3 comentarios

Lee este artículo en:

Modelos matemáticos para calcular los programas de alimentación en cerdas gestantes

El cálculo de las necesidades de las cerdas gestantes es complejo y muy variable no sólo entre explotaciones, sino entre los animales de una misma explotación.

Una consulta muy frecuente por parte de los ganaderos es cómo alimentar sus cerdas gestantes, especialmente tras la adaptación de las instalaciones a la ley de bienestar.

La mayoría de las empresas de alimentación y de genética dan unas recomendaciones genéricas que, si bien suelen básicamente correctas, deben ser entendidas como orientativas, y que deben ser ajustadas a las características específicas de los piensos y de la explotación.

Normalmente los piensos se diseñan con una determinada concentración de energía, y el resto de los nutrientes se ajustan en función de la misma. Para determinar qué cantidad de pienso se debe suministrar a cada animal, se deberán calcular sus necesidades energéticas, y posteriormente se dividen por la concentración energética del pienso.

Por ejemplo, si tenemos un lote de cerdas alojadas en jaulas a 20ºC a las que se han calculado unas necesidades de 5.880 kcal/día de Energía Neta por cerda, si se les suministra un pienso de 2.100 Kcal necesitarán 2,8 kg de pienso/día. Si el pienso fuera de 2.200 Kcal necesitarían 2,67 kg/día y 2,56 kg/día de un pienso de 2.300 Kcal.

Si las cerdas de nuestro ejemplo estuvieran alojadas a 15ºC, necesitarían consumir 0,44 kg más de pienso por día para mantenimiento, pero si en vez de en jaulas estuvieran en grupo a la misma temperatura, solo necesitarían 0,05 kg/día.

Si las mismas cerdas tuvieran un nivel de actividad física medio-alto, por ejemplo 6 horas de pie al día necesitarían 0,175 kg/día más de pienso.

También las necesidades individuales de las cerdas pueden ser muy distintas dentro de una misma explotación, especialmente en función de las necesidades de crecimiento y recuperación de la pérdida de peso que hayan sufrido en la lactación precedente. Por ejemplo para una multípara de 230 kg a la cubrición y 255 kg al parto que gane 3 mm en P2 en gestación, necesitaría 0,47 kg de pienso/día, mientras que una primípara que gane el mismo P2 cubierta con 140 kg que pese 185 kg a parto necesitaría 0,72 kgde pienso/día.

Como vemos el cálculo de las necesidades de las cerdas gestantes es complejo y muy variable no sólo entre explotaciones, sino entre los animales de una misma explotación.

Uso de modelos matemáticos

Para simplificar los cálculos y el manejo en la explotación se pueden usar modelos matemáticos, por ejemplo NRC 2012, INRA, etc. Estos modelos se pueden adaptar a las condiciones específicas de cada granja:. Genética de la granja. El modelo tiene las recomendaciones de peso y P2 a cubrición y parto en los distintos ciclos de las principales líneas genéticas.

  • Manejo de la granja. Días de gestación en que se trasladan las cerdas de la nave de cubrición control a gestación confirmada y de aquí a maternidad
  • Condiciones ambientales. Vienen dadas por el sistema de alojamiento (individual o en grupos), nivel de actividad de las cerdas y las temperaturas en cada una de las naves.
  • Características nutricionales de los piensos usados en cada una de las naves.
  • Lechones nacidos totales en nulíparas y multíparas.

A partir de esta información el modelo elabora una curva de alimentación. En la Ilustración 1 vemos un ejemplo de una simulación. En la tabla superior están los parámetros que han definido la simulación. En la gráfica de la izquierda representa el aporte de energía necesario para la cerda que tenga el crecimiento en peso y P2 “normal” para esa línea genética, en este caso 24 kg de PV y 3 mm. Puede verse además la partición de la energía para las distintas necesidades: crecimiento maternal y fetal, mantenimiento, etc.

En la gráfica de la derecha está la curva adaptada a cerdas que se hayan cubierto con peor o mejor condición corporal que la cerda “normal”. El ganadero tendría que asignar a cada una de las cerdas la curva de alimentación correspondiente en función de su condición corporal a la cubrición.

El diseño de la curva está hecho para que todas las cerdas tengan una misma condición corporal en el momento de paso a gestación confirmada. A partir de ese momento hay dos planos de alimentación: el normal para todas las cerdas que hayan alcanzado el objetivo de CC, y uno más alto (rojo) para aquellas que se cubrieron muy delgadas y no han alcanzado la CC objetivo.

Finalmente las 3 últimas semanas de gestación todas las cerdas tienen la misma ingesta de piensos. El descenso en la última semana se debe a que cambian de pienso de gestación a pienso de lactación, más concentrado.

Multíparas

Peso medio cubrición 215-250 P2 objetivo a cubrición 12 a 14 P2 objetivo parto 16 Nacidos totales 14
Periodo de gestación Días % energía media Consumo kg/día Local Sistema de alojamiento Temperatura ambiente Actividad (minutos) Pienso Pienso €/Tm
Postcubrición 107 % 2,9 Cubrición total Individual 20 Normal A 270
Inicio 28 107 % 2,9
Mitad 65 92,8 % 2,5 Gestación Grupo 20 Normal A 270
Final 14 115 % 3,1
6 115 % 2,9 Maternidad Individual 20 Normal S 310
Preparto 1 75 % 1,9
Total 114 100 % 310

Ejemplo de una simulación (OptifeedModel)

Ilustración 1. Ejemplo de una simulación (OptifeedModel)

Como ejemplo de lo variables que pueden ser las necesidades, si en la simulación anterior ponemos las cerdas a 16ºC y el mismo pienso en preparto que en gestación, tenemos como resultado la Ilustración 2.

Vemos como las necesidades de pienso han subido de 310 a 321 kg. Aparece una zona amarilla en la gráfica de la izquierda que representan las necesidades de termorregulación. Por último, en la última semana de gestación no baja la cantidad de pienso necesario ya que se mantiene el mismo pienso.

Multíparas

Peso medio cubrición 215-250 P2 objetivo a cubrición 12 a 14 P2 objetivo parto 16 Nacidos totales 14
Periodo de gestación Días % energía media Consumo kg/día Local Sistema de alojamiento Temperatura ambiente Actividad (minutos) Pienso Pienso €/Tm
Postcubrición 107 % 3,0 Cubrición total Individual 16 Normal A 270
Inicio 28 107 % 3,0
Mitad 65 92,8 % 2,6 Gestación Grupo 16 Normal A 270
Final 14 115 % 3,2
6 115 % 3,2 Maternidad Individual 20 Normal S 310
Preparto 1 75 % 2,1
Total 114 100 % 321

de simulación con una temperatura ambiental inferior (OptifeedModel)

Ilustración 2. Ejemplo de simulación con una temperatura ambiental inferior (OptifeedModel)


Conclusiones

Las necesidades de las cerdas gestantes son muy variables entre granjas y dentro de estas entre cerdas. Para facilitar su cálculo y mejorar la precisión de los programas de alimentación a aplicar en cada explotación es conveniente el uso de modelos matemáticos de simulación.

Alimentación de la cerda

Alimentación en lactación: tolvas versus comederos05-sep-2013 hace 3 años 3 meses 3 días
Ventajas e inconvenientes de alimentación liquida en cerdas10-jul-2013 hace 3 años 4 meses 28 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

SuperGanaderoOtros12-ago-2013 (hace 3 años 3 meses 26 días)

Muy interesante, Carlos. Nos gustaría hablar contigo para hacerte una propuesta. Por favor, escríbenos a info@superganadero.com
Un saluo

SuperGanadero.com, software porcino

 

RAFA14-ago-2013 (hace 3 años 3 meses 24 días)

Carlos veo que sigues tan brillante como siempre o si cabe más. Gracias por la practicidad de tu artículo y refrescarme la memoria. Abrazos

Fina19-ago-2013 (hace 3 años 3 meses 19 días)

Gràcies, Carles, els teu consells ens serveixen de molt en la nova granja de truges.

fins aviat

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags