Plan de desratización en las explotaciones porcinas (2/4): Tácticas de actuación para el control de roedores

Para un correcto plan de acción, es importante tener un programa de control de plagas, perfectamente documentado y que se mantenga al día.

Para un correcto plan de acción, es importante tener un programa de control de plagas, perfectamente documentado y que se mantenga al día.

 

Tácticas de control cultural

Son tácticas de acción preventiva que reducen e impiden que los roedores se refugien dentro de las instalaciones.

  • Eliminar las malezas que se encuentren a 30 metros alrededor de las naves, depósitos o almacenes de alimentos y en el perímetro de las lagunas de efluentes (purines).
  • Eliminar neumáticos, maquinarias y cualquier depósito que suponga un refugio para los roedores.
  • Eliminar posibilidad de accesos a las instalaciones, con ventanas y puertas cerradas, principalmente durante la noche.
  • Tapar todos los orificios de más de 2 cm de diámetro (entrada de cañerías, tubos de alimentación, gas, agua, trampillas de ventilación, etc.).
  • Evitar la formación de charcos de agua.
  • Tapar todos los depósitos que contengan agua (agua de bebida, cooling…)
  • Sellar los sistemas de desagües en las rejillas.
  • Colocar los desperdicios en lugares con cierres herméticos.
  • Limpieza frecuente de restos de pienso y de las naves.
  • Los alimentos deben guardarse en almacenes destinados a este uso, deben colocarse sobre palets y/o tarimas, con puertas protegidas por una placa inferior y, si hay ventanas, deben estar cerradas.
  • Evitar pérdidas de pienso en silos, sacos rotos, etc.

 

Tácticas de control pasivo

Por lo general, se recomiendan métodos inocuos de captura o trampas, especialmente indicadas en espacios como oficinas, habitaciones o laboratorios, cerca de alimentos, comederos y otros lugares donde no está indicado el uso de cebos rodenticidas por tener un alto riesgo de intoxicación.

No son efectivos con grandes poblaciones pero sí son un complemento perfecto.

También son importantes para conocer la intensidad de la plaga en las diferentes naves de la explotación.

Se deben colocar en los sitios de paso, entrada de madrigueras o lugares cercanos donde se alimentan las ratas y ratones.

 

Tipos de trampas:

Trampas adhesivas ya preparadas con un atrayente alimentario.

Trampas elaboradas a partir de pegamentos especiales con atrayentes para roedores.

Trampas adhesivas

Trampas mecánicas

Trampas mecánicas

Trampas de captura múltiple, en cuyo interior se pone un cebo alimentario. Los roedores entran pero no pueden salir. El problema de estas trampas es que no les matan, sólo los capturan. Pueden llegar a capturar entre 5 y 10 ejemplares. A veces se recomienda poner una trampa adhesiva en su interior para que queden pegados y mueran.

Trampa multicaptura

Otras tácticas de control pasivo son los métodos biológicos a base de depredadores. Son métodos muy antiguos pero deberían estar restringidos porque son factores de riesgo de enfermedades por la interacción entre las ratas–depredador–cerdo–hombre. Los más utilizados como medida de control de roedores en las explotaciones porcinas son los gatos, pero es un factor de riesgo en la transmisión de enfermedades zoonóticas como la toxoplasmosis. Por otro lado, hay que tener mucho cuidado de que no coman cebos envenenados (intoxicación primaria) ni ratas muertas por estos cebos envenenados (intoxicación secundaria), con graves consecuencias para su salud, si no se tratan a tiempo.

 

Tácticas de control activo

Son tácticas activas, resolutivas e imprescindibles, donde se emplean los cebos rodenticidas. El objetivo de estas tácticas es reducir las poblaciones de roedores y evitar que colonicen la granja.

cebos rodenticidas

Debe existir una plantilla o programa de control de roedores para cada nave de la granja: verracos, gestación, parideras, transición, engorde, almacén de alimentos, oficinas, etc.

Los rodenticidas se colocarán dentro de portacebos.

Los rodenticidas se colocarán dentro de portacebos

 

El programa de desratización debe incluir, como mínimo:

  • Persona o empresa responsable.
  • Croquis de la instalación indicando la posición y numeración de los portacebos.
  • Productos que se utilizan.
  • Frecuencia de revisión de portacebos y reposición de los cebos.
  • Comprobación y registro de las actuaciones.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags