Lee este artículo en:

DTH: Una nueva opción para comprobar la observancia de la vacunación frente a PCV2

Una prueba que permite verificar la realización y/o calidad de la vacunación en casos como la compra de lechones para cebar.

Miércoles 6 agosto 2014 (hace 2 años 4 meses)
Ricardo.Salvador OliveragroarrabazaJuan Hernandez

En términos prácticos podemos definir la observancia como la correcta aplicación o seguimiento de las normas de utilización de un producto o de una prescripción. Por su parte, las siglas DTH se emplean para denominar una reacción de hipersensibilidad conocida comohipersensibilidad retardada o tipo IV. ¿Qué tiene que ver una reacción de hipersensibilidad con una correcta pauta de vacunación frente a PCV2? Puede ser que nuestra primera respuesta sea “poco o nada”. Sin embargo tiene mucho que ver, como vamos a explicar en este artículo.

Aplicación intradérmica del antígeno

Foto 1. Aplicación intradérmica del antígeno

La prueba DTH resulta muy familiar en el mundo veterinario porque se emplea para el diagnóstico de la tuberculosis. En efecto, es la conocida prueba de la tuberculina o tuberculinización y se basa en la reacción de hipersensibilidad que muestra un animal frente a un antígeno si previamente ha tenido contacto con él. La aplicación por vía intradérmica del bacilo tuberculoso inactivado, o de una fracción proteica purificada del mismo, produce una reacción de hipersensibilidad que se manifiesta al cabo de unas horas en el punto de inoculación y que se caracteriza por un engrosamiento de la piel, edema, eritema o induración. Desde hace años se sabe que esta prueba está relacionada con la inmunidad de tipo celular, sin embargo se utiliza para detectar animales infectados y ayudar a la erradicación de la tuberculosis. Por lo tanto, ¿cómo puede servirnos para la evaluación de la observancia en la vacunación frente a PCV2? Muy sencillo: el circovirus porcino tipo 2, como agente vírico , es un patógeno intracelular y por tanto susceptible de generar una respuesta de inmunidad celular adaptativa. De hecho, las vacunas frente a PCV2 desencadenan, en condiciones normales, una respuesta tanto humoral como celular frente a dicho virus.

Reacción típica de eritema observada 24 h tras aplicación en la piel del abdomen

Foto 2. Reacción típica de eritema observada 24 h tras aplicación en la piel del abdomen.

El siguiente paso es ¿cómo podemos aplicar la prueba DTH con fines de observancia? Es muy sencillo, tan sólo tenemos que inocular antígeno de PCV2 intradérmicamente en los animales problema (en los que queremos saber si están vacunados o no) a un intervalo adecuado después de la presunta fecha de vacunación. Como la vacunación frente a circovirus se suele realizar a las 3-4 semanas de vida, deberemos dejar transcurrir al menos 3 semanas para hacer la prueba. Debido a que esta prueba puede dar una respuesta positiva (aunque de menos magnitud) en animales con inmunidad maternal celular, aconsejamos retrasarla hasta las 7-9 semanas de vida, es decir 4-6 semanas post-vacunación. Esta no es una prueba con valor individual sino colectivo, por ello se aconseja realizarla en unos 10-15 animales por grupo de edad, en función del tamaño del lote. Los resultados se leen al cabo de unas 24 h, pudiéndose hacer una lectura cualitativa (positivo/negativo) y/o cuantitativa (diámetro de la reacción). La reacción que se produce (foto 2), que puede ser una zona de induración o de enrojecimiento, acompañada o no de edema, depende de la zona de la piel donde se inyecta y del dispositivo usado para la inyección del antígeno. En lechones de 7-10 semanas, es mejor aplicarlo en el abdomen, entre la última y penúltima tetilla. No es necesario tranquilizar a los animales puesto que es un procedimientorápido, seguro e inocuo. La gran ventaja es que se puede realizar en el campo y tener el resultado en 24 h sin necesidad de recurrir al laboratorio. Para aplicar el antígeno puede ser suficiente una jeringa de insulina, aunque hay otras alternativas. A la hora de interpretar esta prueba hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La sensibilidad es alrededor del 80-85%, es decir es normal que haya 2-3 animales en el grupo de 10-15 que no presenten reacción, sin que eso signifique que no han sido vacunados; aunque la respuesta habitualsuele ser del 100%.
  • La falta de respuesta no implica que los animales estén desprotegidos, ya que la prueba, como hemos dicho, detecta la inmunidad celular y la protección depende no sólo de la inmunidad celular sino también de la humoral (anticuerpos neutralizantes).

Esta prueba tiene interés para comprobar la realización y/o calidad de la vacunación en casos como la compra de lechones para cebar.

Circovirus porcino (PCV2)

Perspectivas en el diagnóstico PCVAD29-sep-2014 hace 2 años 2 meses 7 días
Fallos vacunales en el control de PCV222-may-2014 hace 2 años 6 meses 14 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags