Lee este artículo en:

Uso de dietas especiales pre y post parto

La utilización de dos piensos diferentes para las cerdas en maternidad no es siempre fácil a nivel logístico.

Miércoles 20 noviembre 2013 (hace 3 años 18 días)

Cuando nos planteamos cómo alimentar una cerda en la maternidad hay varias preguntas que acostumbramos a hacernos:

  1. ¿Deberíamos utilizar pienso de gestación antes del parto?
  2. ¿Hay que racionar antes y después del parto?
  3. ¿Hay que dar algún suplemento fibroso durante el parto?
  4. ¿Hay que dar piensos distintos antes, durante y después del parto?
  5. ¿Cómo alimentar bien una cerda para conseguir el máximo potencial de la misma? ¿Hay que aumentar el pienso de forma rápida?

Vamos a intentar dar algunos consejos prácticos de cómo alimentar una cerda especialmente durante el periparto.

Cada vez es más frecuente utilizar un pienso especial de preparto o de “transición” del pienso de gestación al de lactación. Se suministran desde la entrada de la cerda en maternidad hasta 2-3 días post parto, y suelen caracterizarse por:

  • Tener un balance electrolítico que baja el pH urinario, lo que reduce el riesgo de infecciones genitourinarias y favorece la absorción intestinal del calcio y su movilización ósea. Contener altos niveles de fibra dietética que reducen el riesgo de constipación.
  • También suelen incorporar ácidos grasos omega 3, altos niveles de vit E y ácidos grasos de cadena media, que mejoran la vitalidad de los lechones.

En general y desde una óptica práctica podemos afirmar que la utilización de los piensos preparto conllevan una mejora del estado sanitario de la cerda, reduciendo el riesgo de infecciones urinarias y favoreciendo partos más rápidos, con menor número de lechones nacidos muertos, consecuentemente con un aumento de los lechones nacidos vivos, mayor vitalidad de los mismos (menor mortalidad en lactación) y mayor número de lechones destetados por parto.

En diferentes seguimientos de campo, durante más de un año, hemos constatado unas mejoras que están alrededor de 0,25 lechones destetados por camada. En la tabla se muestra una prueba en una granja comercial. Aunque las cerdas que consumieron pienso preparto tuvieron más lechones totales (+0,22), destetaron 0,5 lechones más por camada debido a una mayor supervivencia (+3,32%)

Control Preparto Diferencia
Nº de Partos 1129 1127 -2
NT 13,20 13,42 0,22
% NM 8,93 8,60 -0,33
NV 11,99 12,22 0,23
% Bajas 13,87 11,54 -2,34
% Supervivencia 78,52 81,83 3,32
Destetados 10,54 11,04 0,50

Uso de piensos de preparto en la práctica

La utilización de dos piensos diferentes para las cerdas en maternidad no siempre es un planteamiento fácil, pues ello suele obligar a dar pienso de forma manual y a disponer de dos silos o usar sacos.

Las granjas en las cuales implementamos este sistema en general son de tamaño grande o muy grande y con muy buena organización del trabajo y del personal. En granjas de tamaño mediano o pequeño que quieren emplear este sistema, acostumbramos a recomendar el sistema de trabajo en bandas de 3 o 4 semanas para aglutinar un número importante de partos por banda y así facilitar el manejo.

Manejo de la alimentación en pre y postparto

Existe mucha controversia sobre si se debe o no racionar. La recomendación de racionar es debida a la creencia de que de no hacerlo puede producir edema de ubre, reducción de la producción de leche, diarreas en los lechones o bajada del consumo en la 1ª o 2ª semana de lactación.

¿Se debe racionar en preparto?

Hay que tener en cuenta, que las dos últimas semanas de gestación son las de máxima necesidad de crecimiento fetal (doblan su peso), lo que supone unas necesidades extra de 0,7 a 1 kg de pienso/día. La experiencia de campo indica que un consumo excesivamente bajo antes del parto limita la capacidad del ganadero de incrementar la ingesta al principio de la lactación. Por tanto las cerdas a la entrada en maternidad deben mantener el mismo nivel de ingesta que tenían en gestación, normalmente de 3 a 3,5 kg. El día del parto suministrar al menos 1,5kg.

Evolución del peso de los lechones, placentas fluidos y ubre durante la gestación.

Figura 1. Evolución del peso de los lechones, placentas fluidos y ubre durante la gestación.

¿Se debe racionar en postparto?

Las cerdas lactantes, tienen unas necesidades nutricionales muy altas y en general son incapaces de comer lo que necesitan. El déficit nutricional es compensado más o menos por la movilización de reservas.

Un porcentaje de cerdas experimenta una caída de consumo independientemente de que se las racione previamente o no, sin embargo, las cerdas racionadas tienen un menor consumo global en lactación, mayor pérdida de condición corporal de la cerda, menor peso de la camada al destete y rendimiento reproductivo posterior. Por tanto, el objetivo después del parto es conseguir el mayor consumo de nutrientes posible lo antes posible. Para conseguirlo podemos seguir las recomendaciones de la tabla siguiente:

Kg de pienso
Día Mínimo Objetivo
Preparto 3 a 3.5 3 a 3.5
Parto 1.5 a 2 1.5 a 2
L-1 3,5 3,5
L-2 4 5
L-3 4,5 5,5
L-4 5 6
L-5 5,5 6,5
L-6 6 7
L-7 6,5 7,5
Hasta destete Ad libitum Ad libitum


Si bien pueden parecer niveles muy altos, las cerdas alimentadas ad libitum consumen voluntariamente estas cantidades de pienso sin problemas como podemos ver en las siguiente gráficas de una experiencia del INRA en la que se usaban dietas de gestación con (1) o sin (0) guisantes, colza y pulpa de remolacha hasta el día 3 post parto cuando se empezaban a dar dietas de lactación con (1) o sin (0) esos ingredientes. (Quiniou, 2006).

Evolución del consumo medio diario de las cerdas según el lote en el momento de la transición alimentaria (

Figura 2. Evolución del consumo medio diario de las cerdas según la alimentación en el momento de la transición alimentaria (día 3).

Quiniou concluye además en este trabajo, que la continuidad del perfil de las materias primas entre la gestación y la lactación, facilita el consumo voluntario de la cerda después del parto.

Conclusiones

Durante el periparto, pueden utilizarse piensos específicos que han demostrado sus beneficios tanto en facilitar el parto como en la supervivencia de los lechones. Sin embargo, hay que valorar si esta práctica es factible en todas las granjas. Por otro lado, e independientemente del tipo de dieta usada, hay que tener en cuenta que racionar el pienso antes y después del parto no es una práctica recomendable.

Alimentación de la cerda

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags