Lee este artículo en:

Evaluación del bienestar - presente y futuro de la visión Welfare Quality®

El protocolo resulta ser una herramienta de diagnóstico muy útil para tener una visión global de una granja en un momento determinado.

Los protocolos Welfare Quality® (WQ) proporcionan una herramienta para evaluar el bienestar animal de manera objetiva y estandarizada con parámetros válidos, repetibles y prácticos. Puede considerarse como un método de referencia para la evaluación global del bienestar animal a nivel de granjas y mataderos utilizando parámetros basados en el animal. Los protocolos WQ se basan en 12 criterios de bienestar animal reagrupados en 4 principios fundamentales (alimentación, alojamiento, salud y comportamiento adecuado). En el caso del porcino se han desarrollado tres protocolos: el primero para cerdas y lechones, el segundo para cerdos de engorde y el último para cerdos en el matadero.

El protocolo WQ para cerdos de engorde ha sido probado en un amplio rango de explotaciones intensivas y extensivas. Mediante la aplicación estandarizada del sistema de evaluación del bienestar se han obtenido una serie de prevalencias comparables entre sistemas de cría. A modo de ejemplo, podemos dar un resumen de la comparación de prevalencias obtenidas en el sistema de producción convencional de cerdos blancos sobre emparrillado (en España y Francia) y el sistema sobre paja (en Francia) (Tabla 1). Según los resultados obtenidos, los cerdos alojados sobre paja tienen menos bursitis (inflamaciones a nivel de las articulaciones) y presentan una frecuencia menos elevada de agresiones y más conductas exploratorias. Por otro lado, los animales presentan más problemas de higiene (heces sobre el cuerpo) y condición corporal que en el sistema convencional. Estas comparativas pueden plantearse entre sistemas, países, regiones o incluso a nivel de una población de granjas de interés. Más en concreto, para el sistema de producción en intensivo de cerdos blancos sobre emparrillado, se han establecido umbrales de riesgo comparando granjas españolas entre sí, lo que nos permite identificar las granjas más problemáticas desde el punto de vista del bienestar de sus animales. Así, por ejemplo, se pueden detectar cinco granjas más problemáticas en relación a la prevalencia de cerdos con heridas al cuerpo (Figura 1).

Tabla 1. Resumen de las prevalencias medias y errores estándares obtenidos mediante la aplicación del protocolo Welfare Quality® en granjas de cerdos blancos sobre emparrillado y sobre paja.

Principios de
bienestar
Medidas basadas en el animal Intensivo emparrillado Intensivo paja
Buena
alimentación
Condición corporal 0,4 ± 0,14b 0,9 ± 0,31a
Bursitis moderadas 43,5 ± 1,01a 3,8 ± 0,62b
Bursitis severas 7,8 ± 0,53a 0.2 ± 0.13b
Heces en 25% - 50% del cuerpo 23,5 ± 1,06b 30,8 ± 2,62a
Heces en > 50% del cuerpo 5,3 ± 0,60b 15,6 ± 2,65a
Animales apiñados 3,5 ± 0,60 1,9 ± 0,84
Animales temblando 0,0 ± 0,00 0,1 ± 0,11
Animales jadeando 0,2 ± 0,07 0,7 ± 0,27
Buena salud Heridas graves en el cuerpo 2,5 ± 0,35 1,4 ± 0,40
Caudofagia 1,1 ± 0,27 1,4 ± 1,26
Cojeras 1,2 ± 0,17 2,3 ± 0,31
Decoloración/Inflamación de la piel en < 10% del cuerpo 1,6 ± 0,17 0,5± 0,19
Decoloración/Inflamación de la piel en > 10% del cuerpo 2,1 ± 0,28 0,1± 0,10
Diarrea (a nivel de grupo) 9,0 ± 0,2 15,9 ± 0,4
Dificultad respiratoria 0,2 ± 0,06 0,2 ± 0,13
Prolapso rectal 0,0 ± 0,00 0,0 ± 0,00
Hernia 0,1 ± 0,04 0,2 ± 0,13
Comportamiento adecuado Agresiones 4,5 ± 0,28a 2,9 ± 0,53a
Comportamiento exploratorio 35,0 ± 1,07b 39,3 ± 1,95a
Respuesta de pánico en presencia del observador 24,4 ± 2,00b 37,8 ± 2,00a

Figura 1. Prevalencias (y desviación estándar) de cerdos con heridas graves para cada granja evaluada. Los umbrales de riesgo establecidos se muestran de color naranja.

Prevalencia (y desviación estándar) de cerdos con heridas graves para cada granja evaluada. Los umbrales de riesgo establecidos se muestran de color naranja.

El protocolo resulta ser una herramienta de diagnóstico muy útil para tener una visión global de una granja en un momento determinado. Una vez identificados los puntos críticos de cada granja, se pueden establecer estrategias de tratamiento y prevención. Luego, el protocolo puede utilizarse, de manera continuada a lo largo del tiempo para monitorizar el progreso del estado de una granja y evaluar el impacto de una medida de tratamiento (o prevención). Teniendo como base el protocolo WQ, se pretende, en un futuro, desarrollar protocolos de monitorización del bienestar adaptados a las necesidades de cada empresa o particular.

Además de su uso en un programa de intervención y monitorización, el protocolo WQ está siendo ampliamente utilizado en investigaciones aplicadas en condiciones comerciales. Según el objetivo que tenga el estudio, el protocolo se aplica en su conjunto o se utilizan algunas de sus medidas. Así pues, se mide a través de indicadores basados en el animal, el efecto de un alojamiento nuevo o de un cambio en el manejo, por ejemplo. El uso de medidas estandarizadas nos permite desarrollar estudios de factores de riesgo que se pueden comparar fácilmente con los resultados obtenidos en otros países.

Así por ejemplo en un estudio llevado a cabo en diferentes sistemas de producción, se asoció la incidencia de mordeduras de cola con los sistemas intensivos de producción. Si bien los animales criados en extensivo no tenían la cola cortada, no se detectó ningún caso de mordedura de cola en dichos animales. La prevalencia de mordedura de cola en los 3 sistemas de producción intensivos estudiados era significativamente similar: intensivo convencional (1,1%); sobre paja (1,4%); Ibérico intensivo (0,2%). En el sistema intensivo convencional se detectaron varios posibles factores de riesgo: los cerdos alimentados con alimentación líquida restringida (en el tiempo) presentaban un riesgo mayor de mordedura de cola (Odd Ratio 5 IC 1,3-10) comparado con los cerdos alimentados con tolvas holandesas. La temperatura ambiental también se detectó como posible factor causante. Las temperaturas más bajas (15-20ºC) se asociaron a una mayor incidencia de mordedura de cola, debido posiblemente a una actividad mayor de los animales. Finalmente, el riesgo de mordedura de cola aumenta significativamente en cerdos en la mitad del engorde (OR 5 IC 1,4-17) comparado con el inicio y el final del engorde.

En varios países europeos se observa un interés creciente de particulares en los esquemas de certificación. Los esquemas de certificación pretenden enfocar hacia nuevos nichos de mercados yendo más allá de los requerimientos establecidos por la legislación vigente. En el caso del bienestar animal, estos esquemas dan un valor añadido a un estándar de bienestar animal determinado. El protocolo WQ proporciona una herramienta estandarizada, inequívoca, clara y detallada que cumple los requisitos para ser incluido en un esquema de certificación.

Finalmente, es posible que en un futuro cercano, la legislación europea priorice las medidas basadas en la observación directa del animal sobre las medidas del ambiente. El protocolo WQ puede ser una fuente de medidas válidas, repetibles y de fácil aplicación por las autoridades.

Los expertos opinan

Pleuritis: impacto económico y estrategias de manejo29-abr-2013 hace 3 años 7 meses 5 días
Dolor causado por el parto en cerdas27-mar-2013 hace 3 años 8 meses 7 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags