Patologías asociadas a micotoxinas

El responsable de la explotación nos llama, debido a que desde hace unos días tiene una serie de lechones que casi no prueban el pienso aunque no es un problema generalizado.

Miércoles 3 julio 2002 (hace 14 años 5 meses 3 días)

Descripción de la granja

Se trata de una explotación de ciclo cerrado, con una capacidad para 150 cerdas, con una nave de partos y destete, una nave de gestación, donde se alojan las cerdas en jaulas, y una nave de engorde, donde se alojan aproximadamente el 50 % de los lechones producidos, enviándose el resto a cebaderos que hacen ciclo cerrado con esta explotación.

Esta explotación había crecido durante el año 2001 un 67 %, ya que se terminó de construir la nave de partos y destete, remodelando el resto de las naves, y subiendo el número de cerdas desde 90 a 150, por lo que se incorporaron nuevos animales en mayores cantidades que en momentos pasados, ya que además de la reposición normal, se incrementó el número de cerdas presentes.

Cuenta con las medidas mínimas de bioseguridad (valla perimetral, vado sanitario, telas pajareras, etc.), aunque los fallos en el control de la misma son frecuentes.

La reposición se introduce en una cuarentena a 1 Km de distancia de la explotación, donde se realiza la recogida de sangre de los animales recién llegados, así como las vacunaciones y tratamientos previos de adaptación de las cerdas.

Desde la reforma, la granja cuenta con un centro de inseminación artificial, utilizándose los verracos que había entonces en la granja, además de comprar alguno nuevo.

Aparición del caso y visita a la explotación (día 1)

El responsable de la explotación nos llama, debido a que desde hace unos días tiene una serie de lechones que casi no prueban el pienso aunque no es un problema generalizado, observándose ciertos lechones que hociquean y tratan de ingerir pienso, aunque en general la ingesta del mismo es baja.

Lechones

También observamos que algunos animales presentan una ligera disnea, aunque no es generalizada, con abatimiento moderado, y apatía, y algunos lechones presentan un cuadro disneico grave.

Estos últimos animales suelen tener un tono amarillento, y pelaje hirsuto, si bien la cantidad es pequeña.

No observamos otra sintomatología asociada, como diarreas, toses o estornudos, epidermitis, etc.

En las maternidades no se observan problemas con los lechones, y el cebadero, en el momento en que se realiza la visita, está lleno con animales de matadero, que se están cargando en esos días.

Medidas preliminares

A simple vista, el cuadro de desmedro y los problemas respiratorios nos indicarían una infección por Circovirus tipo II, aunque los antecedentes que tenemos de esta granja, nos indican que no había infección de SRRP, si bien no habíamos realizado análisis para detectar Circovirus. Por ello recogemos muestras de seis animales más afectados, de dos edades, para su posterior análisis.

Durante la recogida de sangre, realizamos una inspección de los animales, pero no observamos ningún signo que nos aclare algo más.

El granjero había pedido una amoxicilina soluble para aplicar en agua, al observar los primeros casos, sobre todo de tipo respiratorio, y nos pregunta la conveniencia de utilizarla. En el caso de que se tratara de un problema de circovirosis, no habría inconveniente en aplicar el tratamiento antibiótico para intentar paliar infecciones secundarias, y dado que los procesos pulmonares no parecían estar extendidos a todos los animales, no vimos inconveniente en que se utilizase durante tres días dicha cobertura antibiótica.

Como la nave era nueva, con salas suficientes para hacer un buen manejo higiénico, se le recuerda la conveniencia de mantener a los grupos de destete lo más aislados posible, de manera que no haya infecciones de grupos de lechones más grandes hacia los más pequeños.

Al cabo de una semana, y tras el tratamiento antibiótico referido, el encargado nos vuelve a llamar, indicando que el número de casos de animales que no comen, y los procesos de disnea han aumentado, si bien la mortalidad no se ha elevado, aunque en ese momento la cantidad de animales delgados es bastante superior a los observados en el primer día.

Visita a la explotación (día 7)

Las apreciaciones de disnea no se han modificado desde la primera visita, si bien parecen haber aumentando el número de animales que la presentan.

Lechones

El resto de la explotación se encuentra en condiciones parecidas a la anterior visita.

Recogemos una muestra del pienso que los lechones rechazan, y la llevamos a analizar, para buscar contaminaciones bacterianas o fúngicas.

Resolución del caso

Los resultados analíticos de los lechones siguen siendo negativos a SRRP, así como a Circovirus tipo II.

Los resultados analíticos del pienso nos indican que existe contaminación fúngica, por lo que ordenamos una investigación de presencia de micotoxinas, encontrándose cantidades muy próximas a los niveles tóxicos de Fumotoxina, y cantidades elevadas de Toxina T-2, así como trazas de Ocratoxina.

Se ordena que cese inmediatamente el suministro del pienso que actualmente toman los lechones, dejando un par de días de dieta suave, y cambio a otro estárter de otra fábrica diferente, así como la inyección de vitaminas y protectores hepáticos a los animales más afectados, no dando tratamiento alguno al resto. También se apuntó la conveniencia de que el nuevo pienso viniese tratado con antifúngicos y secuestrantes de toxinas, más que nada para estar totalmente seguros de que este agente etiológico no se presentaba en la nueva alimentación.

Por otra parte se indicó la conveniencia de limpiar y desinfectar los silos, antes de volver a llenarlos de pienso.

Al cabo de una semana, y tras un nuevo destete, no se aprecian en los lechones que consumen estárter ningún problema de los comentados, y en un gran número de lechones afectados de disnea leve, el problema ha desaparecido casi por completo.

Comentarios

Dados los problemas de Circovirus que habíamos observado en la zona en los últimos meses, y el aspecto enfermizo de los animales, sobre todo de los que presentaban disnea y pelaje hirsuto, el primer cuadro indicaba que podríamos estar ante un caso de este tipo.

Sin embargo, la falta de signos exteriores (inflamación ganglionar inguinal) y la ausencia prácticamente de bajas en los animales nos dieron la pista para pensar en otros factores diferentes a la infección por Circovirus.

Esta granja se surte de pienso de una pequeña cooperativa, donde la cantidad de pienso para cerdos es mínima, en relación a otras especies, por lo que los problemas no aparecieron en otras granjas, debido a la mínima distribución del pienso en otras explotaciones.

Por otra parte, al realizar la remodelación de las naves, se reutilizaron algunas cosas, entre ellas los silos, los cuales presentaban algunas deficiencias, entrando agua en algunas zonas, y fallos en el sistema de cierre superior, sobre todo aquellos que fueron retirados de su emplazamiento anterior y colocados en otras zonas, como le ocurrió al que surtía de pienso a los lechones destetados. También se sumó la época de calor y alta humedad de la época del año (primavera), que sin duda actuó como catalizador en la producción de altas dosis de micotoxinas.

La confirmación de los resultados positivos tras las medidas tomadas, indican la clara participación de estas micotoxinas en los procesos de rechazo al pienso y edemas pulmonares, responsables de las disneas observadas. Dado que hubo cobertura antibiótica, no se presentaron problemas colaterales que aumentaran las bajas en ese período.

Artículos relacionados

El caso clínico del mundo

PMWS07-ago-2002 hace 14 años 3 meses 29 días
Epidermitis exudativa neonatal06-jun-2002 hace 14 años 6 meses

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags