Anoestro al destete

M.A. de AndrésJosé Alberto Murillo MurilloE. VizcaínoNuno RainhoM. AparicioC. Piñeiro
24-nov-2010 (hace 3 años 11 meses 2 días)

El intervalo destete cubrición es uno de los factores que influyen de forma más importante sobre los Días No Productivos (DNP) y por tanto sobre la productividad de la granja (lechones destetados/ cerda cubierta y año). Esto es debido a que, si bien el número de días que una cerda destetada tarda en cubrirse no es muy elevado, al ser un suceso que atañe al 75% de nuestro efectivo entre dos y tres veces al año, es un factor de peso que tendremos que tener en cuenta.

Con un intervalo medio superior a 6,5 días, podemos considerar que existe anoestro postdestete y tendremos que vigilar qué está pasando en la explotación. Otro límite viene dado por el % de cerdas retrasadas que tenemos (es decir, que se cubren con más de 7 días post-destete). Si supera el 10%, sería el momento de actuar.

Para hacer un estudio de anoestros, lo más útil es comenzar por agrupar los intervalos destete-1ª cubrición de la manera que se muestra en el siguiente ejemplo:

  0-3 4 5 6 7 8-20 21-25 26-29 30- Total
1ª cubriciones 8 549 304 43 17 48 5 0 9 983
% de cubiertas 0,8 55,8 30,9 4,4 1,7 4,9 0,5 0,0 0,9 100
Intervalo destete-cubrición 1,8 4,0 5,0 6,0 7,0 11,6 22,6   134,0 6,1

Esta granja tiene un ID-1ªC de 6,1 y el porcentaje de retrasadas es del 6,3%, luego sería una granja con un ID1ªC correcto. No obstante, su agrupación por intervalos nos muestra que:

1. La mayoría de cerdas salen en celo 4-5 días post-destete (tal como sucede en prácticamente todas las granjas). Un porcentaje pequeño de cerdas salen entre 0 y 3 días post-destete y otro pequeño porcentaje entre 6 y 7 días post-destete. En este grupo, habría que vigilar el % de cerdas que salen 6-7 días post-destete, ya que probablemente sean cerdas, que o no han tenido una buena estimulación para salir a celo o están expuestas a un fotoperiodo decreciente. En el primer caso se puede actuar promoviendo el efecto macho (recela) o el efecto hembra (la salida a celo de otras cerdas estimula el celo de las compañeras). Los problemas de fotoperiodo se dan en cerdas destetadas desde la segunda mitad del verano y principios de otoño que retrasan su salida a celo y dan peores tasas de partos.

2. El grupo 8-20 días post-destete corresponde a dos tipos de cerdas, ambos consecuencia de un manejo inadecuado en maternidad:

a. Cerdas que han salido a celo en maternidad, por un estrés excesivo o por falta de producción de prolactina (es decir, han disminuido bruscamente la producción de leche, aunque no han llegado a secarse). Aquí se incluirían cerdas a las que se les ha practicado un destete parcial excesivo, cerdas usadas como nodrizas a las que se les han metido lechones mucho más pequeños que los que tenían, o camadas con lechones débiles (con diarrea o excesivamente pequeños). Esto se ha agravado en los últimos años con cerdas hiperproductivas donde la pérdida de uno o varios lechones desencadena la salida a celo en maternidad (o venta para tostones en el caso de Segovia).

b. Cerdas que han perdido mucha condición corporal en maternidad, por lo que les cuesta más iniciar el proceso hormonal que da lugar a la salida en celo.

3. El grupo 21-25 días corresponde a cerdas que han salido en celo entre 0 y 4 días post-destete y no se les ha detectado el celo. Este grupo no debería ser numeroso, pero ya indica defectos en la detección del mismo

4. El grupo 26-29 días corresponde a cerdas que han salido en celo a los 4-5 días, pero no se les ha detectado. Las causas pueden ser:

· Un mal estado de carnes que ha dado como resultado un celo silencioso o poco definido.

· Defectos en la recela, que hacen que no se hayan detectado cuando existían.

5. Por último, el grupo de más de 29 días indica una acumulación de varios de los problemas anteriores.

Por tanto, ante un incremento del intervalo destete-1ª cubrición, se debe efectuar un desglose por grupos, observar cual es el grupo o grupos que han sufrido incremento, y actuar en consecuencia.

A continuación se analizan dos ejemplos de manejos extremos:

1) ID-1ªC elevado con elevada tasa de partos
 

  Objetivo 9/09 10/09 11/09 12/09 1/10 2/10 3/10 4/10 5/10 6/10 7/10 8/10 Media anual
Int. dest-cub. 7,5 9,8 8,3 6,9 7,6 10,1 9,5 13,5 12,1 12,8 11,7 8,3 8,4 10,0
Repeticiones (%) 4 1,4 6,0 5,8 8,5 2,7 3,3 1,3 7,8 4,0 4,1 7,0 4,7 4,7
Rep. tempranas (< 18 d)                         0,0
Rep. cíclicas (18-25 d) 1,4 1,2 4,3 7,0 1,3 3,3 1,3 7,8   2,7 5,6 4,7 3,4
Rep. acíclicas (26-37 d)   4,8 1,4 1,4 1,3       2,7 1,4 1,4   1,2
Rep. cíclicas (38-46 d)                         0,0
Rep. tardías (> 46 d)                 1,3       0,1

En esta granja, lo que se hace es asegurar el estado corporal de las cerdas en el momento de la cubrición. Por lo tanto, a las cerdas más delgadas, se les deja pasar el celo (por lo que su ID-1ªC medio sube hasta 10 días), pero se aseguran muy pocos fallos reproductivos (de hecho, la fertilidad a parto es del 93%).

2) ID-1ªC bajo con baja tasa de partos

  Objetivo 10/09 11/09 12/09 1/10 2/10 3/10 4/10 5/10 6/10 7/10 8/10 9/10 Media anual
Int. dest-cub. 5 5,8 5,7 4,4 5,3 5,2 5,0 4,8 4,7 4,2 4,2 4,4 4,7 4,9
Repeticiones (%) 10 10,1 15,9 9,6 14,7 9,6 12,6 15,4 13,1 15,4 17,2 11,3 14,9 13,4
Rep. tempranas (< 18 d)   0,9 1,2 1,3 4,8 0,9 2,9 0,9 1,3 2,2 2,1 1,0 1,6
Rep. cíclicas (18-25 d) 2,2 5,3 1,2 2,7   3,6 3,8 3,7 7,7 7,5 7,2 3,0 4,1
Rep. acíclicas (26-37 d) 3,4 6,2 6,0 2,7 2,4 2,7 6,7 3,7 6,4 2,2 1,0 5,9 4,1
Rep. cíclicas (38-46 d) 2,2 2,7 1,2 4,0 1,2 1,8 1,9 2,8   2,2 1,0 3,0 2,0
Rep. tardías (> 46 d) 2,2 0,9   4,0 1,2 3,6   1,9   3,2   2,0 1,6

Éste es el caso contrario: prácticamente todas las cerdas se cubren entre 4-5 días, pero sin embargo su % de repeticiones (especialmente las no cíclicas) es elevado, por lo que su tasa de partos es baja (en el ejemplo es el 78%). En este caso se produce una “sobre cubrición”, es decir, se cubren 4-5 días postdestete cerdas que realmente no están en celo, por lo que luego dan problemas (repeticiones acíclicas, matadero por vacías).

Por tanto, es fundamental analizar las consecuencias de cada tipo de manejo y podemos concluir que un intervalo destete-1ª cubrición muy bajo no siempre es sinónimo de buen manejo, ya que debe entenderse no sólo como días medios, sino como el efecto sobre el % y distribución posterior de repeticiones.