5 comentarios

Lee este artículo en:

¿Cuál es la mejor edad para la primera cubrición? Pues depende

El mes de nacimiento de las cerdas influye en el número de lechones nacidos vivos en el primer parto.

En el artículo anterior hablamos de la importancia de unos excelentes resultados en el primer parto para logar que esas cerdas se sitúen en la punta de la pirámide productiva. Para conseguirlo, está en nuestras manos ofrecer un trato de altísima calidad a las futuras reproductoras en temas como la nutrición, sanidad, manejo, etc. Sin embargo, existen factores que, en cierta medida, escapan a nuestro control. Uno de esos factores es la climatología, especialmente en el sur de Europa donde las temperaturas son muy elevadas en verano.

Las consecuencias provocadas por el clima sobre los resultados de la cubrición de las cerdas, son conocidas desde hace años, pero… ¿Podemos minimizar o sortear esos efectos negativos? Y si existiese esa posibilidad, ¿Ha sido evaluada su eficacia?

La respuesta a ambas preguntas es Sí.

El estudio sobre la predicción de la producción basado en los resultados del primer parto del que hablábamos en el artículo anterior (Ilida, Piñeiro y Koketsu, 2015), analiza las consecuencias del clima sobre los resultados del primer parto en cerdas del sur de Europa. Uno de los hechos más sorprendentes que han surgido de este estudio, es que la edad optima a la primera cubrición depende de la época de nacimiento de la cerda.

En el gráfico inferior puede observarse la relación entre la edad a la primera cubrición y los lechones nacidos vivos (LNV) en el primer parto en cuatro grupos de cerdas según el mes de nacimiento de dichas cerdas:

  • Grupo 1: cerdas nacidas en el primer trimestre del año (enero-marzo).
  • Grupo 2: cerdas nacidas en el segundo trimestre (abril-junio).
  • Grupo 3: cerdas nacidas en el tercer trimestre (julio-septiembre).
  • Grupo 4: cerdas nacidas en el último trimestre (octubre-diciembre).

Para simplificar la comprensión de los efectos que se observan, agrupamos las cerdas en: Nacidas en el primer semestre del año (enero-junio) o en el segundo (julio-diciembre).

Como se observa en el gráfico 1, las cerdas nacidas de julio a diciembre incrementan los LNV conforme se incrementa la edad a la primera cubrición, mejorando en el primer parto hasta 0,4 LNV respecto de las cerdas cubiertas a la misma edad y nacidas entre enero y junio.

Este efecto resulta llamativo y no ha sido descrito anteriormente. ¿A qué puede deberse esta mejora?

Es posible que tenga que ver con el periodo de maduración sexual, que en las primeras se va a producir siempre en las épocas menos calurosas (entre enero y junio) mientras que las otras maduran parcialmente en verano. En particular las nacidas entre enero y marzo cuya maduración se produce en los meses más calurosos, son las que peores resultados ofrecen en cuanto a LNV con cubriciones tempranas.

En base a esta posible explicación, podemos concluir de forma práctica que conviene tener en cuenta cuándo se produce la maduración sexual de la cerda y el periodo de preparación para la monta, ya que, si coincide con los periodos más calurosos, el estrés térmico derivado del mismo y una ingesta de alimento probablemente más baja da lugar a un retraso en el desarrollo y de la maduración sexual y, por tanto, a una mayor edad óptima a la primera cubrición.

Relación entre el mes de nacimiento y la edad a la primera cubrición con los lechones nacidos vivos en el primer parto

Gráfico 1. Relación entre el mes de nacimiento y la edad a la primera cubrición con los lechones nacidos vivos en el primer parto.

Para minimizar este efecto, también puede considerarse la utilización de dietas más concentradas para nulíparas que maduren en los meses más calurosos, en particular para los nutrientes clave. Aunque esto necesitaría ensayos específicos que puedan determinar el posible impacto de esa decisión.

En resumen, este tipo de estudios realizados con grandes números de historiales de cerdas (109.373 cerdas en este caso), pueden ofrecernos estadísticas sólidas sobre tendencias productivas o efectos que, de otra forma, serían inapreciables.

Ahora que conocemos estas tendencias productivas, podemos usarlas en nuestro favor para conseguir que los resultados en el primer parto de nuestras cerdas sean de 15 o más nacidos vivos, ya que serán estas cerdas las más longevas y las que nos proporcionen los mejores rendimientos.

Datos productivos

La ceguera de las cojeras (1/2)09-may-2016 hace 6 meses 29 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

utopiaazulVeterinario03-feb-2016 (hace 10 meses 5 días)

Felicitaciones por tan buen artículo, solo tengo una observación ¿se tomó en cuenta el peso al nacimiento de estas hembras? , algunos estudios sugieren el peso al nacimiento como predictor del rendimiento reproductivo de la hembra nulípara, ¿podría haber diferencias en el peso al nacimiento según la época del año en dicho estudio?.

Carlos Piñeiro04-feb-2016 (hace 10 meses 4 días)

Gracias por la opinión y por la pregunta. En un numero tan elevado de reproductoras en diferentes paises y con tantas granjas involucradas, se han utilizado los datos provenientes de los diferentes programas de gestión que cada ganadero utilizaba y una vez revisados y filtrados se han integrado en una base de datos comun, sobre la que se ha efectuado el analisis. El peso al nacimiento es algo que muy pocos ganaderos recogen de forma rutinaria cuando crían sus propias F1 y es algo que practicamente nunca llega como información por los proveedores de genética en las cerditas de reposición enviadas a las granjas, por lo que no se ha tomado en cuenta.
En cualquier caso, es algo que nos gustaría poder definir con mayor precisión y en las granjas que ya han empezado a trabajar con este sistema, estamos recogiendo esos datos para poder correlacionarlos con los rendimientos reproductivos posteriores. Si te animas podemos trabajar en ese área de manera conjunta.
Saludos

utopiaazulVeterinario04-feb-2016 (hace 10 meses 4 días)

Muchas gracias por la pronta respuesta, estoy tomando datos de peso al nacimiento en reproductoras aproximadamente hace unos 4 meses, este proceso tardara pero estaría muy gustosos de compartir los resultados que obtendré.
Saludos

rafael barradas09-feb-2016 (hace 9 meses 29 días)

Gracias por el excelente articulo. Una inquietud.Existe una vieja creencia de que la precosidad de las cerdas guarda cierta relación con la cantidad de machos o hembras en la camada y que la tendencia es que donde la cantidad de hembras es mayor significativamente, es que esas lechonas ciclan mucho más temprano. Hay algún estudio que avale esta creencia?

Carlos Piñeiro04-mar-2016 (hace 9 meses 4 días)

Hola Rafael,
Gracias por la opinion.La verdad es que no lo había oido ni conozco ningun articulo a ese respecto. Si encuentras alguna cosa, enviamelo por favor.

Saludos

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags