manténte informado con el canal rss de la sección

Mensualmente nuestro experto nos ofrece su visión sobre la situación mundial del mercado de materias primas.

Lee este artículo en:

Progresando adecuadamente

En el mercado existe la creencia general que los vendedores pretenden siempre encarecer las materias primas. No entraremos en discusión pero realmente creo que el principal objetivo de los vendedores, ya sean comerciantes o multinacionales, es poder presentar un balance con beneficios a final del año como cualquier empresa. Nos guste o no, entonces, que las materias sean caras o baratas dependerá en gran medida del precio de las mercancías en origen y a nivel internacional. Quiero hacer hincapié en este detalle para que constatemos que el hecho que las mercancías bajen y sean baratas (siempre que dejemos de lado las posiciones que tienen ya en su haber unos y otros) beneficia tanto a los compradores como a los vendedores. A estos últimos, de dos maneras, la primera es que necesitan menos circulante para financiar sus compras y la segunda es que rebajan el riesgo (por lo que pueden vender un mayor volumen de mercancía a un mismo cliente), para que nos entendamos, si por ejemplo el maíz tiene un precio de 250 €/Tm, un vendedor cualquiera podría vender por ejemplo 1.000 Tm a su cliente, si en cambio el precio del maíz es de 125 €/Tm, este mismo vendedor podrá asumir el riesgo de vender 2.000 Tm al mismo cliente.

Ahora centrémonos en el mercado. Si sólo tuviésemos en cuenta las cosechas y los consumos estaríamos casi convencidos que, por lo menos en la zona euro, los precios deberían seguir una tendencia bajista ya que hemos tenido una cosecha récord de cereales en el mundo y, aunque los consumos siguen aumentando, los aumentos son menores que en años anteriores debido a la crisis. Los stocks finales de campaña siguen siendo aceptables, sobretodo de trigo y arroz, y algo preocupantes los del maíz y la cebada, eso último suponiendo que las estimaciones de cosecha no se corrijan otra vez al alza, como ha pasado en los últimos informes, o que los consumos de maíz para etanol se corrijan a la baja, lo que haría que los stocks finales fueran mejores de lo previsto. Para más INRI, gran parte del aumento en la producción de trigo y maíz esta en Europa y también en Rusia y Ucrania (zonas de influencia del consumo europeo).

Entonces, ¿dónde surgen mis dudas? Básicamente, como ya he comentado en muchas ocasiones, desde la liberalización de los mercados financieros, los consumos y las cosechas son una condición necesaria pero no suficiente en lo que al precio de los cereales se refieren, sobretodo a corto plazo.

Si nos centramos en el mercado local, siguen habiendo cortos de trigo hasta final de año por parte de los compradores. Deberíamos tener en cuenta que cada vez queda menos trigo en los puertos españoles que provenga de los TRQ (es decir, sin que tenga carga de Levy que, para que todo el mundo lo entienda, es un tipo de arancel). A día de hoy, a parte, las posibilidades de traer trigo de Rumanía, Polonia a precios competitivos son cada vez más escasas en tanto que ya pasó la presión de cosecha. Por lo tanto, entiendo que hasta el año que viene que haya nuevos TRQ, si es que los hay, las bajadas del trigo son mas bien escasas.

En lo que a la cebada se refiere, sigue guardada y bien custodiada por los agricultores. Entonces, ya sea porque esperan a la siembra o por motivos fiscales, intuyo que las ganas de vender no aparecerán hasta el año que viene. Pero tengamos presente que en España contamos con stocks de cebada, se calcula que alrededor de 5 millones y medio de toneladas.

Para compensar todo esto, cada vez aparecen más ofertas de maíz, sobretodo a partir de diciembre. Como ya habíamos comentado, los 10 millones de toneladas de más que puede exportar Ucrania junto con los 8 millones de toneladas de más de cosecha en la Europa de los 27, entiendo que empezarán a notarse.

La proteína sigue su curso. Se ha llegado a precios bastante interesantes pero, como viene ocurriendo desde hace unos meses, parece que el soporte de precio sigue situado alrededor de los 280-285 €/Tm. Esta vez creo que se han hecho coberturas más a largo plazo, y si tenemos en cuenta que las bases que se hicieron en su momento mejoran estos precios “psicológicos”. Entiendo que los compradores pueden estar tranquilos y sin agobios por primera vez en mucho tiempo en lo que a harina de soja se refiere.

Jordi Beascoechea
Jordi Beascoechea

Comentario de materias primas

El otoño empieza con oportunidades de compra17-oct-2011 hace 2 años 6 meses 1 días
Y el mercado da otra oportunidad19-dic-2011 hace 2 años 3 meses 30 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags