1 comentarios

Lee este artículo en:

Problemas respiratorios y reproductivos en una granja

Tras la evaluación clínica y serológica se decide vacunar frente a PRRSV con lo que se consigue una mejora del estado sanitario de la granja. Unos meses después aparece una tos severa en los cebaderos, después en la transición y también en las cerdas.

Descripción de la explotación

En febrero y en octubre de 2013 aparecieron problemas respiratorios y reproductivos en una granja de ciclo cerrado en Warmian-Masurian Voivodeship, en Polonia. La reproducción constaba de 400 cerdas de distintas razas organizadas en bandas de unos 55 animales. Los lechones se destetaban a las 4 semanas y pasaban a la nave de transición situada a unos 30 metros. A las 10 semanas eran trasladados al engorde, a 8 kilómetros de la reproducción y la transición. En las salas de parto y en el destete se llevaba a cabo un protocolo estricto de todo dentro/todo fuera. Cada 3 meses se adquiría un grupo de 40 cerditas de reposición que procedían de un productor independiente, libre de PRRS. Durante la cuarentena, las cerditas se vacunaban dos veces contra influenza.

Los lechones se vacunaban contra Mycoplasma hyopneumoniae, Actinobacillus pleuropneumoniae y PCV2. Las cerdas se vacunaban contra PPV, erisipelas, Escherichia coli y Actinobacillus pleuropneumoniae.

El nivel de bioseguridad de la granja era bajo. El personal de la reproducción y la transición era el mismo. El personal del engorde no tenía acceso a las cerdas ni a los destetados. Había un matadero a 500 metros de la reproducción.

Granja de cerdos

Problemas reproductivos y respiratorios

La primera visita a la granja fue en febrero de 2013. En la maternidad se observaron varias camadas de lechones débiles. Muchos lechones mostraban palidez o piel amarillenta y, en algunos casos, todos los lechones de una camada eran nacidos muertos o momificados. En la transición, se apreciaron signos respiratorios como disnea o tos. El examen post mortem y el diagnóstico laboratorial confirmaron la presencia de infecciones por Actinobacillus pleuropneumoniae, Streptococcus suis, leptospira y Brachyspira hyodysenteriae.

En el engorde había tos crónica y disnea. El tratamiento antibiótico no fue efectivo. La mortalidad en el engorde estaba alrededor del 8%.

Los síntomas clínicos sugerían PRRS por lo que se tomaron muestras séricas de los lechones, destetados de 6 y 9 semanas y de cerdos de engorde de 12, 15, 18 y 21 semanas de edad para analizar la seroconversión a PRRSV mediante ELISA. Se tomaron muestras de 8 animales de cada grupo de edad. La seroconversión a PRRSV se detectó en animales de todas las edades, lo que probó que la granja estaba infectada con el virus (tabla 1.1).

Tabla 1.1. Resumen de los tests serológicos ELISA para PRRSV.

Febrero 2013
Edad Muestras positivas/total
1 semana 6/8
6 semanas 5/8
9 semanas 8/8
12 semanas 8/8
15 semanas 8/8
18 semanas 8/8
21 semanas 8/8

Como que los resultados serológicos y la observación clínica indicaban que el PRRSV estaba circulando también en cerdas, se decidió una vacunación en masa de todas las cerdas con una vacuna viva atenuada frente a PRRS. Sólo se realizó una vacunación. Adicionalmente, se empezaron a vacunar a las cerditas de reemplazo 60 días antes de su entrada en la reproducción. También se vacunó a los lechones a los 10 días de vida.

El estatus sanitario de la maternidad y la transición fue mejorando gradualmente en los siguientes meses. Sin embargo, la PCR sobre una muestra de un feto abortado a finales de abril de 2013 detectó la presencia de PRRSV por lo que, aparentemente, el virus seguía circulando entre las cerdas.

En junio de 2013 se paró la vacunación de lechones pero siguió la de las cerditas de reposición.

A mediados de septiembre de 2013 se analizaron mediante ELISA muestras de 14 lechones destetados de 7-8 semanas y de 6 cerdos de engorde de 12 semanas de vida en busca de anticuerpos frente a PRRSV. Todos los destetados y la mayoría de los cerdos de engorde fueron negativos (tabla 1.2). Sólo un cerdo de engorde fue positivo. Estos resultados proporcionaron una fuerte evidencia de que la reproducción estaba libre de circulación de PRRSV y producía lechones libres de virus. También la transición parecía libre de virus. El positivo en un único cerdo de engorde sugería que el virus todavía no había sido completamente eliminado de la granja.

Tabla 1.2. Resumen de los tests serológicos ELISA para PRRSV.

Febrero 2013 Septiembre 2013
Edad Muestras positivas/total Edad Muestras positivas/total
1 semana 6/8 7 semanas 0/7
6 semanas 5/8 8 semanas 0/7
9 semanas 8/8 12 semanas 1/7
12 semanas 8/8 - -
15 semanas 8/8 - -
18 semanas 8/8 - -
21 semanas 8/8 - -

Nuevo brote de problemas respiratorios y reproductivos

A finales de septiembre de 2013 empezó una tos severa en el engorde. Se tomaron dieciocho muestras séricas en las cerdas y en los animales de engorde que se analizaron buscando seroconversión al virus de la influenza. Los hisopos nasales de los cerdos de engorde con tos se analizaron mediante PCR buscando el virus influenza. Todos los resultados fueron negativos.

A finales de octubre de 2013 empezó una tos severa en la transición. También se observó fiebre por encima de los 40 ºC e inapetencia. En 2-3 días todos los lechones del lote mostraban esos síntomas. Los animales afectados fueron tratados con antipiréticos y doxiciclina. La mortalidad en el destete era de un 3 %. A diferencia de lo observado hasta el momento, también se detectaron casos de Glaser.

Una semana después, la fiebre y la tos empezó empezó también en las cerdas. Dos cerdas y un verraco murieron. Tres cerdas abortaron. La fiebre solía durar 3 días. Los problemas en las cerdas parecían afectar a todos los animales y se observaron durante un periodo de unas 3 semanas.

A finales de noviembre y en diciembre de 2013 la fiebre empezó también en el engorde. La ganancia media diaria cayó de 830 hasta 760 g. La conversión aumentó a 3,2. La mortalidad en el engorde en este periodo fue alrededor del 5 %.

Tabla 2. Porcentaje de mortinatos y momias entre agosto de 2013 y marzo de 2014.

08-2013 09-2013 10-2013 11-2013 12-2013 01-2014 02-2014 03-2014
Nacidos muertos % 5,5 5,43 7,38 6,33 7,0 5,37 5,63 4,68
Momias % 0,97 0,80 0,73 1,22 2,77 2,19 2,17 3,59

Desde la aparición de la fiebre y la tos en las cerdas, los parámetros reproductivos se deterioraron (tabla 2). El porcentaje de mortinatos aumentó desde 5,5 % en agosto y septiembre hasta 7,38 % en octubre, 6,33% en noviembre y 7% en diciembre de 2013. También aumentó la proporción de momias, desde menos de 1 % en octubre a 2,77 % en diciembre. El número de lechones con splayleg también incrementó. Desde febrero de 2014 los parámetros reproductivos, excepto en el porcentaje de momificados, empezaron a mejorar. Los síntomas respiratorios también disminuyeron.

Debido a alguna similitud con los problemas observados en febrero de 2013, se sospechó que PRRSV podría ser el causante de los desórdenes reproductivos. A principios de febrero de 2014, se analizaron, mediante ELISA, 8 muestras de suero de lechones de 1, 4 y 7 semanas de vida, buscando anticuerpos frente a PRRSV. Se detectaron anticuerpos específicos en 6 de los 8 lechones más jóvenes y en un cerdo de cada uno de los dos otros grupos de edad (tabla 1.3). Pese a que no se llevó a cabo PCR para PRRSV en dichas muestras, los resultados serológicos indicaban claramente que PRRSV no circulaba en las cerdas ni en los destetados.

Más tarde, en febrero de 2014, se llevó a cabo un test de ELISA para detectar anticuerpos de PRRSV en 8 cerdos de engorde de 24 semanas. Siete de ellos fueron positivos (tabla 1.3). Como nacieron después de detener la vacunación de los lechones con vacuna modificada frente a PRRSV, el resultado provó la circulación de PRRSV en el engorde.

Tabla 1.3. Resumen de los tests serológicos ELISA para PRRSV.

Febrero 2013 Septiembre 2013 Febrero 2014
Edad Muestras positivas/total Edad Muestras positivas/total Edad Muestras positivas/total
1 semana 6/8 7 semanas 0/7 1 semana 6/8
6 semanas 5/8 8 semanas 0/7 4 semanas 1/8
9 semanas 8/8 12 semanas 1/7 7
semanas
1/8
12 semanas 8/8 - - 24 semanas 7/8
15 semanas 8/8 - - - -
18 semanas 8/8 - - - -
21 semanas 8/8 - - - -

Adicionalmente, las mismas muestras de suero fueron analizadas mediante ELISA buscando anticuerpos de influenza y todas fueron positivas. Esto demostró que el virus de la gripe infectó la granja después de septiembre de 2013 cuando la IH y la PCR para influenza habían sido negativas.

A principios de marzo de 2014 se tomaron muestras de pulmones de tres lechones que murieron antes del destete, así como muestras de fluidos orales de cerdos destetados de 7 semanas de vida y de cerdos de engorde de 10, 13, 16, 19 y 24 semanas. Se muestrearon dos corralinas de cada grupo de edad. Se detectó virus de la influenza mediante PCR en las muestras de pulmones de lechones y en las muestras de fluido oral de los animales de 7, 16 y 19 semanas de vida (tabla 3).

Además de muestras de fluido oral, se extrajeron muestras de suero de los mismos corralinas y en ambas se realizó una PCR para PRRSV. En los cerdos de 10 semanas sólo se detectó PRRSV en una de cada dos muestras de fluido oral y en un pool de muestras del mismo corral. El test de ELISA realizado con suero de los cerdos del mismo corral, que se llevó a cabo 2 semanas después, dio positivo en todas las muestras (tabla 3).

Tabla 3. Resumen del PCR para PRRSV (en muestras de suero y fluido oral) e influenza (en pulmones y fluido oral) en marzo de 2014. Se hizo un pool con las muestras séricas (un pool por corral) para la extracción de RNA. POS – positivo; NEG – negativo. POS 1/2 significa que una de las dos muestras fue positiva a PCR.

Material Lechones 7 semanas 10 semanas 13 semanas 16 semanas 19 semanas 24 semanas
Gripe PRRS Gripe PRRS Gripe PRRS Gripe PRRS Gripe PRRS Gripe PRRS Gripe PRRS
Pulmones POS 2/3 NEG - - - - - - - - - - - -
Suero - - - NEG - POS 1/2 - NEG - NEG - NEG - NEG
Fluido oral - - POS 2/2 NEG POS 2/2 POS 1/2 POS 1/2 NEG POS1/2 NEG POS 1/2 NEG NEG NEG

Diagnóstico final

El diagnóstico permitió excluir al PRRSV como un agente etiológico del fallo respiratorio y reproductivo que empezó en octubre de 2013 y duró hasta febrero de 2014. El primer brote de PRRS que fue diagnosticado en febrero de 2013 se controló con éxito utilizando una única vacunación con vacuna viva modificada, masiva, en cerdas y, alargándola hasta junio de 2013, en lechones. La aclimatación de las cerditas de reposición fue, probablemente, la clave del éxito y, pese a la aparente eliminación del PRRSV de la reproducción y la transición, se ha continuado realizando. Estos elementos no fueron suficientes par eliminar el PRRSV de la explotación. El virus persistió en el engorde donde había un flujo continuo de animales. Curiosamente, los últimos análisis probaron que sólo una de las dos naves de engorde, la más vieja, estaba infectada. La nave nueva, adyacente a la antigua, que fue poblada con cerdos de engorde tras la eliminación del PRRSV de la transición, permanecía libre de virus.

Antes de la aparición de los síntomas clínicos en la segunda mitad de setiembre de 2013 la granja estaba libre de influenza. Por lo tanto, los síntomas respiratorios durante este periodo no pueden relacionarse con el virus de la gripe. Los últimos hallazgos que muestran la presencia de PRRSV en el engorde sugieren que era el factor principal o, al menos uno de los factores de la enfermedad, anterior al brote de influenza que tuvo lugar en octubre de 2013 en la transición.

En febrero de 2014, se detectó seroconversión al virus de la influenza en el engorde y se detectó el virus mediante PCR en pulmones de lechones muertos y en fluido oral de de lechones destetados y cerdos de engorde. Esto sugiere que el virus de la influenza era, probablemente, la causa principal de los problemas respiratorios y reproductivos observados. Que la enfermedad fuera más acusada en el engorde que en los otros grupos podría ser debido a una coinfección de los virus de influenza y PRRS.

En base a las evidencias obtenidas se decidió introducir la vacunación de las cerdas frente a influenza a las 3 semanas antes del parto.

Conclusiones

El virus de la influenza se replica en las células epiteliales del tracto respiratorio e induce una fuerte respuesta inflamatoria en los pulmones. En cerdas gestantes puede producir muerte embrionaria o fetal en cualquier momento de la gestación. El diagnóstico clínico no es siempre sencillo y se recomienda la detección del virus por PCR a partir de hisopos nasales de cerdas con fiebre, o de pulmones de animales muertos. El fluido oral parece ser una buena alternativa al suero, ya que permite la detección simultánea de otros patógenos presentes en el tracto respiratorio o en el ambiente. La recogida de fluidos orales es más fácil, menos trabajosa y es menos estresante para los animales que la extracción de sangre.

Una eliminación excepcionalmente rápida del PRRSV de las cerdas y de la transición utilizando una vacunación limitada parece sorprendente aunque muy probablemente la inmunidad contra PRRSV ya estaba construida y este programa de vacunación limitado ayudó a eliminar el virus.

Se cree que el continuo aumento de momificados está relacionado con factores no infectivos.

El caso clínico del mundo

Desórdenes reproductivos en una granja nueva28-abr-2014 hace 2 años 7 meses 9 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

lsierraaVeterinario28-may-2014 (hace 2 años 6 meses 9 días)

Excelente, todo muy bien , necesito envíen sobre el parasitismo intestinal de los cerdos en todas sus etapas

Dr.M.V Jorge Sierra Alarcón, Profesor asistente UDG-Cuba

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags