Lee este artículo en:

Lechones de bajo peso y de cerdas jóvenes; una combinación muy peligrosa (II): Medidas de control

Los lechones pequeños y de baja viabilidad son un problema creciente y representan una de las principales causas de mortalidad pre-destete.

En el artículo anterior explicamos la creciente importancia de la desigualdad de las camadas en las genéticas actuales, cuya prolificidad parece ser superior a su capacidad para criar a esa descendencia. También comentamos la influencia del número de parto de las cerdas. A continuación detallaremos algunos factores que influyen sobre la viabilidad de los lechones y cómo controlarlos.

Los lechones pequeños y de baja viabilidad son un problema creciente y representan un elevado coste en la industria actual, ya que suponen una de las principales causas de mortalidad pre-destete, y tienen un bajo rendimiento y mayor mortalidad en las transiciones. El gráfico 1 muestra cómo se distribuye la mortalidad en lactación a lo largo de un año.

Distribución de la mortalidad en lactación a lo largo de 2012

Gráfico 1. Distribución de la mortalidad en lactación a lo largo de 2012. Fuente: Resultados basados en 293.262 lechones muertos (base de datos PigCHAMP Pro Europa, datos de Europa y Latinoamérica).

Es interesante comprobar cómo más de la mitad de las bajas se producen más allá del tercer día e incluso un 25 % a partir de la segunda semana. En muchos casos las bajas se deben a la muerte de lechones poco viables durante los días siguientes al parto. Sólo las bajas que ocurren durante el periparto (< 2 d de vida) tienden a disminuir a lo largo del año mientras que se mantienen estables las bajas de 2 a 8 días y las de la segunda semana en adelante. Hay varios factores que pueden estar relacionados con esta tendencia y cuyo estudio en profundidad dejamos para posteriores artículos.

Esta falta de viabilidad es de origen multifactorial, estando entre esos factores:

  1. La línea genética. Las líneas genéticas generalmente se escogen por otros motivos y no suele ser un tema modificable en nuestra actividad diaria. Sin embargo debemos considerar la selección de líneas capaces de trasmitir más rusticidad y resistencia, pudiendo haber diferencias muy notables entre ellas. Generalmente las líneas más extendidas (LW y Pietrain) suelen presentar vitalidades menores que otras menos presentes como Duroc o Hampshire.
  2. La alimentación inadecuada en gestación, sobre todo en el último tercio, es un factor de importancia creciente, en particular en los sistemas de cerdas alojadas en grupo donde no siempre podemos asegurar que cada cerda ingiere la cantidad adecuada. Comprobar que las cerdas están comiendo lo que se espera en sistemas de alimentación con microchip o bien con control visual del estado de carnes en sistemas manuales debe ser una constante para evitar el riesgo de camadas de bajo peso y desigualdad mayor de lo deseable. Recordemos que la desigualdad por si misma es capaz de generar mayor mortalidad en adición a la existencia o no de bajo peso (Cáceres, 2001).
  3. Por otra parte, los lechones nacidos de cerdas primíparas presentan un peso más bajo al nacimiento (Tantasuparuk et al, 2001) y al destete (Burkey et al, 2008) que los de cerdas multíparas. En el post-destete son más susceptibles a enfermedades, consumen más medicación y presentan mayor mortalidad (Holyoake, 2006). Una de las razones es la menor concentración de IgG en el calostro de las cerdas primerizas (Cabrera et al 2012), por lo que aún incrementamos más los riesgos para el lechón.


Factores del periparto:

a.- Evitar el sufrimiento fetal por hipoxia tanto intermitente como prolongada, ya que debilita enormemente a los lechones haciéndolos menos viables (Trujillo-Ortega, 2006). Los niveles elevados de lactato que se generan por esta causa correlacionan firmemente con mortalidades más elevadas. Para algunos autores esta causa es tan importante como el peso al nacimiento (Herpin, 1995), ya que disminuye la ingesta de calostro y la capacidad de termorregulación. Recordemos que el signo más evidente de sufrimiento fetal es la presencia de lechones manchados con meconio (foto 1).

Lechón manchado con meconio, indicador de sufrimiento fetal

Foto 1. Lechón manchado con meconio, indicador de sufrimiento fetal.

b.- Evitar las temperaturas menores de 34 ºC para el lechón en los primeros días tras el parto ya que le obligan a movilizar sus escasas reservas. La pérdida de temperatura es notable tras el parto, sin embargo dicha pérdida es mucho menor si atendemos el parto y secamos al lechón (Morales, 2010).

Pérdida de temperatura en lechón sin secar tras el parto (en verde)

Foto 2. Pérdida de temperatura en lechón sin secar tras el parto (en verde).

Evolución de la temperatura en lechones secados tras el parto o no

Gráfico 3. Evolución de la temperatura en lechones secados tras el parto o no.

Esta pérdida de temperatura también retrasa la primera ingesta de calostro lo que retroalimenta negativamente la situación de pérdida de energía y menor ingesta de calostro del lechón. También debemos recordar que la capacidad del lechón para la gluconeogénesis es limitada y el riesgo de que estos lechones entren en hipoglucemia y mueran es mucho más elevado (Svendsen, 1986). Estos síntomas pueden confundirse con patologías infecciosas nerviosas.

Por tanto, para mejorar los problemas de viabilidad relacionados con el periparto y en particular en los lechones de bajo peso, debemos:

  • Inducir, supervisar y controlar cuidadosamente la duración del parto. Debemos tener especial cuidado con las inducciones tempranas, ya que las gestaciones se están alargando (algo más de un día, BD PigCHAMP Pro Europa SL) y en general se mantienen los patrones de sincronización tradicionales que no contemplan este alargamiento.
  • Asistir de manera especial a los lechones de mayor riesgo:
    • Los de bajo peso.
    • Los de primíparas.
    • Los nacidos al final del parto.
  • Separar la placenta rápidamente.
  • Secar los lechones nada más nacer.
  • Ayudar a los lechones a que encuentren rápidamente la ubre y considerarla posibilidad de ordeño y suministro de calostro a los lechones más débiles.
  • Colocación de al menos un foco suplementario en la parte posterior de la cerda.
  • Administración de suplementos energéticos e IgG’s (generalmente de otras especies).

La literatura existente sobre la viabilidad de los lechones de bajo peso sugiere que generalmente no es factible la cría de lechones con un peso inferior a los 900 gr y sólo es viable económicamente en granjas especializadas de muy alto nivel sanitario y de manejo, generalmente con el fin de comercializarlos como tostones (para restauración).

Estos lechones de bajo peso y menor viabilidad son más magros al destete y parecen tener un sistema digestivo menos activo (Cranwell, 1997) por lo que encaran la fase de transición en condiciones de clara desventaja. En el próximo artículo explicaremos en detalle el rendimiento productivo y sanitario esperable de estos lechones.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags