Doce artículos donde el autor, Enric Marco, trata los puntos principales a tener en cuenta para que las medicaciones en agua resulten eficaces

Lee este artículo en:

6. Patrones de bebida y su posible influencia sobre las medicaciones

No extraño encontrar productores que ofrecen a los cerdos la medicación en el agua de bebida durante tan sólo unas horas al día para asegurar de este modo que toman la dosis correcta y que el producto está en perfectas condiciones. Sin embargo, la elección del momento de dicha medicación dependerá de cuál sea el patrón de bebida que tengan los cerdos. Conocer el patrón de comportamiento de los cerdos al beber será pues fundamental para realizar tratamientos eficaces.

Se han realizado numerosos estudios para entender cuál es el patrón de bebida,


Johnson et al. (2007) evaluaron el tiempo necesario para que el 100% de los lechones accedieran al bebedero (≥ 5 seg.) al menos 1 vez al día para determinar el período necesario de administración de un producto dado. En sus experiencias encontraron que el mejor momento es por la mañana y durante un período de unas 6 horas, concretamente de 7:00 a 13:00 (ver tabla).

Tabla 1. % Lechones que visitan el bebedero al menos una vez
Día Cuadra Nº lechones Sexo Tiempo
7:00-9:00 (2 h) 7:00-11:00 (4 h) 7:00-13:00 (6 h)
1 1 23 91 96 100
2 26 100 100 100
3 23 87 100 100
4 25 92 100 100
2 5 25 100 100 100
6 24 79 100 100
7 24 96 100 100
8 26 100 100 100
Media 93,1 99,5 100
Johnson,et al (2007)

Otros investigadores (Jackson et al. 2008) trataron de determinar si era mejor someter a los animales a un período de privación de agua antes de realizar una medicación. La conclusión del estudio fue que todos los lechones visitaron el bebedero entre las 7:00 am y 1:00 pm; por tanto, retener el agua durante 15 h. para alentar el consumo de agua medicada no parece una medida recomendable.

Figura 1. Nº de visitas al bebedero tras 15 h de privación (PR) o libre acceso al agua (L)

Figura 2. Todos los lechones visitaron el bebedero durante el periodo de 6 h. Los lechones control (L) realizaron menos visitas totales y pasaron menos tiempo en el bebedero que los lechones PR.

Figura 3. Los lechones PR pasaron más tiempo en el bebedero y lo visitaron más seguido que los lechones control (L) sólo durante la 1ª hora después de restaurar el agua.

El 23% de lechones PR visitaron el bebedero = 21 veces, comparado con el 6% del control (L). El 64% de lechones PR destinaron = 121 segundos en el bebedero comparado con 26% del control (L). El consumo de agua fue mayor para los lechones (PR).

La temperatura ambiental puede afectar el patrón de bebida que muestren los cerdos, comprobándose dos patrones claros: uno de verano y otro de invierno. En verano los cerdos tienden a estar más inactivos en las horas más calurosas y esto se refleja en su patrón de bebida.

Figura 4. Patrones de consumo en nave destete-engorde y pesos entre 88-95 kg.
Verano (- -) Invierno (—)


Brumm, M.C. 2006

Cuando hablamos de tratar el agua de bebida casi siempre pensamos en cerdos en las fases de crecimiento y cebo, pero cada vez más es frecuente tratar cerdas a través del agua. Será por lo tanto importante saber cómo beben las cerdas. En el caso de las cerdas gestantes éstas beberán siempre según su patrón alimentario. Existen picos 2 h. después de alimentar por la mañana y 1 h. después de hacerlo por la tarde (Olsson y Andersson, 1985). Sin embargo, si hablamos de cerdas lactantes su patrón va a ser muy distinto. La cerda lactante consume agua múltiples veces durante las 24 h, siguiendo el patrón de la producción de leche (Brumm, 2006).



La cantidad de agua consumida por las cerdas lactantes será variable a lo largo de la lactación siguiendo un patrón paralelo a la producción de leche, con un pico a las 3 semanas post parto. La gráfica muestra el consumo de agua diario de 2 lactaciones (Brumm, 2006).

Como hemos visto estos son los patrones normales, sin embargo, en las condiciones de campo se dan situaciones anómalas que pueden alterar el patrón normal. Valorando cuándo se dan los consumos máximos y mínimos podríamos llegar a estimar si lo que está ocurriendo es normal o no, es decir si hay algún factor que esté alterando el patrón normal.

Otro de los elementos a considerar es la competencia que existe entre los lechones al beber. Si compiten de día por el agua, algunos lechones beben cuando deberían dormir. Lo podemos ver en este trabajo de Bird del 2001, en el que el consumo máximo (expresado en % de consumo de agua/día) aumenta sólo al final cuando algunos lechones son retirados de los corrales para reducir la competencia.


Bird 2001

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags