Lee este artículo en:

Experiencias prácticas de manejo de la alimentación de cerdas alojadas en grupos: sistemas sin control individual (I)

En los próximos dos artículos los veterinarios Joan Piella y Joan Aparicio nos hablan de su experiencia con los sistemas de alimentación de gestantes en grupo sin control sobre la ingestión de pienso. El primer artículo lo dedicamos a la alimentación en suelo y las tolvas convencionales.

En las próximas dos entregas vamos a ver los consejos de los veterinarios Joan Piella y Joan Aparicio sobre las mejores estrategias de manejo alimentario de cerdas gestantes, cuando no tenemos control sobre la ingestión de pienso.

Reconversión de una granja de  cerdas con dosificadores individuales y pienso en el suelo “imitando caída lenta”, sin laterales.
Reconversión de una granja de cerdas con dosificadores individuales y pienso en el suelo “imitando caída lenta”, sin laterales.

Joan Piella

Pasada ya la fecha clave del 1 de enero de 2013, por fin se han acabado las prisas para adaptar las explotaciones según la Ley de Bienestar Animal. La pregunta del millón es: ¿hemos elegido bien el sistema de alimentación de entre los muchos que teníamos a disposición? Dejando aparte las granjas de nueva construcción, en muchos casos ha pesado más el coste a corto plazo que el resto de parámetros, eligiéndose sistemas de grupos estáticos sin control individualizado del pienso. Vamos a ver algunos ejemplos:

1- Pienso administrado directamente en el suelo: A mí de entrada me cuesta aceptar el echar el pienso en el suelo y más aún asumir mermas cercanas al 10% al precio que está. Con este sistema es preferible usar harina y disponer de corrales cuadrados para poder garantizar la misma disponibilidad para todos los animales y diferenciar en el parque zonas de descanso y zonas de actividad para evitar agresiones. Es vital disponer de una zona amplia de suelo continuo (aconsejable 3 metros) entre la zona de caída y el emparrillado. De todas formas a base de ingenio se pueden buscar soluciones particulares como se ve en la granja de la foto.

2- Tolvas adlibitum no automatizadas: Como sistema habitual es muy desaconsejable pues un porcentaje elevado de animales se engrasan, las agresiones son frecuentes y siempre conduce a un consumo excesivo. Las he visto en adaptaciones de nulíparas, pero se tiene que jugar muy bien con la frecuencia de las tomas y con la longitud de los bajantes. Compensa algo si se utiliza una formulación específica con más fibra.

Tabla 1. Resumen de ventajas e inconvenientes en sistemas de alimentación sin identificación individual

Tipo de alimentación Puntos a favor Puntos débiles o negativos
Alimentación en el suelo Barata y rápida adaptación.
Todo el espacio es útil (a diferencia del resto de sistemas en que se tiene que restar el espacio de los comederos, a menos que estos estén suspendidos o excavados). No precisa aprendizaje.
No permite una alimentación ni control individualizado.
Hay más pérdidas de pienso, funciona peor con el granulado y es difícil en parques estrechos por aumentar las peleas.
Ambiente menos limpio, se crea mucho polvo.
Tolvas no automatizadas ad libitum Barata y rápida adaptación. No precisa aprendizaje. No permite una alimentación ni control individualizado.
Para animales adultos hay dificultades en aprovechar ciertas tolvas de cebo (acceso difícil).
Difícil equilibrio entre no desperdiciar pienso y no engrasar a los animales, el consumo se dispara.

Joan Aparicio

Alojar las cerdas en grupos nos ha planteado inicialmente decidir si los grupos tenían que ser grandes o pequeños, si las cerdas estarían en grupos estáticos o dinámicos y, fundamentalmente, el otro gran dilema fue: qué sistema de alimentación instalábamos.

Probablemente las decisiones eran más fáciles si las teníamos que tomar para una explotación de nueva construcción, pero mayoritariamente se han tenido que hacer adaptaciones a instalaciones en muchas ocasiones antiguas y reformadas a lo largo del tiempo y en una situación económica del sector que ha obligado en ocasiones a buscar la opción más barata a corto plazo; el tiempo nos dirá si la opción elegida ha sido la correcta.

Ventajas e inconvenientes sobre diferentes tipos de alimentación de cerdas gestantes en grupos:

1. Pienso directamente en el suelo: El pienso se distribuye de forma manual o bien a través de un tornillo sinfin y cae directamente al suelo, en general sobre superficie sólida de cemento.

En ocasiones se dispone de un tornillo sinfin con varias caídas distribuidas a través de la longitud del corral.

Sistema fácil de implementar, de relativamente bajo coste. Los grupos de cerdas deben ser muy homogéneos, pues de no ser así, es muy difícil mantener el estado corporal correcto de las cerdas.

Las pérdidas de pienso por desperdicio son importantes; se trata de un factor a tener muy en cuenta por la alta correlación con el coste de producción.

Es relativamente fácil caer en el error de sobrealimentar las cerdas para evitar peleas.

Desde mi punto de vista, es mejor dar toda la ración en una sola vez, pues si damos varias comidas al día, provocamos estados de nerviosismo y agresividad varias veces al día.

2. Alimentación en tolvas convencionales: Utilización de tolvas que pueden ser de una o varias bocas y de distintos materiales; Cada corral debe disponer de una o varias en función del tipo y número de animales. No permiten ningún tipo de control individual de la alimentación.

Para saber la cantidad máxima que vamos a subministrar en cada tolva, hay que definir cuánto queremos que coma cada cerda y multiplicarlo por el número de cerdas del corral. Lógicamente las cerdas más dominantes comen más que las otras. Es fácil que aparezcan desigualdades entre los animales y se incrementa la agresividad. El desperdicio de pienso suele ser inferior al tipo anterior pero la dificultad en el control del estado corporal y la agresividad son sus mayores defectos.

En ocasiones, cuando no hay un control individual en el suministro de pienso, puede ser recomendable utilizar piensos de alta fibra y baja energía, para no engordar a las cerdas y aumentar la sensación de saciedad, evitando nerviosismos y peleas; habrá que estudiar cada caso en particular, pues estos piensos proporcionalmente suelen ser caros.

Caída de pienso directamente al suelo

Caída de pienso directamente al suelo.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags