manténte informado con el canal rss de la sección

Cada mes especialistas en nutrición te darán su punto de vista sobre un tema.

Reducción de las emisiones de gases invernadero en la fábrica y en la granja

La industria de los piensos compuestos es una de las partes implicadas en la reducción del impacto medioambiental, al tiempo que debe satisfacer la demanda de productos competitivos y de alta calidad. Es importante encontrar el equilibrio adecuado entre la huella de carbono vinculada a la producción de piensos y el impacto ambiental vinculado a su consumo en la granja.

La actividad agrícola es una importante generadora de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. Estos son el dióxido de carbono procedente del consumo de energía, el metano procedente de la ganadería y el óxido nitroso procedente de tierras de cultivo y abonos orgánicos. Según el informe “Livestock’s Long Shadow” (FAO, 2006) la producción ganadera es responsable, a nivel mundial, del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero. De esos, el 13% provienen de sistemas extensivos (vacuno de carne, ovino y caprino) y el 5% de los sistemas intensivos (porcino, aves de corral y vacuno de leche). En un sistema intensivo, la contribución de cada eslabón de la cadena de producción se cuantifica como: 56% procede de los cultivos, 0,05% del transporte, 0,5-2,4% de la transformación industrial y el 42% de la producción animal. Por lo tanto, el transporte y la transformación industrial son mucho menos importantes que los cultivos y la producción animal. Sin embargo, además de las emisiones directas de la fabricación del pienso, la industria de los piensos también puede reducir las emisiones de la producción animal mediante la mejora del índice de conversión y la reducción de las emisiones de metano.



Emisiones durante la fabricación

Las emisiones están casi exclusivamente relacionadas con el uso de la energía. No existe un método, ni cálculo estandarizado, ni referencias para evaluar la huella de carbono de un pienso. Por lo tanto, diferentes asociaciones nacionales de fabricantes de piensos están llevando a cabo estudios en colaboración para establecer normas comunes para estimar los parámetros principales (FEFAC, 2009).

La clave es el desarrollo de tecnologías realistas que conduzcan a una producción sostenible. Una implantación sólida y rápida es factible si los avances tecnológicos tienen en cuenta un uso eficiente de la energía, es decir, una reducción del costo de producción. La fabricación de piensos requiere energía principalmente para la molienda y la granulación. El ahorro de energía es un factor fundamental para aumentar la competitividad, y por lo tanto ha sido un objetivo durante años. Por otro lado, algunos procesos que requieren aportaciones elevadas de energía (extrusión y tratamientos térmicos), conllevan beneficios fisiológicos, mejor conversión, mejor seguridad de los piensos y reducción del impacto ambiental de la explotación. Por lo tanto, el margen de reducción del consumo de energía en el proceso de fabricación es bastante limitado.

Algunas áreas potenciales son la especialización de las plantas por especies, el transporte más eficiente de las materias primas aumentando el transporte por ferrocarril, y el cambio a materias primas producidas localmente siempre que el precio lo justifique.

Emisiones del animal

La producción ganadera genera una serie de emisiones a la atmósfera (metano, amoniaco y óxido nitroso) o al suelo (nitratos, fosfatos y metales pesados). Esa es una cuestión clave en ciertas áreas con una alta densidad de población humana y animal, que repercute en la legislación y en la aceptación pública de la producción ganadera. La composición del pienso tiene un efecto significativo sobre la composición de las emisiones.

Para reducir la emisión de contaminantes existen diferentes estrategias alimentarias, algunas de las cuales ya están implementadas porque contribuyen a la reducción de costes. Las más importantes son:
 

  - El uso de dietas bajas en proteínas suplementadas con aminoácidos sintéticos.
- El uso de energía neta y aminoácidos digestibles en la formulación de los piensos.
- El uso de proteína ideal.
- Los programas de alimentación adecuados a la productividad, estirpe y sexo.
- La alimentación multi-fase.
- El uso de niveles bajos de fósforo digestible (P).
- El uso de fuentes inorgánicas de P con alta digestibilidad.
- La adición de fitasas.
- El uso de aditivos específicos.

El uso de dietas bajas en proteínas es probablemente la estrategia nutricional más efectiva para la situación ambiental actual, en la que el nitrógeno (N) recibe gran parte de la atención. La alimentación multi-fase también tiene beneficios importantes desde el punto de vista económico y ambiental. El uso de dietas bajas en proteínas, en combinación con la alimentación multi-fase adecuada a la productividad, estirpe, sexo y peso de los animales, están reconocidos como procedimientos muy eficaces en la reducción de N y P del purín. En el documento BREF (2003) se recomiendan estas estrategias como las Mejores Técnicas Disponibles (MTD's) para una prevención y control integrados de la contaminación en la cría intensiva de aves de corral y cerdos.

Las estrategias nutricionales también son eficaces para reducir las emisiones aéreas. La reducción de amoníaco en el purín reduce las emisiones. Las dietas bajas en proteína bruta no sólo son eficaces para reducir las emisiones de N sino también para reducir los componentes aromáticos ricos en azufre (mercaptanos / H2S). La acidificación de la orina también contribuye a minimizar las emisiones de amoníaco a la atmósfera. Cada 0,1 puntos de pH reducen la emisión entre el 5 y 20%. La orina puede ser acidificada a través de cambios en el equilibrio de electrolitos de la dieta o mediante el uso de sales ácidas en el pienso. El uso de la fibra y de aditivos como los prebióticos (FOS) también son útiles para reducir la emisión de amoníaco y los problemas de olor.

Aparte de estas estrategias nutricionales específicas, una de las formas más eficientes de reducir las emisiones totales es aumentar la eficiencia de los piensos. Al mejorar la eficiencia alimentaria se reduce el consumo de pienso, se reducen los costes de producción y disminuye la cantidad de estiércol (emisiones de N y P) por animal. La eficiencia alimenticia se puede mejorar mediante la aplicación de diferentes procedimientos durante la fabricación de piensos:
 

   - Granulación de los piensos: la mejor conversión de un pienso granulado reduce en un 5% la excreción de nutrientes en comparación con la harina.

 
- Minimizar el desperdicio del pienso durante la fabricación, el transporte, el almacenaje en silos y la distribución en la granja. La cantidad de pienso que se desperdicia en una granja puede ser muy variable, siendo en el mejor de los casos un 5%. Los puntos críticos más importantes son la reducción de polvo generado en la granja que puede representar una pérdida directa de un 1%, el control de entradas de agua al silo, sea por fisuras, tapas mal cerradas, o por la simple condensación tiene un efecto nefasto debido a los crecimientos fúngicos, bacterianos y presencia de micotoxinas, el correcto mantenimiento del sistema de distribución y un diseño de tolvas que permita una regulación fácil, así como un buen control de roedores y pájaros.

- Utilización eficiente del agua de la granja para reducir el volumen de purín generado.

En definitiva, los detalles más prácticos de la producción ganadera son de vital importancia para el cálculo real y mejora de la huella de carbono de los productos cárnicos.

Artículos relacionados

Nutrición

Alimentación de cerdas en el parto: consejos prácticos29-mar-2010 hace 4 años 5 meses 21 días
Estrategias para evitar micotoxicosis en ganado porcino04-feb-2010 hace 4 años 7 meses 15 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags