1 comentarios

Lee este artículo en:

Duración de la infección del virus de influenza en poblaciones de cerdos en crecimiento

Podemos encontrar con facilidad el virus de la influenza en cualquier población de cerdos desde el nacimiento hasta el sacrificio. ¿Cómo es posible que la infección a nivel poblacional sea tan prolongada si las infecciones a nivel individual sólo duran entre 5 y 7 días?

El control de la influenza en granjas porcinas se ha vuelto más difícil desde que se han detectado múltiples cepas y subtipos circulando simultáneamente en las granjas. Las infecciones con el virus de la influenza porcina tienden a auto limitarse a nivel individual, con una duración de la infección entre 5 y 7 días, pero no a nivel poblacional pues el virus se puede encontrar prácticamente en cualquier momento. Actualmente se sabe que el virus de influenza es endémico en las poblaciones porcinas a nivel mundial, es decir que lo podemos encontrar con facilidad en cualquier población de cerdos desde el nacimiento hasta el sacrificio, siendo un 3-5% de los animales positivos al virus a su llegada a matadero.

Por lo tanto una de las preguntas más importantes para entender la infección y transmisión del virus de la influenza es la persistencia del virus en la población. Una respuesta podría ser que los individuos dentro de las poblaciones se infectan en diferentes momentos y/o que algunos llegan a reinfectarse con el mismo virus o cepas diferentes a lo largo de la etapa de producción.

influenza

Representación gráfica en 3D de la ultraestructura de un virión de la gripe genérico. CDC/ Doug Jordan, M.A.

No se conoce de modo cierto cuáles son los factores responsables del mantenimiento del virus en los animales en crecimiento. Podemos especular algunos de ellos basándonos en estudios observacionales de campo. En un estudio previo se detectó el virus de la influenza al menos hasta 70 días después del destete en una población cerrada donde todos los animales presentes entraron en el transcurso de una semana en el momento del destete. Los cerdos incluidos en este estudio fueron seleccionados de una granja con diferentes estados de vacunación frente a influenza. Según nuestra experiencia, una estrategia de vacunación preparto frente a influenza puede ayudar a reducir la prevalencia pero no elimina completamente la propagación del virus.

En el momento del destete, un número variable, aunque generalmente bajo, de animales tiende a estar infectado. Después del destete, posiblemente debido a la caída de la inmunidad maternal, el virus de influenza tiende a transmitirse rápidamente y afecta prácticamente a todos y cada uno de los animales dentro de la población En un estudio realizado en la Universidad de Minnesota se observó que en el transcurso de 3 semanas todos los animales después del destete se infectaban y que se alcanzaban prevalencias hasta del 50% durante el pico de infección. Después del pico de infección la prevalencia disminuía drásticamente incluso por debajo del  2,5% pero lo interesante es que en todas las semanas de observación se encontraron animales positivos. En este estudio también se observó un segundo brote a las 7-8 semanas después del destete. Éste segundo brote fue dominado predominantemente por un virus de influenza de un subtipo diferente del que dominó el primer brote. Sin embargo la mayoría de los animales se re-infectaron a pesar de haberse infectado durante el primer brote.

Dados los resultados de este estudio uno podría pensar que el segundo brote fue el resultado de la introducción de una nueva cepa viral. Sin embargo, estudios genéticos utilizando técnicas moleculares de mayor precisión indicaron que ambos virus estaban presentes en el momento del destete pero que por razones que actualmente estamos estudiando, ambos virus no circularon de forma igual después del destete. Posiblemente las diferencias en los niveles de inmunidad maternal frente a cada uno de los virus o estrategias de manejo que pudieran favorecer un virus frente al otro pueden haber jugado un papel importante en la presentación observada en este caso. Incluso después del segundo brote se continuó detectando virus de influenza con prevalencias de hasta el 2,5%.

En animales en crecimiento, dado que los animales están en corrales y en contacto directo entre ellos, es posible que exista una transmisión continua del virus de la influenza entre los animales presentes. La detección del virus en las fosas nasales indica presencia del virus pero no implica infección activa. Es posible observar un cuadro infeccioso en pleno transcurso de los brotes asociados a un número elevado de animales positivos, pero cuando estos brotes han remitido, es posible que el virus se mantenga en la parte alta del aparato respiratorio sin causar un mayor efecto clínico en los animales, posiblemente también por la presencia de inmunidad después de la infección.

En resumen, las infecciones a nivel poblacional en los animales en crecimiento tienden a ser prolongadas lo cual convierte las naves de animales destetados y de cebo en fuentes reservorio para otros animales e incluso las personas. Estrategias todo dentro/todo fuera son necesarias para prevenir la transmisión entre grupos destetados. Se deben explorar y considerar estrategias para llenar naves con animales negativos e inmunes al virus de la influenza en el momento del destete.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Daniel28-abr-2015 (hace 1 años 7 meses 8 días)

Tema de interés!!!

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags