Lee este artículo en:

Sistemas de alimentación de cerdas gestantes en grupo

El sistema escogido puede resultar clave en la optimización de resultados en un negocio tan competitivo, donde los márgenes son muy estrechos y conviene ajustar todos los aspectos y sobre todo los claves como la alimentación.

Lunes 3 diciembre 2012 (hace 4 años 3 días)

Como bien sabemos todo los profesionales del sector porcino la alimentación ha sido una de las fases claves de cara a optimizar la producción de cerdos competitiva y eficiente, sobre todo en estos momentos de precios de materias primas tan altos.

Cerda gestante

A este escenario, se le añade que a partir del 1 de enero del 2013 debe modificarse el sistema de alimentación de las cerdas en gestación. Este no es un tema baladí, ya que es un cambio muy importante en la gestión de una explotación de cerdas. Es bien cierto que la Ley de Bienestar en ningún caso se comenta cómo se debe alimentar a las cerdas pero sí que debemos mantenerlas en grupo durante el periodo comentado y que deben alimentarse mediante un sistema que garantice que cada animal pueda comer suficientemente. Esto implica un efecto directo sobre el sistema de alimentación que debemos usar, ya que hasta el momento, prácticamente todas las explotaciones usaban el mismo, cerda en jaula con dosificador con caída individualizada para cada animal y comedero corrido o no. Este sistema ha permitido poder realizar una curva específica de pienso para cada cerda en función de la condición corporal y del estado de gestación. Otro detalle técnico muy importante es que con las nuevas genéticas, más prolíficas y mucho más magras, la curva de alimentación todavía cobra una mayor importancia. Todas las recomendaciones de los genetistas y expertos coinciden en que estas cerdas deben mantenerse con una condición corporal intermedia, ni exageradamente delgadas ni exageradamente gordas. Ambos casos son poco deseables en una granja, ya que no nos permiten aprovechar al máximo su potencial.

Por tanto desde mi punto de vista el sistema escogido puede resultar clave en la optimización de resultados en un negocio tan competitivo, donde los márgenes son muy estrechos y conviene ajustar todos los aspectos y sobre todo los claves como la alimentación.

De cara a los diferentes sistemas que se están montando es todavía difícil decir que uno se impone sobre los demás. Se plantea un reto interesante que es decidir sobre diferentes opciones, todas buenas, pero cada una con sus ventajas e inconvenientes. No me parece que exista el sistema ideal sino que en cada explotación cada ganadero debe, bien asesorado, decidir en función de todas las posibilidades que se plantean a continuación.

Generalizando podríamos decir que según el punto de partida de cada explotación tenemos dos grupos de sistemas:

  1. Explotaciones que se adaptan aprovechando los edificios que tienen y en estos casos están muy condicionadas por ese factor.
  2. Explotaciones que construyen gestaciones específicas para cumplir con la Ley del Bienestar.

Una vez cada ganadero ha decido esta primera disyuntiva pasaríamos a la segunda gran decisión: qué sistema es el escogido. Para esta segunda parte, establecería dos grandes grupos, según si se puede realizar un control individualizado de la dosis de pienso o no:

  1. Sistemas sin control individual
  • Tolvas no automatizadas: en general cualquier tolva podría valer para este propósito, incluso tolvas usadas para animales de engorde. Aunque podemos controlar la cantidad de pienso que añadimos dentro de la tolva, nunca podremos saber qué come cada cerda. Con este sistema se genera una gran dispersión de condición corporal.
  • Tolvas automatizadas: detectan cuando un animal se acerca al comedero de la tolva y descargan pequeñas cantidades de pienso. Aunque mejoran en el consumo de pienso sobre las anteriores, tampoco garantizan que los animales coman lo que deberían según su condición corporal.

Tolvas automatizadas

  • Dosificadores con semiboxes: quizás es uno de los sistemas que últimamente más se está imponiendo. No permite que cada animal consuma exactamente lo que le corresponde pero permite una mejor homogeneidad de la condición corporal y es adaptable a la mayoría de gestaciones construidas.
  1. Sistemas con control individual. Es la única forma de garantizar que cada animal coma lo que necesite.
  • Jaulas de autocaptura: cualquier jaula que permita que la cerda quede cerrada en el momento de suministrar la comida y así poder seleccionar la cantidad de pienso que necesita según su condición corporal.
  • Máquinas con sistemas de selección electrónica: sobre el papel es el único sistema que permite que cada animal, identificado con su microchip, consuma lo que realmente queremos. Existen diferentes variantes y es una tecnología que está en continuo crecimiento.

Máquinas con sistemas de selección electrónica

Cuando todas las granjas se hayan adaptado a la normativa, podremos sacar conclusiones más precisas sobre si un sistema es mejor que el resto, aunque como ya he indicado, todos los sistemas presentan ventajas e inconvenientes. Debemos asesorarnos bien y en función de nuestra instalación, personal, tipo de genética y situación económica decidir qué sistema escoger.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags