Lee este artículo en:

El microbioma y las infecciones virales

Este artículo relaciona distintos perfiles de microbiota con la mayor o menor gravedad en la clínica, lesiones y carga viral en una infección conjunta con los virus del PRRS y PCV2, lo que abre una ventana de oportunidades.

Martes 31 octubre 2017 (hace 25 días)
jlarnalJ. Blas R. Carmen CiaR. Cubillos G.juan-carlos.cab

Artículo

Rebecca A. Ober, James B. Thissen, Crystal J. Jaing, Ada G. Cino-Ozuna, Raymond R.R. Rowland, Megan C. Niederwerder. Una mayor diversidad en la microbiota en el momento de la infección se asocia con mejores tasas de crecimiento en cerdos después de la coinfección con el virus del síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRSV) y el circovirus porcino tipo 2 (PCV2). 2017. Veterinary Microbiology vol 208, pag 203 http://dx.doi.org/10.1016/j.vetmic.2017.06.023

¿Qué se estudia?

El objetivo del estudio fue investigar la influencia de la microbiota en los resultados clínicos y de producción después de padecer coinfecciones virales en porcino.

¿Cómo se estudia?

La hipótesis fue que, en los cerdos, un aumento de la diversidad de la microbiota intestinal proporciona una mayor resistencia a las infecciones virales respiratorias subclínicas. El estudio utilizó cincuenta cerdos negativos a PRRSV de 3 semanas de edad, procedentes de una granja de reproductoras positiva a PCV2. Las muestras fecales recogidas al comienzo del ensayo se enviaron para análisis de la microbiota. La diversidad de la microbiota se determinó mediante el cálculo del número de familias y especies detectadas en cada cerdo. A las 8 semanas de edad, tras una infección experimental con PRRSV y PCV2, se registraron los resultados clínicos, la viremia y el peso. Para asegurar el análisis de las infecciones subclínicas, todos los cerdos que requirieron intervención veterinaria fueron excluidos del ensayo. A los 35 días después de la infección, se pesaron los 40 cerdos restantes y se clasificaron en dos grupos, tasa de crecimiento alta y baja, en función de su GMD desde la inoculación hasta los 35 dias postinfección. En el día 42 post-infección, todos los cerdos se pesaron, se eutanasiaron y se les realizó un detallado exámen post mortem. La evaluación macroscópica y microscópica de las lesiones pulmonares se puntuó de 0 a 4. La evaluación microscópica de la deplección linfoide se puntuó de 0 a 3. Las puntuaciones más altas reflejaron una patología más grave.

¿Cuáles son los resultados?

  1. La ganancia de peso después de la coinfección, fue diferente en los grupos con GMD baja (0,775 +0,075 kg) y GMD alta (0,903 +0,043 kg). De los 50 cerdos infectados con PRRS y PCV2, 10 requirieron tratamiento (20% de morbilidad). El peso final fue estadísticamente diferente entre ambos grupos (52,5+5,3 kg frente a 57,1+2,9 kg; p = 0,028).
  2. El grupo de alta tasa de crecimiento tuvo una menor replicación de PRRS, estadísticamente significativa, medida mediante el área bajo la curva a los 42 días. Los datos de PCV2 mostraron una gran variación, pero indicaron una tendencia a la reducción de la viremia en el grupo de alta tasa de crecimiento.
  3. Los cerdos con alto índice de crecimiento tenían lesiones pulmonares de menor severidad.
  4. En total se detectaron 29 familias y 112 especies microbianas. La microbiota de los cerdos de alto crecimiento tuvo una mayor diversidad, un ratio mayor de Firmicutes:Bacteriodetes, más Rumincoccaciae, Streptococcaceae y menos Methanobacteriaceae.

¿Qué conclusiones se extraen de este trabajo?

La diversidad y la composición de la microbiota, pueden influir en el resultado clínico y la productividad trás las infecciones con PRRSV y PCV2 en cerdos.

El estudio confirma el impacto en el crecimiento de las coinfecciones por PRRS y PCV2 incluso cuando los cerdos no muestran signos clínicos manifiestos.

<p>Enric marco</p>La visión desde el campo por Enric Marco

Es increíble ver en directo como evoluciona la ciencia. Siempre hemos creído que mantener la salud intestinal era beneficioso, pero nunca nos hubiésemos imaginado lo importante que puede llegar a ser. Con las técnicas de biología molecular de las que disponemos hoy en día, es posible estudiar la microbiota con más detalle y por lo tanto establecer relaciones antes imposibles. Los primeros trabajos que relacionaban cambios en la microbiota con problemas de salud, distintos a los intestinales, aparecen en medicina humana, concretamente estudiando algunos de los problemas que aparecen en pacientes infectados por el virus del SIDA. En estos enfermos se vio una relación entre ciertos perfiles de microbiota y el desarrollo de lo que se ha conocido como envejecimiento precoz. En veterinaria ya se habían publicado artículos que relacionan la microbiota de lechones de pocos días de vida, con la predisposición a padecer, o no, procesos diarreicos al post-destete; pero el presente artículo, relaciona distintos perfiles de microbiota con la mayor o menor gravedad en la clínica, lesiones y carga viral en una infección conjunta con los virus del PRRS y PCV2, lo que abre una ventana de oportunidades.

La posible manipulación de la microbiota intestinal podría ser un instrumento muy útil en la clínica porcina, especialmente en estos tiempos en que la reducción del uso de los antimicrobianos ha pasado de ser un antojo de algunos, a una necesidad. Sin embargo, y por desgracia, todavía no sabemos cómo manipularla para que cambie hacia un perfil concreto. Se me ocurren un montón métodos para probar ¿Podrían aplicarse en cerdos técnicas de trasplante fecal como las que se aplican en humana? ¿Deberíamos realizar el feed-back de modo distinto a como lo hacemos hoy, es decir, utilizando heces de animales sanos y no de enfermos? ¿Podríamos manipular la microbiota de lechones cambiando la de sus madres?

Recuerdo una charla de Fernando Fariñas en que enfatizaba la importancia del sistema inmune intestinal, creo recordar que comentó que el 70% de las células del sistema inmune se encontraban en el intestino. A la vista de los resultados del presente trabajo parecería que dependiendo de qué perfil de microbiota se tenga, la respuesta inmune se vería beneficiada o no en presencia de ciertos procesos. Y posiblemente, en un futuro, sabremos si estos perfiles de microbiota deben ser distintos para mejorar la respuesta a distintos procesos, o con conseguir un perfil concreto ya mejoramos la respuesta inmune frente a todo. No me cabe ninguna duda de que este tipo de trabajos nos presentan un mundo de oportunidades que posiblemente veremos convertirse en realidad en los próximos años.

Del laboratorio a la granja

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags