manténte informado con el canal rss de la sección

Quincenalmente publicamos el comentario de un especialista en porcino.

Cómo reducir la prevalencia del virus de la enfermedad de Aujeszky en distintos tipos de explotaciones

La publicación en España del RD 473/2003 de lucha y control de la enfermedad de Aujeszky ha ejercido una presión adicional sobre los productores para conseguir disminuir las prevalencias actuales. A continuación, se comentan algunas de aquellas situaciones que pueden hacer muy difícil la reducción de prevalencias y sus posibles soluciones.

EXPLOTACIONES SIN CEBO Y CON ENTRADA DE REPOSICIÓN: Esta es la situación más sencilla. En este caso, cómo se introduce la reposición es el punto crítico. Naturalmente ésta debe ser siempre negativa. Para evitar que positivice será de vital importancia proveer de una zona de aislamiento para alojarla por un período mínimo de 15 días y naturalmente vacunarla con vacuna viva atenuada GE- lo antes posible. De este modo evitaremos el posible contacto con el virus y permitiremos la creación de inmunidad antes de establecer contacto con el ganado de la granja. Realizar siempre la vacunación de las pimerizas, sea cual sea el estado vacunal a su llegada.

EXPLOTACIONES CON CEBO Y CON ENTRADA DE REPOSICIÓN: Aquí valdrá lo comentado en el punto anterior, pero además habrá que conseguir que los cerdos a final de la fase de cebo sean negativos.

  • Comprobar cuando se produce el hueco inmunitario pues éste es el que nos dirá cuando establecer la primera vacuna en el cebo. Ésta siempre debe aplicarse ligeramente antes de estar en el punto de respuesta cero, precisamente para evitar que haya un momento de máximo riesgo.

  • La revacunación debe producirse a las 2-3 semanas de la primera vacuna (con rigurosidad). El que en algunos lotes concretos la segunda vacuna se adelante o atrase puede ser el motivo de generar una recirculación en el cebo.
     
  • En explotaciones muy conflictivas se considera que la vacunación usando excipientes de carácter oleoso puede aportar una mejor respuesta y reducir el riesgo de circulación viral.
     
  • La aplicación de una vacunación intra-nasal puede ser muy útil si ésta va destinada a cubrir la ventana inmunitaria que se genera. Teniendo en cuenta que la inmunidad que genera, raramente supera los dos meses (8 semanas), la vacunación de lechones al destete sería demasiado precoz.
     
  • En toda explotación la variabilidad individual existe y para evitarlo, hay que asegurar una buena toma de calostro por parte de todos los lechones. La aplicación de técnicas tipo "split-nurse" (consiste en encerrar en la zona de calor los lechones más grandes durante unas 2 horas para permitir que los pequeños tomen calostro, siempre dentro de las primeras 6 horas post-parto) y retrasar por lo menos unas 12 h. post-parto el procesado del lechón para asegurar la ingesta de calostro, pueden resultar prácticas muy útiles.
Donovan and Dritz, 1997

EXPLOTACIONES CON CEBO Y CON AUTO-REPOSICIÓN: En este caso de no conseguir la detención de la circulación en cebo será imposible todo avance. A parte de lo comentado en el punto anterior, hay que añadir una segunda fase crítica: el final de cebo. La autoreposición deberá vacunarse otra vez al final de la fase de cebo (normalmente coincidiendo con el momento de la selección 80-100 Kg.) y preferiblemente usando la misma vacuna que se haya usado al inicio del cebo. En estos casos, la realización con mayor frecuencia de serologías seriadas para conocer perfectamente cómo se mueve la infección en la granja será de gran ayuda.

Las ganas de mejorar llevan a algunos productores a aplicar estratégias peculiares como establecer vacunaciones multiples (3 revacunaciones seguidas) con la confianza de que el ganado reproductor se vuelva negativo. Hay que decir que esto será imposible, y como mucho lo que se conseguirá es tener negatividad por un período muy corto (3-4 días) debido a la seroneutralización del virus vacunal, en definitiva engañarnos respecto a la evolución real.

El conseguir mejorar es más una cuestión de conocer correctamente la infección en la granja y de rigurosidad en la aplicación de las vacunaciones que aplicar planes innovadores o con muchas revacunaciones.
 

Artículos relacionados

Los expertos opinan

Vacunas: últimos avances13-abr-2004 hace 10 años 3 meses 16 días
Eliminación de cadáveres: el modelo danés03-mar-2004 hace 10 años 4 meses 26 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags