Lee este artículo en:

Gestión del objetivo de partos para lograr una edad y peso del lechón óptimos al destete (II): bandas cada dos semanas

Al haber más tiempo entre cubriciones, también hay más tiempo para que aparezcan cerdas descolocadas

La dispersión de cubriciones descrita en el artículo anterior aún es más drástica en explotaciones que funcionan en bandas superiores a una semana. Al haber más tiempo entre cubriciones, también hay más tiempo para que aparezcan cerdas descolocadas y los problemas que éstas generarán son más graves.

La peor situación la encontramos con las explotaciones que imponen una rotación de 4 semanas a las salas de maternidad (MEB cada 2 y cada 4 semanas) porque obligan a destetar a 21 días como máximo.



Como vemos, ahora el problema es aún más grave que con bandas semanales.

Las cubriciones en lunes, martes y miércoles de la semana de cubriciones → Serán partos en miércoles, jueves y viernes → destetes a 20, 21 y 22 días.

Las cubriciones a partir del jueves de semana de cubriciones hasta el jueves de la semana de destetes → partos de sábado a jueves de la semana de destete → destetes entre 19 y 13 días.

Las cubriciones a partir del viernes de semana de destetes ya pueden entrar en el siguiente lote → partos en domingo, pero limitando el tiempo de vacío sanitario de las salas.

Ejemplo: objetivo 50 partos / 2 semanas
Imaginemos una granja con 10 salas de 10 plazas y un objetivo de 50 partos cada 2 semanas.
Si se cumple este objetivo de partos, las cerdas se destetarán como máximo con 21 días, pero tal como hemos visto, seguramente tendremos entre un 10-20% de destetes a menos de 20 días e incluso algunos con tan solo 14 días.


El típico funcionamiento de este sistema sería destinar siempre las mismas salas a los lotes pares y las mismas a los impares:

· Lote 1: en salas 1 a 5
· Lote 2: en salas 6 a 10
· Lote 3: en salas 1 a 5
· Lote 4: en salas 6 a 10
· Lote 5: en salas 1 a 5
· Lote 6: en salas 6 a 10
·

Nuevamente, una buena opción para evitar estos destetes tempranos sería rebajar el objetivo de partos e ir rotando a lo largo de las 10 salas de forma continua, sin dejar espacios vacíos. De esta forma generaremos salas comodín de la misma forma que lo hacíamos con las bandas semanales.

Ejemplo: 45 partos / 2 semanas (rebajamos el objetivo en un 10%)

Imaginemos que empezamos a entrar en una maternidad totalmente vacía. La situación quedaría de la siguiente forma:
Lote 1 (amarillo): el grueso de la banda (cerdas cubiertas en la semana de cubriciones) entra en la sala 1, 2, 3 y 4.
Las 5 cerdas más retrasadas del lote (aproximadamente el 10%) ocupan la mitad de la sala 5. La otra mitad de la sala queda, de momento, vacía.


Lote 2 (rojo): acaba de llenar la sala 5 y las salas 6, 7, 8 y 9. En la sala 9 deben quedar las cerdas del lote que parirán más tarde (las cubiertas entre bandas).



Para entrar el lote 3 (verde) debemos destetar el lote amarillo a 21 días.
El grueso de las 40 cerdas cubiertas en la semana de cubriciones del lote verde entra en la sala 10, 1, 2 y 3. En la mitad de la sala 4 se colocan aproximadamente el 10% de cerdas más retrasadas.

→ Las cerdas más retrasadas del lote 1 (amarillo) no se destetan y permanecen en la sala 5. Se destetarán con el lote siguiente (a 28-32 días). Como ya vimos en el artículo anterior, en estas cerdas pueden haberse colocado los pequeños y retrasados del grueso del lote. También servirán para hacer de nodrizas para tirar adelante el exceso de lechones de los partos del lote rojo.

De esta forma logramos una edad mínima al destete de 20 días, con algunas cerdas siendo destetadas con hasta 32 días.



El lote 4 (gris) acaba de llenar la sala 4, toda la sala 5, 6, 7 y 8. Toda la sala 9 queda disponible para dejar cerdas con poco tiempo de lactación y lechones pequeños. De esta sala podrían destetarse únicamente las cerdas que nos interesen.



El lote 5 (amarillo) entra en toda la sala 9, 10, 1, 2 y la mitad de la sala 3. La sala 3 deberá haberse vaciado totalmente para respetar el Todo dentro-Todo fuera, por lo que quedarán plazas vacías una vez entrado el lote amarillo.
Media sala 4 queda disponible para dejar las cerdas retrasadas del lote.



El lote 6 (rojo) entra en la mitad de la sala 3 y en la 4, 5, 6 y 7. Nuevamente ahora tenemos una sala entera para alargar la lactación de cerdas y lechones del lote gris.



El lote 7 (verde) entra en la sala 8, 9, 10, 11 y mitad de la 1. Ahora sólo nos queda media sala 3 para dejar cerdas con lactación corta.



Como vemos, rebajando el objetivo de partos en un 10% en una explotación con 10 salas de maternidad, logramos una vez media sala comodín (aproximadamente para un 10% de cerdas descolocadas del lote) y la siguiente vez una sala entera (espacio para más o menos un 20% de cerdas).

Ventajas:
Prácticamente no se destetarán cerdas con menos de 21 días de lactación, siempre y cuando no haya un exceso de cerdas entre lotes, debido por ejemplo a que no se programen las cubriciones de nulíparas con altrenogest, a una mala salida en celo de cerdas destetadas o a un exceso de repeticiones.

Este espacio extra también puede aprovecharse para alargar la lactación de las camadas de lechones nacidos pequeños y de los que se retrasan durante la lactación.

Facilita enormemente la tarea de hacer nodrizas, algo que cuando se busca el máximo objetivo de partos posible en bandas cada 2 semanas, representa un gran problema.

El tamaño del lechón destetado se homogeniza mucho: el 80-90% de lechones buenos se destetan con 21 días, el resto (los malos) se destetan con más tiempo.

Puede permitir que explotaciones que no podían imponer rotaciones de 4 semanas a su maternidad debido a un número de plazas de gestación limitado, ahora lo puedan hacer al haber reducido el objetivo de partos.

Es un sistema aplicable a los otros tipos de MEB, aunque gana interés en sistemas con rotaciones de salas de maternidad de 4 semanas (bandas cada 2 y 4 semanas).

Inconvenientes:
El gran factor limitante de este sistema es que se necesitan maternidades con muchas salas para poder mantener un correcto manejo Todo dentro – Todo fuera. En el ejemplo hemos supuesto una paridera con 10 salas, algo bastante anormal en explotaciones pequeñas o intermedias (como son las que habitualmente funcionan en bandas superiores a una semana). Con 8 salas también suele funcionar, pero cuando se dispongan de menos salas, será necesario ampliar el porcentaje de reducción de la tasa de partos para poder generar el suficiente espacio extra que permita realizar vacíos sanitarios completos.

Debemos tener muy en cuenta que cuanto más debamos reducir el objetivo de partos, menor interés va cobrando el hecho de funcionar en bandas cada 2 semanas. Por ejemplo, si debemos reducir en un 20% el objetivo de partos para que nos cuadre este sistema, seguramente será mejor funcionar en bandas cada 3-2 semanas, buscando el límite de la capacidad de la paridera. Tendremos prácticamente las mismas cerdas y podremos destetar el grueso del lote a 28 días.


Conclusión
De hecho, como en el caso de las bandas semanales, nuevamente no estamos diciendo nada nuevo. Este concepto ya lo poníamos en práctica al destinar ciertas salas como comodín en explotaciones que funcionan en bandas superiores a una semana. La diferencia está en que estas salas extra eran siempre las mismas y en muchas ocasiones se acaba incumpliendo el manejo Todo dentro – Todo fuera.

Con este nuevo planteamiento, la sala comodín es distinta en cada banda y siempre se respeta su vacío sanitario. Esto se logra entrando las cerdas a parir en estricto orden y sin dejar espacios vacíos cuando termina una banda y empieza la siguiente.

Artículos relacionados

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags