destete; PRRS PCR, Pool 5 (un total de 8 semanas consecutivas de análisis negativos) 60 cerdos por muestra; 4 semanas de lechones de 4 días y al destete; PRRS PCR, Pool 5 (un total de 8 semanas consecutivas de análisis negativos); Pruebas continuas de 30 lechones destetados en semanas alternas o de 60 cada 4 semanas; PCR, Pool 5 ≥ 30 primerizas son PCR y ELISA negativas al menos un mes tras la introducción y muchas permanecen negativas; Pruebas mensuales continuas de 30 lechones destetados; PCR, Pool 5 60 animales PCR y ELISA negativos tras 2 muestras consecutivas separadas por, al menos, 30 días
Tiempo mínimo para iniciar las analíticas para confirmar estatus tras el cerrado de la granja n/a ≥ 22 semanas post infección (inoculación) y que los nacidos muertos representen <12% de los NT Tras 4 análisis consecutivos negativos de ≥ 60 lechones de 4 días de vida Tras 4 análisis consecutivos negativos de ≥ 60 lechones de 4 días de vida 9 meses
Manejo de las cerdas y primerizas
Introducción de primerizas No No Sí – No expuestas Sí – Prev. infectadas Sí – No expuestas Sí – No expuestas
Semen/verracos negativos a PRRS
Vacunación antes de la cubrición No
Vacunación antes del parto No
Cambiar agujas entre cerdas y primerizas No
Feedback con heces antes del parto No No No No No
Feedback con heces antes de la cubrición No
Feedback con tejido o suero a las primerizas No No No No No
Estatus de la granja frente a PRRS1 I (positiva inestable) II (positiva estable) III (negativa provisional) IV (negativa)
Descripción del estatus 1: Inestable /infección activa 2a: Estable a corto plazo 2b: En proceso de eliminación 2C: Estable a largo plazo - excreción no detectada durante ≥ 6 meses

3: Paso a negativa - las cerdas de reposición permanecen seronegativas durante ≥ 2 meses

4: Negativa - negativa a ELISA y se han eliminado las cerdas previamente infectadas

Manejo en maternidad
Lavado de todas las jaulas con tiempo de secado entre camadas No
Se permiten destetes parciales en las salas No No No
Cambias agujas y hojas de bisturí entre camadas No
Uso de baños de agua caliente (salvalechones)/ cajas de split nursing No
Uso de carros de tratamiento No
Manejo en lechones
Movimientos durante las primeras 24 horas de vida sólo sólo para adopciones3 No No
Camada de rezagados (1 cerda nodriza por cada 26 jaulas)4 No No
Mezcla de pequeños en una camada5 No No No
Aguantar los cerdos al destete por calidad No No No No No

Actualizado a marzo de 2012 v4.0 – Adaptado de Lowe et. al., Proceedings of the AASV Annual Meeting 2012

1- Basado en las clasificaciones de granjas con PRRS de la AASV, 2010.
2- Los planes de análisis de PRRS por explotación deben implementarse y revisarse en cada granja. Servirán como guia para el desarrollo e interpretación del plan de análisis.
3- En el momento del parto, las camadas se equilibran en número para que cada cerda tenga el mismo número de lechones que de tetas funcionales. En cualquier camada se pueden añadir o quitar lechones, pero no ambas cosas a la vez (las cerdas pueden ser donantes o receptoras de lechones pero no de forma simultánea). El objetivo es minimizar el número de movimientos de lechones después del parto. Los lechones necesitan ingerir el calostro de su propia madre para optimizar la transferencia de inmunidad pasiva y el desarrollo de su propio sistema inmune. También sabemos que a través de la succión sigue habiendo transferencia de inmunidad de la madre a su camada que es más efectiva entre animales emparentados. Esto significa que cuantos más lechones se críen con su madre, mejor. Además el orden de las tetas se establece definitivamente durante las primeras 24 horas y los movimientos posteriores es probable que resulten en 2 lechones luchando por la misma teta y que otra se seque por falta de succión. Esto comportará la creación de una camada de rezagados que necesitarán una nodriza o morirán antes de llegar al peso de mercado.
4- Tras el establecimiento de las camadas (>24 horas iniciales) los lechones pueden pasarse a la camada de rezagados (nueva) pero en ningún caso pueden ir a camadas donde haya algún lechón muerto ni pueden intercambiarse lechones individuales entre camadas.
5- Las camadas de lechones pequeños se han formado en las primeras 24 horas o menos al trasladar a todos los lechones pequeños de la sala a una o más camadas. A menudo estos lechones se mueven cuando todavía están húmedos. Por definición estas cerdas son tanto donantes como receptoras. Esto conlleva un riesgo más
alto que otras formas de movimiento.

Las estrategias de manejo para cerdas y primerizas se diseñaron para minimizar el riesgo de la transmisión cerda-cerda del virus de PRRS. Las prácticas más intensivas se implementan en las granjas con los ratios más elevados de cerdas virémicas/con excreción, pasándose rápidamente a prácticas menos intensivas al reducir dicha ratio. Las prácticas implican el cese en la introducción de primerizas (estadios 1, 2a); el uso de semen/verracos negativos a PRRS (todos), detener las vacunaciones precubrición y preparto (Otake et al. 2002) (estadio 1), cambio de agujas entre cerdas y primerizas (Otake et al. 2002) (estadios 1, 2, 3), detención del feedback con heces antes de la cubrición (Pitkin et al., 2009 y Dee et al. 2009) (estadios 1, 2, 3) y antes del parto (Pitkin et al., 2009 y Dee et al. 2009) (estadio 1) y detención del feedback con tejido o suero (momias/placentas) en primerizas (Pitkin et al., 2009 y Dee et al. 2009) (estadios 1,2,3).

Las prácticas de manejo en maternidad se definen como las que están implicadas en el uso físico de la sala de maternidad. Están diseñadas para limitar la transmisión camada-camada. Las prácticas empleadas son el lavado de todas las jaulas con tiempo de secado entre camadas (Dee et al. 1994) (estadios 1, 2, 3), no se permite el destete parcial de las salas (Dee et al. 1994) (estadios 1, 2a, 2b); cambio de agujas y hojas de bisturí entre camadas al procesar o tratar a los lechones (Otake et al. 2002) (estadios 1, 2, 3), no utilización de baños de agua caliente para lechones hipotérmicos (salvalechones) ni las cajas de de split nursing (Pitkin et al., 2009 y Dee et al. 2009) (estadio 1) y tampoco se permite el uso de carros de tratamiento (Pitkin et al., 2009 y Dee et al. 2009) (estadio 1).

Las prácticas de manejo para lechones pretenden evitar la transmisión lechón-lechón (o camada-camada). Estas prácticas han sido adaptadas del sistema “McREBEL” original (McCaw. 2000) pero separadas en prácticas específicas para clarificar y facilitar su implementación. Las prácticas empleadas en esta sección son: detención de los movimientos de lechones entre camadas (estadios 1, 2a). Limitar los movimientos entre camadas a las primeras 24 y sólo para equilibrar camadas en cuanto a número (estadios 2b, 2c, 3, 4), permitir el uso de una camada de rezagados (cerda nodriza) para cada 26 jaulas (estadios 2b, 2c, 3, 4), permitir la mezcla de lechones pequeños en una sola camada (estadios 2c, 3, 4), aguantar lechones durante 7 días extras al destete por motivos de calidad (estadio 4).

El desarrollo de este esquema de manejo no pretende definir nuevas prácticas o procedimientos en la granja de cerdas con PRRS. Su intención es mejorar la comunicación de lo que necesita hacerse para mejorar las oportunidades de éxito en la estabilización y manejo de la reproducción. El esquema categoriza las intervenciones clave de manejo para que puedan ser utilizadas por el personal de la granja y crea una vía de comunicación con el personal de la granja que puede generar oportunidades a largo plazo para comprender qué prácticas son más importantes y la adaptación del esquema para introducir mejoras.

Artículos relacionados

ver más artículos relacionados con el artículo

Los expertos opinan

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags