Lee este artículo en:

Evaluación de pleuritis porcinas en el matadero

El matadero es un punto útil para la recogida de datos sobre el estado sanitario de la granja y una valiosa herramienta para la monitorización del efecto de las medidas de control.

Lunes 9 diciembre 2013 (hace 2 años 11 meses 27 días)

El complejo respiratorio porcino es todavía uno de los principales desafíos en la industria porcina global y las lesiones compatibles con neumonía enzoótica, caracterizadas por consolidación pulmonar craneo-ventral y pleuritis, son los hallazgos más frecuentes en los pulmones porcinos en el matadero. Por este motivo el matadero es un buen punto para la recogida de datos sobre el estado sanitario de la granja y una valiosa herramienta para la monitorización del efecto de las medidas de control.

Las lesiones pleurales crónicas (PC) en concreto, se suelen detectar en el matadero, debido a que la resolución de una pleuritis puede demorarse 3 meses o más y muy a menudo no termina antes del sacrificio (Andreasen et al., 2000). La principal causa de pleuritis en cerdos es Actinobacillus pleuropneumoniae, aunque hay otros patógenos bacterianos implicados, especialmente Haemophilus parasuis, Pasteurella multocida y Streptococcus suis (Meyns et al., 2011). La localización de la pleuritis puede ser craneo-ventral o dorso-caudal (fig. 1 y 2) estando delimitadas ambas áreas por el punto más dorsal de las fisuras interlobulares. Las lesiones pleurales craneo-ventrales están muy asociadas a lesiones compatibles con neumonía enzoótica, mientras que las dorso-caudales se consideran sugestivas de la recuperación de una pleuroneumonía (Christensen and Enoe, 1999). El sistema de evaluación de pleuritis en matadero (Slaughterhouse Pleuritis Evaluation System, SPES) ideado por Dottori et al. en 2007, presenta cinco posibles puntuaciones (Tabla 1) dependiendo de la extensión y la localización de las adherencias pleurales y proporciona dos resultados principales: (1) El valor medio de SPES, es decir, la suma de la puntuación de cada pulmón/número de pulmones evaluados, y (2) el índice de A. pleuropneumoniae (APPI), es decir, la frecuencia de lesiones de pleuritis con una puntuación de SPES ≥2 en un lote multiplicado por la puntuación media de lesiones de pleuritis en animales con SPES ≥2.

Pulmón derecho de un cerdo. Pleuritis ventro-craneal crónica que afecta al lóbulo cardíaco y la parte craneal del lóbulo diafragmático. Pulmón izquierdo de un cerdo. Pleuritis dorso-caudal crónica que afecta la parte craneal del lóbulo diafragmático. Desprendimiento típico de la pleura.
Figura 1: Pulmón derecho de un cerdo. Pleuritis ventro-craneal crónica que afecta al lóbulo cardíaco y la parte craneal del lóbulo diafragmático. Figura 2: Pulmón izquierdo de un cerdo. Pleuritis dorso-caudal crónica que afecta la parte craneal del lóbulo diafragmático. Desprendimiento típico de la pleura.

Tabla 1: La clasificación SPES para evaluar la pleuritis crónica (PC).

Puntuación Características de la lesión
0 Ausencia de lesiones de PC
1 Lesión ventro-craneal: adherencia pleural entre lóbulos o en su borde ventral
2 Lesión focal monolateral dorso-caudal
3 Lesión bilateral de tipo 2 o monolateral extensa (al menos 1/3 de uno de los lóbulos diafragmáticos)
4 Lesión bilateral muy extensa (al menos 1/3 de ambos lóbulos diafragmáticos)

Desde abril a junio de 2008 se puntuó la pleuritis crónica (PC) en un total de 48 lotes (de unos 100 cerdos cada uno) de cerdos pesados (160 kg peso matadero, de unos 9–10 meses) utilizando la clasificación SPES.

Se tomaron 20 muestras por cada explotación en animales de 80 kg y 20 muestras adicionales en el matadero para cada lote. Se evaluó la seroprevalencia de A. pleuropneumoniae.

Se evaluaron un total de 4.889 pulmones. La pleuritis crónica (puntuación 1 de SPES) se detectó en 2.322 (47,5%) pulmones. La pleuritis dorsocaudal (puntuación SPES ≥2), sugestiva de recuperación de pleuroneumonia, se encontró en 1.227 pulmones (25,1%). El valor medio de SPES de todos los pulmones fue de 0,83 (IC 95% 0,78–0,86), en un rango de 0,04 a 1,87. La media de APPI de todos los lotes estudiados fue de 0,61 (IC 95% 0,51–0,71), en un rango de 0 a 1,84.

Estos resultados muestran que las lesiones pleurales se detectan frecuentemente en cerdos de matadero en Italia (47,5% de los pulmones evaluados) así como las pleuritis dorso-caudales que sugieren una infección previa por A. pleuropneumoniae (25,1%). Estas prevalencias elevadas coinciden con los hallazgos previos publicados por otros autores en otras partes de Europa (Cleveland-Nielsen et al., 2002; Pagot et al., 2007; Marois et al., 2008; Meyns et al., 2011), aunque son casi el doble que las registradas en España (Fraile et al., 2010).

El valor medio de SPES, APPI y el porcentaje de pulmones con una puntuación SPES ≥ 2 se asociaron con la seroprevalencia de A. pleuropneumoniae en granja, confirmando la importancia de este patógeno como agente causante de PC. Dos explotaciones que resultaron seronegativas a A. pleuropneumoniae no mostraron lesiones pleurales dorso-caudales confirmando la fiabilidad del método SPES. No se demostró correlación estadística entre la seroprevalencia de A. pleuropneumoniae y el porcentaje de pulmones con puntuación SPES = 1 (pleuritis ventro-craneal), confirmando la hipótesis de que sólo las lesiones dorso-caudales de PC son sugestivas de la recuperación de una pleuroneumonía.

Para obtener datos que permitiesen conocer la posición de un lote respecto a la población general, desde febrero de 2008 a enero de 2011, se evaluaron con SPES los pulmones de 14.195 cerdos pertenecientes a 139 lotes. El 42 % de los pulmones presentaron pleuritis crónica (puntuación SPES ≥ 1). En el 24 % se encontró pleuritis dorso-caudal (puntuación SPES ≥ 2). Las lesiones con una puntuación 2 se observaron en el 14,3 % y con puntuación 3 y 4 en el 8,3 % y el 1,6% de los cerdos, respectivamente. El valor medio de SPES para todos los pulmones fue de 0,77. La media de APPI en todos los lotes fue de 0,60. Los valores de APPI se organizaron en cuatro grupos: mejor grupo < 0,28; segundo mejor grupo, entre 0,28 y 0,53; grupo malo, entre 0,53 y 0,81 y peor grupo > 0,81 (fig. 3). La distribución de los valores de APPI obtenidos en este estudio se usó para clasificar un lote respecto a la población general.

Distribución de valores de APPI en cuatro grupos: APPI < 0,28 (mejor grupo); APPI de 0,28 a 0,53 (segundo mejor grupo); APPI de 0,53 a 0,81 (grupo malo); APPI > 0,81 (peor grupo).

Figura 3: Distribución de valores de APPI en cuatro grupos: APPI < 0,28 (mejor grupo); APPI de 0,28 a 0,53 (segundo mejor grupo); APPI de 0,53 a 0,81 (grupo malo); APPI > 0,81 (peor grupo).

Los expertos opinan

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags