Lee este artículo en:

Estado actual de la inseminación post-cervical en cerdas multíparas, primíparas y nulíparas

Es necesario buscar alternativas para implementar definitivamente esta técnica en primíparas e iniciar su uso en nulíparas.

Hoy en día, la aplicación de la inseminación post-cervical (Figura 1) en la ganadería porcina es un hecho consumado. El desarrollo de esta técnica se ha llevado principalmente a cabo en las cerdas multíparas, teniendo una gran aceptación debido a la sencillez de la técnica, fácil manejo y a los resultados obtenidos. El éxito de aplicación de la inseminación post-cervical en cerdas multíparas supera el 95%. Además, esta técnica permite la reducción de las dosis tradicionales de inseminación cervical (3000 x 106 espermatozoides/80 ml) hasta la mitad (1500 x 106 espermatozoides/40 ml) o un tercio (1000 x 106 espermatozoides/26 ml) obteniendo resultados similares de fertilidad y prolificidad (Hernández-Caravaca y cols., 2012). Esta reducción de dosis conlleva un ahorro económico importante además de otras ventajas como reducción del reflujo, menor tiempo de inseminación y un mayor aprovechamiento de los verracos (Hernández-Caravaca y cols., 2012). Por otro lado, la reducción de estas dosis de inseminación, y por tanto el depósito de un menor número de espermatozoides en el tracto genital de la hembra, nos lleva a prestar un especial control y cuidado de la calidad espermática, ya que se ha observado que aquellos espermatozoides con una baja motilidad espermática o espermatozoides con morfoanamalías son descartados en mayor medida en el reflujo al menos tras la inseminación post-cervical (García-Vázquez y cols., 2015; Hernández-Caravaca y cols., 2015).

Inseminación post-cervical vista desde el interior del útero

Figura 1. Inseminación post-cervical vista desde el interior del útero. i) Esquema de la disposición y vista de la imagen endoscópica en relación al catéter cervical y la cánula interna. ii) Imágenes endoscópicas in vivo del interior del útero en una inseminación artificial post-cervical: a) imagen del cérvix vista desde el extremo del catéter cervical antes de la introducción de la cánula interna; b) inicio de la penetración de la cánula interna a través del canal cervical, podemos observar el canal cerrado; c-d) tras las contracciones uterinas el canal se abre y permite la introducción de la cánula en la profundidad del cérvix; e-f) durante la penetración del cérvix mediante la cánula observamos cómo se producen contracciones uterinas que de nuevo disminuyen la luz uterina.

Mientras que el uso de la inseminación post-cervical en cerdas multíparas está más que demostrado mediante numerosas publicaciones científicas, los resultados de su uso en cerdas primíparas son más limitados, y hasta el momento existen pocos estudios científicos en este tipo de animales (Figura 1). En el año 2014, Sbardella y cols., publicaron un estudio donde compararon la eficiencia de la técnica de inseminación post-cervical (1500 x 106 espermatozoides/45 ml) vs. inseminación cervical (3000 x 106 espermatozoides/90 ml) exclusivamente en cerdas primíparas demostrando, en términos de fertilidad y prolificidad, resultados similares entre ambos tipos de inseminación. Estos mismos autores, mostraron que el éxito de aplicación también fue alto donde más de un 85% de las cerdas primíparas se pudieron inseminar mediante la técnica post-cervical, aunque en aproximadamente un 30% de las primíparas inseminadas hubo algún grado de dificultad para introducir la cánula, del mismo modo Diehl y cols., (2006) encontraron un grado de dificultad medio/alto en el 45% de las primíparas inseminadas.

Grado de aplicación de la inseminación post-cervical

Figura 2. Grado de aplicación de la inseminación post-cervical en diferentes tipos de cerdas.

La aplicación de la inseminación post-cervical en nulíparas actualmente es muy limitada, por no decir prácticamente nula (Figura 2). Hasta el momento, existe un número limitado de trabajos que hayan estudiado en profundidad el uso de la inseminación post-cervical en cerdas nulíparas. En una experiencia realizada comprobamos que únicamente en el 25% de las cerdas nulíparas se podía aplicar la inseminación post-cervical con los catéteres de inseminación post-cervical actualmente utilizados en cerdas multíparas. Dimitrov y cols. (2007) realizaron un estudio inseminando de manera post-cervical cerdas nulíparas, aunque no especifica el grado de dificultad encontrado en su uso. Se hace por tanto necesaria la búsqueda de alternativas para poder implementar esta técnica o modificarla acorde con el tipo de animal con el que estamos trabajando. La aplicación de ciertos fármacos como el Hidrocloruro de Vetrobutina previa a la inseminación en aquellas cerdas donde no se había podido introducir la cánula de inseminación post-cervical resultó en una mejora del 34% de aplicación (Hernández-Caravaca y cols., 2013). A pesar de la mejora presentada, la limitación principal de este tipo de cerdas, así como las cerdas primíparas anteriormente mencionadas, es el escaso desarrollo que presenta su aparato reproductor. El estudio más profundo de este tipo de animales, sobre todo a nivel del cérvix, lugar donde radica el problema del paso de la cánula interna debido a su bajo desarrollo y estrechez de la luz uterina, nos podría llevar a replantear el tipo de inseminación en nulíparas, así como el diseño de nuevos catéteres adaptados o la aplicación de otro tipo de técnicas como alternativas al uso de la inseminación post-cervical.

Artículos relacionados

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags