La vacuna de PCV2 no lo soluciona todo

El motivo de la visita son graves problemas a nivel reproductivo (abortos, repeticiones) y en el destete, con muchos lechones desmedrados y un elevado índice de mortalidad.

Miércoles 8 septiembre 2010 (hace 6 años 3 meses 2 días)

Perfil de la explotación

Se trata de una granja integrada, productora de lechones de 10 semanas de vida, con alrededor de 1300 cerdas productivas.

La granja es positiva a PRRS, neumonía enzoótica y sarna.

Históricamente en el cebo se han podido apreciar problemas asociados a Circovirosis Porcina, que se han corregido de forma eficaz vacunando a los lechones en el momento de destete.

La reposición se hace con cerditas de 6 meses de edad desde una granja multiplicadora externa propia del integrador.

La fase final del proceso de erradicación de la enfermedad de Aujeszky provocó que en el a ño 2008 se sacrificaran muchas reproductoras, siendo necesario forzar la entrada de primerizas.

En el año 2009 se cambia de integrador. Lo más significativo del cambio es que se cambia el origen de la reposición y se deja de vacunar a las reproductoras frente a PRRS.

La granja se visita por primera vez en diciembre de 2009. El motivo de la visita son graves problemas a nivel reproductivo (abortos, repeticiones) y en el destete, con muchos lechones desmedrados y un elevado índice de mortalidad.

Lo que más sorprende es ver a todos los lechones el día después del destete amontonados, a pesar de que la temperatura ambiente es la adecuada para animales recién destetados.


Primeras observaciones

Los animales se amontonaban porque tenían mucha fiebre. Lo que hace que no estén confortables a pesar de que la temperatura ambiente sea la recomendada en condiciones normales.

Siendo que la granja es PRRS positiva se toman muestras de animales en distintas fases de producción para valorar cual es la situación de la granja frente a esta enfermedad.

Los resultados son los siguientes:

Transición, serología frente a PRRS


Cebo, serología frente a PRRS


Reproductoras, serología frente a PRRS


Diagnóstico

A la vista de los resultados de la analítica se puede confirmar que el PRRS recircula en todas las áreas de producción: reproductoras, transición y cebo.

Se puede comprobar que la adaptación de las primerizas no es correcta. Hay muchas que una vez cubiertas aún no han tenido contacto con el virus. La introducción de animales negativos al ciclo productivo provoca una grave recirculación de PRRS. Se evidencia de forma clara en los resultados analíticos de las cerdas primíparas y multíparas.

El cambio en el origen de las primerizas ha sido clave en la aparición del problema. En un principio las cerditas con las que se reponía la granja eran PRRS positivas, mientras que el nuevo integrador se repone de una fuente PRRS negativa.

El brote agudo en las reproductoras hace que al nacer muchos lechones ya sean virémicos. En el momento del destete, al vacunar lechones virémicos frente a PCV2, se amplifica la recirculación del virus, muchos se contagian de forma mecánica al utilizar la misma aguja.

Al estrés propio del destete se le junta el de la vacunación, lo que desencadena el problema grave observado en los lechones.

Medidas aplicadas

Una vez diagnosticado el problema las medidas aplicadas van en dos direcciones.

1.- Por una lado intentar estabilizar la granja frente a PRRS.

Para ello:

- Se cambia el protocolo de adaptación de primerizas, entrando animales más jóvenes con el fin de intentar asegurar que antes de cubrir han pasado al menos 3 meses desde que se infectaron con el virus de campo propio de la explotación.

- Se vacunan todas las cerdas reproductoras en sábana cada 6 meses con una vacuna frente a PRRS inactivada. Esta medida puede resultar algo polémica, pero esta demostrado que cuando hay recirculación de virus la vacuna inactivada es muy efectiva.

- Se extreman las medidas de manejo para respetar el todo dentro todo fuera, y los vacíos sanitarios entre diferentes lotes de animales.

2.- Dados los buenos resultados obtenidos con la vacuna de PCV2 no se piensa en ningún momento en abandonar su aplicación.

Lo que está claro es que no se puede continuar aplicando en el momento del destete. Se estudian las posibles opciones alternativas.

- La opción ideal seria vacunar a las cerdas, para evitar tener que vacunar a los lechones. El problema es que quedarían varios lotes de lechones sin protección hasta que llegaran al destete los lechones hijos de cerdas vacunadas y ni el propietario ni el integrador están dispuestos a que esto ocurra.

- Adelantarla no serviría de nada ya que los lechones ya son virémicos en la paridera por lo que el problema seria el mismo.

- Retrasarla es la opción que queda. La duda es cuánto tiempo.

Se decide hacer un seroperfil frente a PRRS y PCV2 para ver cual es la situación frente a cada una de las dos enfermedades y de este modo poder escoger el momento óptimo de vacunación.

Los resultados están representados en la siguiente gráfica:

Seroperfil PCV2 y PRRS




Evolución del caso

A la vista de los resultados de las analíticas se puede constatar que:

En las primeras semanas después del destete el PRRS recircula de una forma intensa. A las 6 semanas de vida prácticamente todos los animales son positivos.

La recirculación de PCV2 es a partir de las 9 semanas de vida. Los niveles de IgM (primera respuesta tras la infección) empiezan a aumentar en este momento y a las 12 semanas ya hay más del 70% de animales positivos valorando IgG (respuesta consolidada frente a la infección).

Teniendo en cuenta que la vacuna necesita al menos de 15 días para poder actuar, el momento óptimo de vacunación frente a PCV2 es entre 6 y 7 semanas de vida.

Aplicando las medidas descritas para estabilizar el PRRS, y retrasando la vacunación frente a PCV2 hasta las 6 semanas de vida se consigue que paulatinamente la granja retorne a su ritmo de producción habitual.

Comentarios

La vacuna de PCV2 no lo soluciona todo.

La llegada al mercado de las vacunas frente a PCV2 y sus buenos resultados han hecho que su aplicación se generalice.

La vacuna de PCV2 no lo soluciona todo, no se debe olvidar a los viejos enemigos.

Su uso generalizado ha hecho que en ocasiones, como en el caso descrito, la vacunación pueda llegar a ocasionar problemas.

Cuando surgen problemas asociados a la vacunación frente a PCV2 hay que tener en cuenta que no es la vacuna la que falla, lo que falla es el momento de aplicación.

Es muy importante asegurarse que no se vacunan animales enfermos, particularmente si la causa de que estén enfermos es el virus PRRS

Si se tiene en cuenta la opinión de los laboratorios fabricantes que recomiendan las tres semanas de vida de los lechones como momento optimo para vacunarlos hay que considerar que:

- Si recircula el PRRS antes del destete, la recomendación es retrasar el momento de vacunación.

- Si recircula el PRRS en la fase de transición, la recomendación es adelantar el momento de vacunación.

No hay que olvidar que para controlar la enfermedad a través de la vacuna hay otras opciones:

- Vacunar cerdas. Así se evita tener que vacunar lechones en momentos comprometidos.

- Vacunar cerdas y lechones. De esta forma se retrasa la recirculación de PCV2 en los lechones a la fase de final de cebo, por lo que es más fácil encontrar un momento adecuado para vacunar.

En caso de vacunar lechones hijos de cerdas vacunadas debe hacerse a partir de las 4 semanas de vida para evitar interferencias entre la vacuna y los anticuerpos calostrales generados por la cerda.

Los mejores resultados con las vacunas de PCV2 se consiguen cuando se hace un seroperfil que permita decidir el momento optimo de aplicación.

El caso clínico del mundo

Enteritis necrótica debida a Clostridium perfringens tipo C05-oct-2010 hace 6 años 2 meses 5 días
El caso de las cerditas demasiado sanas03-ago-2010 hace 6 años 4 meses 7 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags