1 comentarios

Estrategias nutricionales para mejorar la salud de los lechones: manejo dietético

Durante muchos años las dietas para cerdos han sido suplementadas con antibióticos y/o quimioterapéuticos a dosis profilácticas para luchar contra los desórdenes gastrointestinales y obtener beneficios económicos en términos de mejoras en el crecimiento de los animales y mejores índices de conversión.

Durante muchos años las dietas para cerdos han sido suplementadas con antibióticos y/o quimioterapéuticos a dosis profilácticas para luchar contra los desórdenes gastrointestinales y obtener beneficios económicos en términos de mejoras en el crecimiento de los animales y mejores índices de conversión.

A pesar que la profilaxis mediante antibióticos aseguró un control de los brotes de diarrea y de la mortalidad causada por infecciones viro-bacterianas en cerdos (particularmente durante el período post-destete), se ha evidenciado un riesgo para la terapia humana que los patógenos desarrollen resistencia cruzada. Por este motivo, la Unión Europea ha prohibido definitivamente la utilización en pienso de estos antibióticos como promotores del crecimiento. Esta situación estimula a los nutricionistas y fabricantes de piensos a utilizar menos los antibióticos y hacerlo de una forma más estratégica, de forma que se hace necesario obtener mayores conocimientos al respecto para poder hacer frente a la disminución en el uso de estos antimicrobianos. Las estrategias propuestas para controlar los desórdenes gastrointestinales incluyen cambios en la composición de la dieta, una mejor selección de los alimentos y manejo de la alimentación en fases. Por otra parte, la industria cuenta ahora con varias alternativas que han demostrado proporcionar ventajas similares a las proporcionadas por los antimicrobianos. El objetivo de este artículo es analizar algunas de estas posibles estrategias dietéticas.

Composición de la dieta

La composición de la dieta para lechones destetados tiene un papel central en la patogenia de las enfermedades entéricas, ya que afecta sobre la morfología intestinal, la capacidad digestiva y absorbente, la motilidad intestinal, el tiempo de tránsito y el crecimiento selectivo de la microflora (Pluske et al., 2003). Que los cambios en la microflora en el destete acaben en enfermedad depende de la naturaleza, número y actividad de las bacterias específicas presentes. En particular, la expresión de la colibacilosis depende de la existencia de una gama de factores dietéticos y de otros factores predisponentes que actúan en conjunto y que conllevan a un mayor riesgo de presencia de la enfermedad (Madec et al., 1998).

Se sabe que es posible influenciar sobre el desarrollo de la colibacilosis post-destete cambiando la composición de la dieta. Las dietas ricas en fibra dietética proporcionan cierta protección contra esta enfermedad (Aumaitre et al., 1995). Por otra parte, un elevado nivel de soja se considera perjudicial en lechones destetados ya que se ha observado su implicación en la aparición de daños en la mucosa intestinal (Li et al., 1991). También se ha sugerido que elevados niveles de proteína en la dieta predisponen a los lechones a padecer enfermedad entérica: el exceso de proteína en los intestinos es degradada por los microbios y puede contribuir a la aparición de diarrea independientemente de la presencia de E. Coli, produciendo subproductos con aminas que irritan la mucosa e inducen diarrea.

Fuentes de proteína

Se debe poner una atención particular en las fuentes de proteína. La harina de pescado es una buena fuente de aminoácidos altamente digestibles y numerosos estudios han demostrado como la adición de este tipo de harina en las dietas de lechones en transición da resultados beneficiosos. Sin embargo, la calidad de la fuente de la harina de pescado usada puede ser muy variable y depende del manejo ya que un tratamiento incorrecto puede conllevar a un rápido deterioro de ésta. La proteína de patata también puede considerarse como una fuente de proteína de alta calidad para los lechones destetados. Plagge y Van der Peet-Schwering (1996) demostraron que los rendimientos de lechones alimentados con una dieta con proteína de patata con niveles de glico-alcaloides reducidos (5 % de inclusión) eran similares a los de lechones alimentados con una dieta con un 3% de proteína láctea.

Cereales

La utilización de diferentes cereales en la dieta puede resultar en una microflora deseable para los cerdos cuando el objetivo es mejorar la salud y bienestar y la utilización de los nutrientes en las áreas donde se esta disminuyendo la dependencia de los antibióticos

Durmic et al. (1998) utilizó dietas altas en almidón resistente (RS) o polisacáridos no amiláceos solubles (NSP) y observó un aumento de las poblaciones de anaerobios totales y Bacteroides spp. y una disminución de las poblaciones de Clostridium spp., Lactobacillus spp. y enterobacterias en el colon de los cerdos alimentados con las dietas enriquecidas en RS (tabla 1). Varios estudios han asociado las dietas altas en NSP y RS a un aumento del número de Brachyspira hyodysenteriae y a una mayor incidencia de disentería clínica (Pluske et al., 1998).

Dietas con cebada aumentan las poblaciones de anaerobios, Lactobacillus spp. y Bifidobacterium spp. mientras que las dietas con trigo aumentan las poblaciones de Bifidobacterium spp. en el ciego en comparación con una dieta a base de cebada (tabla 1).

El aumento de las poblaciones de Lactobacillus spp. y la disminución de las poblaciones de Enterobacteria en el íleon debido a la cebada parece ser positivo dado que Lactobacillus spp. son bacterias simbióticas utilizadas a menudo como probióticos y las enterobacterias incluyen muchos patógenos comunes de lechones destetados incluyendo E. Coli y Salmonella.

La complejidad de las interacciones entre las diferentes poblaciones de bacterias y substratos fermentables presentes en el intestino delgado y el ciego hace difícil poder predecir los efectos sobre la salud y el crecimiento de los cerdos. Además, el hecho que el contenido de fibra de los cereales varíe considerablemente da lugar a un aumento de las complicaciones. Por ejemplo, el contenido en el trigo NDF puede variar entre el 13 a 25 % y en la cebada entre el 21 a 29 % (Fairbairn et al., 1999; Zijlstra et al., 1999). De acuerdo con estas diferencias, las variedades de cereal usadas en la formulación de piensos pueden alterar significativamente las poblaciones bacterianas intestinales.

Tabla 1. Efecto del cereal en dieta sobre la población bacteriana en el íleon y ciego de lechones (Log10).

Enterobacteria
Lactobacillus spp.
Clostridium spp.
Íleon
Maíz
5,83a
7,35a
6,94
Trigo
5,68ab
7,92b
7,02
Cebada
4,80b
7,96b
7,36
Ciego
Maíz
6,27
8,14a
7,76ab
Trigo
6,34
8,40ab
7,59a
Cebada
5,96
8,55b
8,02b
Adaptado de Drew et al., 2002. a,b P<0,05



Selección de ingredientes y alimentación por fases

La selección de los ingredientes que formarán las dietas es de vital importancia para maximizar el potencial de crecimiento inicial y reducir losproblemas de salud o la aparición de desórdenes digestivos tras destetar. Las dietas en transición deben contener ingredientes digestibles, de elevada palatabilidad, que mejoren la ingesta, reduzcan al mínimo el estrés inmunológico y complementen el tracto inmaduro del lechón y estimulen una microflora favorable.

Sin embargo, el aumento en la complejidad de la dieta y del programa dietético aumenta con frecuencia los costes. Debido al hecho que los ingredientes usados para fabricar dietas complejas son relativamente costosos, su efecto sobre el rendimiento de los lechones tanto durante el post-destete como durante el crecimiento debe tenerse en cuenta para optimizar los beneficios.

Para poder realizar una transición gradual del sistema digestivo de los lechones de una dieta alta en grasa y lactosa y con contenido de proteína de patata y pescado hacia una dieta baja en grasa y lactosa y diferentes proteínas de origen vegetal debe realizarse una alimentación por fases (Wolter, 2004). Los objetivos principales de la dieta inicial son emparejar los ingredientes de la dieta con la capacidad digestiva de los lechones a la vez que se aumenta la ingesta de pienso en forma seca (tabla 2).

Tabla 2. Ejemplo de alimentación por fases en cerdos destetados, (%).

Lactación
Post-destete
10-21 d
Fase I
22-28 d
Fase II
29-44 d
Fase III
45-60 d
Ingredientes
Maíz
---
19,15
35,34
41,57
Cebada
---
---
5,00
16,05
Cerales (copos)
14,40
15,53
8,53
---
Salvado de trigo
---
---
---
4,00
Leche en polvo desecada en spray
28,50
22,18
12,68
5,50
Suero en polvo desecado en spray
20,22
16,47
10,27
2,50
Suero reengrasado (50% grasa)
16,50
4,00
1,50
---
Harina de pescado (Lacha, Brevoortia tyrannus)
10,50
8,50
7,50
6,50
Harina de soja (48% PB)
---
7,50
13,00
16,50
Aceite de maíz
3,00
2,00
2,50
3,00
Aceite de coco
2,50
1,00
0,50
---
Dextrosa
2,50
1,50
1,00
---
Piedra caliza
0,60
0,60
0,70
0,70
Fosfato bicálcico
0,15
0,50
0,50
1,00
Sal
0,10
0,10
0,10
0,10
Premezcla vitaminas-minerales
0,65
0,65
0,65
0,65
L-lisina HCl
0,25
0,22
0,15
0,10
dL-Metionina
0,09
0,06
0,06
0,06
Triptófano
0,04
0,04
0,02
0,01
Composición
EM (Kcal/kg)
3700
3400
3300
3200
Proteína (%)
22,12
22,35
21,02
20,00
Lisina (%)
1,75
1,64
1,41
1,25
Ca (%)
1,10
1,00
0,91
0,91
P (%)
0,90
0,90
0,75
0,75
a Mezcla de cereales: 25% maíz + 25% cebada + 25% avena + 25% trigo

Diarreas en lactación y transición

Prevención de la diarrea en lechones lactantes07-feb-2006 hace 10 años 10 meses

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

araceli hurtado regalado24-ene-2016 (hace 10 meses 13 días)

hola tengo 8 cerditos de 10 dias pero estan con diarrea y no se que darles sera de lo que se an soleado porque sus lominos estan quemados del sol la diarrea es de blanco y de otros es de amarillo.

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags