2 comentarios

Fallos de la limpieza y desinfección ? ¿porqué suceden?

Cualquier fallo del programa de limpieza y desinfección cuesta dinero

Jueves 1 julio 2010 (hace 6 años 5 meses 9 días)

Cualquier fallo del programa de limpieza y desinfección cuesta dinero. Las pérdidas provienen de los costes del programa, la pérdida de sus beneficios potenciales y, muy probablemente, los costes de las enfermedades que el fallo permitirá que aparezcan. También es muy decepcionante para la gerencia, el personal que ha hecho el trabajo duro y el veterinario que trata de asegurar la sanidad para una producción eficiente. Para prevenir estos fallos tenemos que saber porqué suceden. Las causas son muy variadas.

1. Limpieza inadecuada: Se trata del fallo más común. Si queda una gran cantidad de materia orgánica en la nave, por un lado quedarán muchos patógenos y por el otro los desinfectantes serán menos efectivos para eliminarlos. Las causas más comunes de este fallo son una pre-limpieza inadecuada, no retirar todo el equipamiento móvil de las áreas de difícil acceso y no limpiar las cornisas o en los espacios que quedan bajo algunos equipos.


Restos dejados en un comedero después del lavado

Evidentemente una de las zonas más difíciles de limpiar es la fosa de purines. Si es profunda, normalmente no se vacía, limpia y desinfecta, pero en un programa de erradicación deberá hacerse. El diseño y el mantenimiento pueden tener un gran impacto en la facilidad para retirar materiales de la nave.

En artículos previos hemos revisado la necesidad de utilizar detergentes fuertes y porqué es esencial para una buena limpieza. Esto se ha demostrado en muchas explotaciones con diarrea al introducir un buen detergente y ver cómo se reducían considerablemente los casos. Yo mismo lo he observado muchas veces.

2. Recontaminación: Es la segunda causa más frecuente de los fallos de la limpieza y desinfección. Puede ocurrir en cualquier fase, desde la limpieza hasta la reintroducción de los cerdos. Un fallo común es la reintroducción de objetos o equipamientos que no han sido limpiados o mal limpiados. Este equipo puede ser recontaminado por salpicaduras durante su propia limpieza. La recontaminación por parte de los operarios también es frecuente, sobretodo a través de las botas o los monos sucios. El uso de un pediluvio fuera de cada nave puede ayudar, pero las botas deben estar limpias cuando se sumergen. Los animales también pueden introducir contaminación, es el caso de roedores, pájaros, gatos e, incluso cerdos que entran cuando no deberían. Finalmente la recontaminación también puede proceder de canalizaciones de agua que no se hayan limpiado ni desinfectado adecuadamente.

3. Uso incorrecto de los productos: Es bastante frecuente que los detergentes y/o desinfectantes se usen incorrectamente. Esto puede ser debido a una mala elección del producto, por ejemplo utilizar un desinfectante para controlar un patógeno contra el cual no es activo. Otro error es la dilución incorrecta: los operarios deben seguir las instrucciones, pero algunos fabricantes suministran tiras reactivas que permiten saber si la dilución se ha hecho correctamente.

La aplicación de los agentes también puede ser un problema. Necesitan ser aplicados en la cantidad adecuada: se puede comprobar comparando la cantidad utilizada con la teórica para un área conocida. Las superficies deben estar uniformemente cubiertas y adecuadamente humedecidas. El tiempo de contacto debe ser el recomendado por el fabricante. El uso de espumas puede ayudar.

4. Otros problemas con los productos: Algunos agentes son incompatibles con aguas duras (alto contenido en cal), por lo que puede reducirse su actividad. Hay que revisarlo en zonas problemáticas. La actividad desinfectante puede ser reducida por las bajas temperaturas, especialmente cuando se usan mezclas de amonio cuaternario con gluteraldeído, por lo que si hace mucho frío, hay que elegir bien el producto. En algunas ocasiones se utiliza anticongelante para prevenir la congelación de la solución desinfectante, pero debe tenerse en cuenta que no interfiera con la actividad. Los detergentes y desinfectantes deben ser comparables y no interferir entre sí. El almacenamiento incorrecto puede también puede ser un problema. Atención a las instrucciones del fabricante sobre utilización y fechas.

5. Resistencia a desinfectantes: Cada vez hay más evidencias de que pueden producirse resistencias a desinfectantes. Pueden ser innatas o adquiridas. Buenos ejemplos de resistencia innata son los parvovirus, que son resistentes a la mayoría de desinfectantes, incluyendo los de amonio cuaternario, pero no a los que incluyen peroxígeno.

Se llevó a cabo un grupo de estudios sobre el desarrollo de resistencias a desinfectantes tras exposiciones repetidas a amonio cuaternario, mezclas de amonio cuaternario/glutaraldehído, fenólicos y un oxidativo basado en peroxígeno (K A Karatzas et al. 2007). Encontraron que al ser expuesta a los desinfectantes, Salmonella respondía incrementando su flujo de bombeo hacia el exterior de la célula. Al bombear el desinfectante fuera de la célula limitaban su acción. Cabe destacar que encontraron que las salmonelas expuestas a desinfectantes oxidativos a base de peroxígeno no mostraban este comportamiento (L P Randall et al. 2007). Esto significa que la exposición repetida a un desinfectante oxidativo es menos probable que desencadene una resistencia adquirida respecto a otros desinfectantes.

6. Biofilms y depósitos calcáreos: Los biofilms son comunidades complejas de bacterias y otros patógenos en una matriz de polisacaridos. Se producen a menudo en las granjas, especialmente en las canalizaciones de agua. Por su parte, los depósitos calcáreos se producen cuando el agua utilizada es muy dura y pueden aparecer sobre cualquier superficie expuesta a este agua. Ambos pueden interferir con una buena limpieza y desinfección enmascarando y protegiendo patógenos. Se ha demostrado que E. coli es 3.000 veces más resistente al cloruro dentro de un biofilm que en una suspensión acuosa.

Pese a que hay formas para reducir la formación de biofilm, no son utilizables en una granja de cerdos. Una forma de control puede ser la ausencia de humedad. Cuando aparece, hay que lavar utilizando un detergente potente seguido por un desinfectante oxidativo. Dentro de las tuberías de agua, el uso de un desinfectante oxidativo seguro es el mejor método de control.

Para prevenir la aparición de depósitos de cal, puede tratarse el agua, pero esto es muy caro a nivel comercial. Cuando se producen, la mejor opción es la rotación de detergentes ácidos y alcalinos en el lavado.

7. Tiempo, entrenamiento y cumplimiento: La responsabilidad final cuando falla la limpieza y desinfección recae sobre los operarios que la realizan. En primer lugar deben recibir un entrenamiento adecuado e instrucciones de cómo llevarlo a cabo. Si no se les explica cómo hacerlo, ¿cómo se puede esperar que lo hagan bien? Una vez el personal está entrenado, hay que revisar que lo hagan correctamente. La limpieza y desinfección es una tarea monótona y aburrida y es fácil que falle si no se supervisa. En teoría el uso de métodos de chequeo como las placas RODAC (Replicate Organism Direct Agar Contact) o tests de iluminación pueden ser utilizados como incentivos, aunque no se suele hacer en explotaciones porcinas.


En programas completos hay que limpiar las naves por fuera

La última y, en ocasiones, la causa principal del fallo de la limpieza y desinfección, es el tiempo inadecuado. Esto puede referirse al tiempo para hacer el trabajo, tiempo para que los agentes desarrollen su actividad o tiempo entre la desinfección y la entrada de nuevos animales. ¡El tiempo puede costar dinero pero no permitirse el tiempo necesario todavía puede costar más!

Resumen
Para finalizar esta serie de artículos podemos terminar diciendo que la limpieza y desinfección son parte integral de una buena sanidad y de la producción de una granja porcina y como tales influencian en los costes de producción de la explotación. Para tener éxito es necesario limpiar adecuadamente utilizando detergentes potentes y luego desinfectar con los desinfectantes adecuados. La atención a los detalles es vital. El gerente y los operarios deben conocer las causas del fallo de la limpieza y desinfección y tomar las precauciones para prevenirlo.

Artículos relacionados

Limpieza y desinfección

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

CALICHE13-feb-2012 (hace 4 años 9 meses 27 días)

ESTE ES UN BUEN ESPACIO PARA MEJORAR EL CONOCIMIENTO SOBRE LOS PORCINOS,GRACIAS.

MARCO TORRES25-jul-2013 (hace 3 años 4 meses 15 días)

LOS PEROXIDOSLLEGAN A CORROER MATERIALES

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags