1 comentarios

Hacia un sistema europeo de valoración del bienestar animal: el proyecto Welfare Quality

El objetivo es es poner a punto un sistema de valoración del bienestar animal que sea aceptado por la Unión Europea

Martes 21 octubre 2008 (hace 8 años 1 meses 11 días)

El proyecto "Welfare Quality" es un proyecto de investigación de la Unión Europea que se inició en mayo del año 2004 y que tiene una duración de cinco años. En el proyecto participan más de 40 instituciones científicas de quince países de Europa y de América Latina. Uno de los objetivos del proyecto es poner a punto un sistema de valoración del bienestar animal que sea aceptado por la Unión Europea y que en un futuro próximo pueda ser la base de los sistemas de acreditación del bienestar animal en Europa. El objetivo de este artículo es explicar el fundamento científico y las características principales de dicho sistema. Las personas que deseen obtener más información pueden consultar la página web del proyecto: www.welfarequality.net.

El bienestar animal debe valorarse utilizando parámetros que pueden medirse de forma objetiva y que sean un reflejo del bienestar de los animales; estos parámetros se denominan indicadores de bienestar. Teniendo en cuenta que el propio concepto de bienestar animal incluye aspectos diferentes -emociones, capacidad de adaptación, y conducta natural-, resulta indudable que el bienestar no puede medirse nunca utilizando un único indicador. Los indicadores seleccionados deben aportar información acerca de los diferentes aspectos del bienestar animal y deben incluir, por lo tanto, no sólo la salud de los animales sino también su estado emocional, que a menudo se refleja en su comportamiento. Así, la propuesta realizada por los investigadores del proyecto "Welfare Quality" sugiere que deben considerarse parámetros relacionados con la alimentación, el alojamiento, la salud, y el comportamiento y las emociones de los animales.

De forma general, los indicadores que se utilizan para valorar el bienestar pueden estar basados en el animal o en el ambiente. A título de ejemplo, el porcentaje de cerdos con lesiones en las patas es un parámetro basado en el animal, mientras que las características del suelo de la granja serían un parámetro basado en el ambiente. Aunque los indicadores basados en el ambiente son a menudo más fáciles de medir, la mayoría de investigadores consideran que los indicadores basados en el animal aportan información más relevante sobre el bienestar y además tienen la ventaja de que pueden usarse en cualquier explotación, independientemente de cual sea el sistema de alojamiento y manejo. Por esta razón, el sistema desarrollado en el proyecto "Welfare Quality" está basado sobre todo en parámetros propios del animal. Esto no significa, sin embargo, que únicamente deban usarse estos indicadores, puesto que los indicadores basados en el ambiente son necesarios para decidir cuáles son las estrategias de mejora más adecuadas y en algunos casos pueden resultar más prácticos que los indicadores basados en el animal. Finalmente, es importante recordar que los indicadores escogidos deben ser válidos (es decir, deben medir realmente lo que pretendemos medir), fiables (deben proporcionar medidas repetibles) y prácticos.

La propuesta de valoración del bienestar animal desarrollada por el proyecto Welfare Quality incluye los cuatro aspectos siguientes:

  • ¿Se alimenta a los animales de forma correcta?
  • ¿Se aloja a los animales de forma adecuada?
  • ¿Es adecuado el estado sanitario de los animales?
  • ¿Refleja el comportamiento de los animales un estado emocional adecuado? Este último aspecto puede ser el más novedoso y controvertido. De una forma muy sencilla, hace referencia al hecho de que los animales no deberían experimentar miedo, dolor, frustración o cualquier otro estado emocional negativo, al menos de forma crónica o muy intensa.

Estas cuatro preguntas son el punto de partida de un conjunto de 12 criterios en los que debería basarse cualquier sistema de valoración del bienestar. Dichos criterios, ordenados según las cuatro preguntas anteriores, son los siguientes:

Alimentación
  • Ausencia de hambre prolongada
  • Ausencia de sed prolongada
Alojamiento
  • Confort en relación al descanso
  • Confort térmico
  • Facilidad de movimiento
Estado sanitario
  • Ausencia de lesiones
  • Ausencia de enfermedad
  • Ausencia de dolor causado por prácticas de manejo tales como castración, corte de cola, etc.
Comportamiento
  • Expresión de un comportamiento social adecuado, de forma que exista un equilibrio entre los aspectos negativos (agresividad, por ejemplo) y los positivos.
  • Expresión adecuada de otras conductas, de forma que exista un equilibrio adecuado entre los aspectos negativos (estereotipias, por ejemplo) y los positivos.
  • Interacción adecuada entre los animales y sus cuidadores, de forma que aquéllos no muestren miedo de las personas.
  • Ausencia de miedo en general.

Actualmente, se está trabajando en la metodología exacta que deberían seguir las auditorías de bienestar para valorar los 12 criterios anteriores. De acuerdo con el plan de trabajo del proyecto, dicha metodología debería estar lista a finales del año 2009.

Artículos relacionados

Los expertos opinan

Visión y manejo del cerdo24-nov-2008 hace 8 años 8 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

oscar27-ago-2013 (hace 3 años 3 meses 5 días)

¿y el bienestar del pequeño productor, para cuándo?

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags