Alojamiento de cerdas en grupo (III): cubículos de libre acceso (CLA)

B.K. Pedersen nos habla sobre los comederos de libre acceso, un sistema muy popular en los últimos años en Dinamarca.

Miércoles 15 septiembre 2004 (hace 12 años 2 meses 23 días)

Introducción

Los cubículos de libre acceso (CLA) se han convertido en uno de los sistemas más populares de estabulación en Dinamarca. Se trata de un sistema bastante nuevo, ya que las primeras instalaciones se hicieron a finales de los años 90. No obstante, los cubículos de libre acceso son conocidos desde hace al menos 30 años – primero en sistemas de producción al aire libre, y más tarde en granjas intensivas cerradas. Los ganaderos suecos fueron los primeros en utilizar los CLA sistemáticamente, lo que tuvo como consecuencia una legislación nacional que fue promulgada a finales de los años 80. Sin embargo, los CLA no han experimentado un desarrollo pleno hasta hace 5 años, cuando los ganaderos daneses fueron obligados por ley a emplear sistemas de estabulación en grupo en las nuevas naves de gestación. Este artículo presenta aspectos importantes relacionados con el diseño del sistema de CLA.

Cubículos de Libre Acceso

Los cubículos de libre acceso derivan de las jaulas de gestación convencionales. Este sistema protege a la cerda del contacto con otras mientras está comiendo, y permite el control de la ingesta individual de pienso. Por lo general, el diseño de los CLA permite a la cerda entrar en el cubículo y cerrarlo mediante una compuerta accionada por la propia cerda. Hay dos principios de diseño fundamentales: 1) una compuerta giratoria que se bloquea cuando el animal levanta la parte frontal con el hocico (Figura 1) y 2) una compuerta frontal conectada a una compuerta trasera, que es empujada de lado por la cabeza y el lomo de las cerdas (Figura 2).



Figura 1. Sistema de cubículo de libre acceso con compuerta giratoria.


Figura 2. Sistema de cubículos de libre acceso con compuerta de bisagra.

Una plaza de cubículo con libre acceso debe cumplir algunos requisitos básicos como:

  • proporcionar acceso fácil a los animales
  • proteger a la cerda de otros animales que quieran acceder al cubículo
  • evitar lesiones debidas a la compuerta movible
  • permitir que la cerda abandone el plaza voluntariamente a menos que el sistema esté bloqueado
  • proporcionar acceso fácil al cuidador para la vacunación y el control de la gestación
  • proporcionar un sistema de cierre fácil para el usuario
En la Tabla 1 se muestra una valoración global de los dos principios de diseño.

Tabla 1. Comparación de CLA con compuerta giratoria y de bisagra lateral.

Requisito
Giratoria
Bisagra lateral
Acceso a la plaza
***
***
Protección frente a otros animales
**
**
Evitar lesiones
**
**
Dejar salir a la cerda voluntariamente
***
***
Fácil acceso para el cuidador
*
***
Sistema de cierre fácil para el usuario
***
***
(* = malo; **** = muy bueno)

Los CLA comprenden un conjunto de mecanismos de acero y móviles. El programa de investigación "Danish Applied Pig" ha estudiado diversas variedades, llegando a la conclusión de que todos los sistemas tienen aún problemas importantes de diseño. Así, la protección de los animales y las facilidades para el usuario son, por lo general, insuficientes. Los sistemas CLA con compuertas giratorias tienen más barras de acero por encima de la cerda, que hacen más difícil el acceso al animal por el cuidador.

Disposición de los corrales

Un sistema de CLA ocupa un espacio considerable, puesto que debe permitir que los animales circulen libremente a la vez que se deja espacio para el propio sistema de cubículos. La legislación de la UE exige que la anchura del corral sea de al menos 2,8 metros y debe proporcionar 1,3 m2 de suelo sólido o drenado para cada cerda. La interpretación de si se cumple el requisito de espacio puede variar de un país a otro. Sin embargo, la intención de la legislación era garantizar que las cerdas dispusieran de espacio suficiente para sus desplazamientos, lo que significa que la parte sólida/drenada de 1,3 m2 debe existir, al margen de los cubículos. Por otra parte, la legislación exige que las cerdas tengan acceso permanente a la paja o a otro tipo de forraje, lo que se proporciona con más facilidad si el suelo es sólido.

A continuación se muestran tres diseños de corrales funcionales (Figuras 3, 4 y 5). Es evidente que la disposición que se muestra en la figura 3 requiere más espacio que las otras – aproximadamente un 20% más que el corral en “I” mostrado en la Figura 5. El corral en “T” es adecuado para Las camas, mientras que las otras disposiciones son convenientes sólo para pequeñas cantidades de paja.

Figura 3. Corral en "T" con cama en la parte roja superior - el círculo azul indica la parte de la zona con rejilla, que se moja con aspersores de techo. Los espacios total y libre son de 3,4 y 1,95 m2 por cerda, respectivamente.


Figura 4. Corral en "L" con suelo sólido en la parte superior izquierda. Los espacios total y libre son de 3,2 y 1,7 m2 por cerda, respectivamente.
Figura 5. Corral en "I" con suelo macizo en el centro. El espacio total y el espacio libre son de 2,8 y 1,3 m2 por cerda respectivamente.

Manejo de los sistemas de CLA

Si el sistema está correctamente diseñado, cuando una cerda está dentro del cubículo no pueden acceder otras cerdas a la misma. Las cerdas pueden entrar en cualquier cubículo y no utilizan la misma en cada comida. Por lo tanto, el ajuste individual de la ración de pienso debe hacerse manualmente desde la pasarela situada frente a las casillas.

En cuanto a la ventilación, es importante tener en cuenta que el espacio y el volumen de la construcción es considerablemente mayor que el de un establo para gestación convencional. Por otra parte, el espacio de suelo con rejilla es relativamente mayor. Estos tres aspectos, considerados en conjunto, hacen que la producción de humedad sea elevada (gran superficie para residuos) y la producción de calor sea baja. Por lo tanto, se precisa un aporte extra de calor para obtener una buena calidad del aire. El calor se puede proporcionar mediante tubos calefactores a lo largo de la pared o calentando el suelo y el edificio debe estar aislado.

El tamaño del grupo en el sistema de CLA no se ha estudiado con detalle. Sin embargo, es aconsejable mantener grupos de un tamaño entre 15 y 50 cerdas para un rendimiento óptimo. Las cerdas jóvenes deben alojarse por separado, y no deben mezclarse con las multíparas. En explotaciones de gran tamaño las cerdas se pueden dividir en lotes de cerdas pequeñas, medianas y grandes. El pienso deberá administrarse solamente una vez al día.

Conclusión

Los costes de inversión son considerablemente más elevados (40-50%) para un sistema de CLA que en los sistemas de alimentación en suelo o en los de alimentación electrónica, debido a las mayores necesidades de espacio y equipo. Sin embargo, el sistema de CLA proporciona una garantía de alta producción y es fácil de manejar.

Artículos relacionados

ver más artículos relacionados con el artículo

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags