¿Lactaciones cortas o largas?

Durante las últimas décadas, en que la producción porcina se ha intensificado enormemente, una de las tendencias más marcadas ha sido de acortar la duración de la lactación de las cerdas persiguiendo dos objetivos fundamentales: aumentar la productividad anual de la cerda y mejorar el estado sanitario de los lechones.

Durante las últimas décadas, en que la producción porcina se ha intensificado enormemente, una de las tendencias más marcadas ha sido de acortar la duración de la lactación de las cerdas, persiguiendo dos objetivos fundamentales:

- Aumentar la productividad anual de la cerda, ya que si se reducen los días de lactación el intervalo entre partos también se reduce y como consecuencia, el número de camadas/cerda/año aumenta.

- Mejorar el estado sanitario de los lechones, ya que disminuyendo la edad al destete, especialmente en producciones en múltiples sitios (isowean y similares), el riesgo de infección de los lechones en cuanto a ciertas patologías existentes en la granja de madres disminuye, por lo que los resultados productivos en los destetes y engordes pueden mejorarse.

Actualmente la normativa sobre bienestar animal obliga a incrementar la edad al destete, no siendo inferior a 28 días, salvo excepciones y muchos productores dudan sobre los efectos de este cambio sobre sus producciones. En este artículo vamos a revisar el efecto de este cambio utilizando información derivada de la base de datos de PigCHAMP del año 2006.

La mayor parte de los destetes se producen en torno a dos grupos de edad principales:

• Lactaciones cortas, en torno a 21 días de media.

• Lactaciones largas, en torno a 28 días de media.

A continuación, estudiaremos el efecto de la duración de la lactación sobre algunos de los parámetros productivos de más importancia en reproductoras:

1. Intervalo entre partos (IEP): Como se ha comentado anteriormente, la principal ventaja de las lactaciones cortas es una reducción en el IEP. Según la base de datos, el IEP de cada grupo fue el siguiente:

- Lactaciones cortas (media 21,7 días): 151 días
- Lactaciones largas (media 28,0 días): 154 días.

A partir de estos resultados observamos que una reducción de 7 días en la lactación no implica una reducción de 7 días en el IEP, ya que éste depende de otras variables como el intervalo destete -1ª cubrición o el intervalo 1ª cubrición- concepción (fallos reproductivos).

2. Intervalo destete -1ª cubrición (ID1ªC): Como se muestra en el gráfico 1, este parámetro varía muy poco entre los dos grupos de lactación (21 vs 28 días), aunque se aprecia un ligero descenso en el grupo con la lactación más larga. Resulta muy claro el elevado intervalo destete -1ª cubrición que muestran las cerdas con lactaciones muy cortas (menos de 17 días).

Gráfico 1: Efecto de la duración de la lactación sobre el ID1ªC.

Análisis de la duración de la lactación
Granja G1
Completado 07-pct-07
4.399 cerdas destetadas completamente entre 01-ene-06 y 31-dic-06 (duración media de la lactación 26,8 días)
Gráfico de días hasta la primera cubrición frente a duración de la lactación (media días hasta la primera cubrición=7,3)

3. Prolificidad: Las posibilidades de obtener mejores resultados con lactaciones más largas ha sido ampliamente descrito. Este hecho se fundamenta en que debido a que al transcurrir más tiempo entre el parto y la siguiente cubrición la involución uterina es mayor, lo que favorecerá la implantación de los embriones para el siguiente parto. En el gráfico 2 se muestra la prolificidad (nacidos totales) en función de la duración de la lactación del parto anterior.

Gráfico 2: Efecto de la duración de la lactación sobre la prolificidad al siguiente parto.

Análisis de la duración de la lactación
Granja G1
Completado 07-pct-07
3.184 cerdas destetadas completamente entre 01-ene-06 y 31-dic-06 (duración media de la lactación 27,0 días)
Gráfico de nacidos totales frente a duración de la lactación (media nacidos totales = 12,6)

Como se puede observar, el efecto de la duración de la lactación sobre la prolificidad sigue una distribución lineal, aumentando los NT a medida que aumenta la duración de la lactación.

4. Tasas de repeticiones (TR) y de partos (TP): Según el gráfico 3, no existen diferencias muy marcadas entre los dos grupos aunque sí que se puede observar una TR más elevada en las cerdas con lactaciones más cortas y, por tanto, la tasa de partos obtenida por estas cerdas suele ser más baja.

Gráfico 3: Efecto de la duración de la tasa de partos y la tasa de repetición.

Análisis de la duración de la lactación
Granja G1
Completado 07-pct-07
4.399 cerdas destetadas completamente entre 01-ene-06 y 31-dic-06 (duración media de la lactación 26,8 días)
Media tasa de partos 84,7 % Media tasa de repetición 11,1 %

Aunque no es objeto de este artículo, es importante recordar que los buenos resultados que parecen obtener las cerdas con lactaciones más largas dependen en gran medida de una correcta alimentación en la maternidad.

En base a todo lo anterior podemos concluir que las lactaciones en torno a los 28 d no tienen por qué suponer una pérdida de productividad, como muchos productores temen, sino que los rendimientos de la granja pueden verse incluso incrementados en base a la combinación de los parámetros reproductivos afectados. Además de las conclusiones generales anteriores, no debemos olvidar que para conocer el impacto de uno u otro sistema de forma precisa en nuestra granja, es imprescindible llevar un registro correcto y actualizado de los datos de la granja y analizarlos correctamente.

Artículos relacionados

Datos productivos

¿Cuándo se mueren las cerdas? (I)27-sep-2007 hace 9 años 2 meses 5 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags