Lee este artículo en:

El intervalo entre partos: ¿cuánto influye en la producción?

El intervalo entre partos (IEP), es uno de los parámetros productivos más comúnmente utilizados como indicador de la eficiencia productiva de una explotación y se define como el número medio de días que transcurren entre un parto y el siguiente. Está directamente relacionado con el número de partos por hembra y año.

El intervalo entre partos (IEP), es uno de los parámetros productivos más comúnmente utilizados como indicador de la eficiencia productiva de una explotación y se define como el número medio de días que transcurren entre un parto y el siguiente. Está directamente relacionado con el número de partos por hembra y año de la siguiente forma:

Nº de partos por hembra y año = 365 (días/año)/IEP (días/parto)

A continuación explicaremos la forma de calcularlo, los parámetros de la granja que le influyen y cuál es su propia influencia en la productividad de la granja.

Cálculo

Hay varias formas de calcularlo. La primera forma es muy sencilla. Lo veremos con un ejemplo:

Ejemplo 1: En una granja con 10 cerdas con unos resultados "tipo" (duración de la gestación 115 días, duración de la lactación 24 días y un intervalo destete-1ª cubrición de 5 días), el intervalo entre partos sería:

IEP: 115 + 24 + 5 = 144 días

Si las 10 cerdas se comportaran exactamente igual, el intervalo entre partos de la granja sería de 144 días.

Sin embargo, si una de ellas repite a los 21 días, su IEP sería:

IEP: 144 + 21 = 165 días

El intervalo entre partos medio de la granja sería:

(144 * 9 ( cerdas que no repiten) + 165 (cerda que repite) )
-------------------------------------------------------------------------------------------------------- = 146,1 días
10 (nº total de cerdas)

Por tanto, la repetición a 21 días supone un incremento del IEP medio de 2,1 días, es decir, al igual que cualquier fallo reproductivo, influye negativamente en el intervalo entre partos.

En cuanto al intervalo destete-1ª cubrición, con el fin de englobar y/o considerar en los cálculos del IEP los fallos reproductivos, se usa el parámetro "intervalo destete-cubrición fértil" en lugar del intervalo destete-1ª cubrición (ver artículo (“Intervalo destete-cubrición: Qué le influye y cómo podemos controlarlo”).

Si extrapolamos nuestro ejemplo a una granja real durante un periodo determinado, el IEP será la suma de la duración media de la gestación, más la duración media de la lactación, más el intervalo destete-cubrición fértil medio de ese mismo periodo.

La segunda forma de calcularlo es a partir del nº de partos/cerda/ año, que a veces es más sencillo de obtener. A continuación se explica en el ejemplo 2:

Ejemplo 2: Si se conoce el nº de partos ocurridos en una granja en 6 meses, y el censo medio de esos seis meses, el nº de partos/cerda/ año sería:

Nº partos de los 6 meses * 2 (para extrapolarlo al año entero)
--------------------------------------------------------------------------------------------------
Censo medio de los 6 meses

Una vez calculado el nº de partos/cerda/año, se calcula el intervalo entre partos, mediante la fórmula expresada al comienzo del artículo.

Parámetros que influyen en el IEP

Asumiendo que la duración de la gestación media tiene muy pocas variaciones dentro de una granja, los dos parámetros que tienen una mayor influencia en el intervalo entre partos son la duración de la lactación y el intervalo destete - cubrición fértil.

a) Duración de la lactación: Tiene una gran influencia ya que un incremento de 1 día en la duración media de la lactación, significa un incremento de 1 día en el intervalo entre partos. Este es uno de los inconvenientes de incrementar la edad al destete, aunque lógicamente también hay ventajas (ver artículo "¿Lactaciones cortas o largas?).

b) Intervalo destete-cubrición fértil: A este parámetro le afectan fundamentalmente dos indicadores: el intervalo destete-1ª cubrición y las pérdidas o fallos reproductivos.

  • Intervalo destete-1ª cubrición: Lógicamente, cuanto mayor sea éste, peor será el intervalo entre partos. Debemos buscar reducir al mínimo el porcentaje de cerdas retrasadas (con intervalo destete- 1ª cubrición mayor de 6 días).
  • Pérdidas reproductivas: Como hemos comentado anteriormente, cada pérdida reproductiva supone un empeoramiento en el intervalo entre partos, lógicamente mayor cuantos más días se acumulen. Por ejemplo, una cerda que aborta a los 55 días post-cubrición y que luego se cubre 25 días después (es decir, acumula 80 días no productivos) afectará al intervalo entre partos 4 veces más que una repetición de 20 días. Esto redunda en lo que se ha comentado en otros artículos sobre la importancia de minimizar los días no productivos de la explotación (recordemos que su valor oscila entre 1,5 y 3 € en España).

Influencia del intervalo entre partos en la productividad

Para observar la influencia que tiene la variación del IEP en la productividad de una granja, concretamente en los partos/cerda/año.

Ejemplo 3: Supongamos una granja en la que se mantiene constante el número de lechones destetados/parto, por ejemplo 10. La diferencia con dos intervalos entre partos distintos.

  • Intervalo entre partos de 151 días.

    Para este intervalo entre partos, el número de partos/cerda y año es:

    Nº partos/cerda/año = 365/151 = 2,417

    Si multiplicamos los partos/cerda/año por el número de lechones destetados/parto, obtenemos 24,17 lechones destetados/cerda/año

  • Intervalo entre partos de 158 días.

    Haciendo los mismos cálculos, tenemos:

    Nº partos/cerda/año = 365/158 = 2,31

    Y de la misma manera obtendríamos 23,1 lechones destetados/cerda/año

Es decir, en este caso un incremento de 7 días del intervalo entre partos supone 1,07 lechones destetados menos al año por cada cerda. Para una granja de 500 cerdas en ese supuesto supondría 535 lechones destetados menos o lo que es igual, 76,5 lechones destetados menos al año por cada día de incremento del intervalo entre partos.

Como vemos, el IEP tiene una influencia directa en la productividad de la granja, y por tanto, tanto éste como su homólogo (nº de partos/hembra/año), son factores que deben controlarse y monitorizarse con el fin de detectar y prever variaciones del sistema con el fin de adelantarnos a los cambios o variaciones del sistema productivo.

Artículos relacionados

Datos productivos

¿Mi trabajo importa? Yo introduzco y proceso datos25-jul-2008 hace 8 años 4 meses 9 días
Cerda nodriza: muy útiles pero cuidado con su registro28-may-2008 hace 8 años 6 meses 6 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags