manténte informado con el canal rss de la sección

Exposición mensual de un caso clínico preparado por veterinarios de campo de diversos países.

Repoblación y estado corporal

Descripción de la explotación

Se trata de una explotación de ciclo cerrado con 500 madres situada en una zona de alta densidad porcina al oeste de Francia.

La explotación utiliza el autoreemplazo con la compra de abuelas y proporciona primerizas a otra explotación.

Tras la compra, en 2008-2009, la explotación fue despoblada y repoblada. Los primeros partos tuvieron lugar en agosto de 2009.

El manejo se realiza en 5 bandas cada 4 semanas con destete a los 21 días. Las dosis de semen utilizadas son compradas, así como la alimentación, que también se adquiere del exterior.

Estatus sanitario y programa vacunal


Patógeno
Estatus
Vacunación
PRRS
Negativo
No
Mycoplasma
Negativo
No
Actinobacillus pleuropneumoniae
Negativo
No
PCV2
Sin signos clínicos
Si (1)
Parvovirus
Sin signos clínicos
Si (2)
Colibacilo (K88 / K99) / Clostridium
Presencia de diarreas
Si (3)
Rinitis atrófica
Sin signos clínicos
No
(1) 2 inyecciones a intervalo de 1 mes a la llegada de las primerizas y recuerdo 1 mes antes del parto
(2) primerizas: 2 inyecciones con intervalo de 3 semanas (5 y 2 semanas antes de la inseminación artificial)
(3) primerizas: 2 inyecciones con intervalo de 3 semanas (6 y 3 semanas antes del parto)

 

Aparición del caso

El ganadero se pone en contacto con el veterinario tras observar problemas de:

  • lechones con diarrea,
  • consumo de las cerdas en lactación,
  • entrada en celo tras el destete.

 

Análisis de los resultados técnicos

14/09/09
 

N° banda
Semana de parto
Fertilidad eco %
Índice de partos
NT
NV
NM
Momif.
Destet.
% pérdidas/NV
Calidad de los lechones
B1
32
92,5
88
14,8
13,62
0,46
0,28
11,73
13,9
Bien
B2
36
96
93
14,3
13,32
0,65
0,33
11,44
14,1
Diarrea
B3
40
92
90
-
-
-
-
-
-
-

Fertilidad tras el parto

N° banda
Semana de parto
% de entradas en celo
% de retornos/ IA
% vacías eco/IA
% Fertilidad eco
B1
35
84%
1,20%
6,00%
93%
B2
39
82,60%
-
-
-

Puede observarse que a pesar de los problemas de diarreas en maternidad, el número de lechones destetados es correcto en la banda 2. De todas formas, cabe notar que la calidad de los lechones es mediana, varios lechones débiles con diarrea han sido destetados.

El problema principal está relacionado con unas entradas en celo muy delicadas. 15 cerdas de 93 no entraron en celo en la banda 1. Menos del 85% de las cerdas entraron en celo tras el destete. De tordas formas, comentar que una vez realizada la IA, la fertilidad parece buena (93%).


Visita a la explotación

Maternidad

  • Varias camadas de pequeño tamaño en las bandas 1 y 2.
  • Pocas diarreas en la B1 pero con empeoramiento de la situación en B2:
    • aparición de diarreas dentro de los dos días tras el parto,
    • mortalidad baja durante los primeros días pero que aumenta al cabo de una semana debido a una deshidratación marcada de los lechones,
    • sin efectos significativos de los antibióticos sobre las diarreas.
  • Las cerdas parecen grasas en el momento del parto.
  • Bajo consumo alimentario de las cerdas:
    • primerizas con un consumo al 80% de la curva de alimentación, algunas al 70%.
    • adelgazamiento neto de las cerdas en maternidad (aparición de úlceras en los hombros de varias primerizas).
Cubrición/Gestación
  • Problemas con las entradas en celo:
    • porcentaje de entradas en celo inferior al 85% en las dos primeras bandas,
    • efecto limitado de la inyección con gonadotropina (11% de cerdas tratadas que no entran en celo frente al 28% de las no tratadas).
  • Las cerdas están magras en el momento del destete.
  • Sin embargo, buenos resultados de fertilidad (93%).


Conclusiones de la visita y medidas a tomar



Consumo de las cerdas en maternidad

  • Se pone en marcha la medición del espesor de grasa dorsal con el fin de objetivar las observaciones visuales, evaluar el estado de las cerdas a la entrada en maternidad y la pérdida de condición corporal en lactación,
  • se distribuye un alimento complementario una vez finalizado el episodio de diarreas en maternidad con el objetivo de minimizar la pérdida de condición corporal en maternidad,
  • sistematizar la inyección de gonadotropinas en el destete ya que tiene un efecto, aunque sea limitado,
  • realizar flushing en el momento del destete con 4 kg asociado a una suplementación oligo-vitamínica.
Prevención de las diarreas
  • Realización de la necropsia de 2 lechones con diarrea no tratados y realización de una bacteriología,
  • Aporte de deyecciones de cerdas multíparas y de diarreas de lechones de diferentes camadas mezcladas con un poco de leche en polvo para inmunizar las primerizas,
  • Eliminación de las alfombras de parto mal desinfectadas.
  • Evaluación de la contaminación bacteriana de las salas mediante un control de la desinfección.


Balance de los análisis realizados

Medidas de espesor de grasa dorsal

La banda 3 de primerizas es muy heterogénea en relación con la condición corporal. Únicamente un tercio de las cerdas se encuentra dentro del rango "objetivo" ([17 ; 19]) mientras que otro tercio presenta un estado corporal insuficiente, si bien muestran un buen estado visual, lo que indica que el grupo es muy musculoso.

Más de un tercio de las cerdas presenta una condición corporal muy importante (20 mm de espesor de grasa dorsal) con varias primíparas con un EGD que puede alcanzar los 27 mm. Una cerda demasiado grasa a la entrada en maternidad es una cerda de riesgo. Además de riesgo de parto difícil, una cerda grasa tiene tendencia a un menor consumo durante la lactación, cosa que favorece una pérdida importante de estado corporal durante este periodo. Esta pérdida de estado corporal se acompaña muy a menudo de aparición de llagas en hombros.

En el destete se observa como menos de un 50% de las cerdas se sitúan dentro del rango "objetivo" [12 ; 16 ]. Hay numerosas cerdas muy delgadas (un tercio de las cerdas tiene menos de 12 mm de espesor de grasa en el momento del destete) y algunas están demasiado magras (menos de 9 mm de EGD).

Se observa que varias cerdas han perdido más de 5 mm de grasa en maternidad. Normalmente no debería perderse más de 5 mm en maternidad con el objetivo de no penalizar el rendimiento reproductivo siguiente.

La pérdida de estado corporal en maternidad se determina en 5,1 mm de grasa en 21 días. Este nivel de pérdida sería igual de importante con un destete a 28 días. La pérdida de grasa máxima tolerada en maternidad debería ser de 4 mm.


Conclusión

Se observa que el nivel de pérdida de las"cerdas magras" y en "Buen estado" se encuentran dentro de los valores límite, si bien son aceptables. El principal problema se sitúa en las cerdas grasas a la entrada en maternidad. La pérdida de estado es un 75% más elevado en las cerdas grasas que en las otras, cosa que muestra que cuanto más grasa es una cerda en maternidad, mayor es la probabilidad que pierda mucha grasa durante la lactación.

La población de riesgo en este caso es, pues, el grupo de cerdas demasiado grasas.

Necropsia

Las necropsias fueron realizadas sobre 2 lechones de 5 días de vida.
 

Bacteriología:
 
  • Se aíslan 2 Escherichia coli no tipables en el contenido del yeyuno.
  • No se aísla ni enterococos o clostridios (Clostridium perfringens o Clostridium difficile)
Histología:
 
  • Presencia de enteritis atrófica aguda marcada de posible origen viral.

A la luz de estos resultados, se hace difícil concluir con un origen patológico bien definido.


Hipótesis y plan de trabajo

Nos enfrentamos principalmente a 3 problemas:

  • el manejo del estado corporal de las primerizas
  • el manejo de las entradas en celo de las primíparas
  • el manejo de las diarreas en maternidad
Plan de alimentación de las primerizas

El primer objetivo es tener primerizas que tengan apetito y que consuman el alimento desde el parto.

Se debería controlar el estado de las primerizas gestantes en las próximas bandas a entrar en un primer momento (4 y 5). El plan de alimentación de las primerizas en cuarentena y gestación era probablemente demasiado elevado (2,7 kg / cerda / día). Este plan de alimentación ha conducido al desarrollo muscular y a la deposición de grasa excesiva. Luego llegamos al parto con cerdas con un alto potencial (más de 14 lechones nacidos totales) con una capacidad lechera real (las cerdas destetan 11,5 lechones a pesar de los problemas de diarrea), pero tienen un apetito muy limitado.

El plan alimentario se redujo a 2,5 kg/día con un ligero aumento durante las tres semanas anteriores al parto (2,8 kg).

Plan de alimentación de las primerizas y entradas en celo

Los problemas de repeticiones tienen probablemente 2 orígenes relacionados: un estado corporal demasiado débil en el momento del destete (las cerdas con menos de 12 mm de EGD) y una pérdida de estado muy importante durante la lactación (cerdas que están listas en el momento del destete pero que han perdido demasiadas reservas durante la lactación debido a un bajo consumo desde el parto).

Se hace necesario, pues, repensar la alimentación de las primíparas.

Teniendo en cuenta el bajo consumo de pienso en maternidad, la primera lactación debe controlarse de forma individual mediante un complemento alimentario para disminuir la pérdida de estado al destete.

Después de lo cual la curva de alimentación de las cerdas en segunda gestación debe ser corregida para encontrar un estado de engorde normal.

Curva alimentación tras destete

Se realizan modulaciones sobre esta curva:

  • cerdas magras al destete: se aumenta el nivel de alimentación de 0,5 a 1 kg/d de forma que el EGD en el momento de la ecografía sea de 13 mm.
  • cerdas con buena condición (más de 16 mm en el momento del destete): el nivel alimentario se disminuye en 0,5 kg/d con el fin de limitar el engorde de estas cerdas.

El objetivo de esta curva es restablecer rápidamente el estado corporal de las cerdas tras el destete. Una vez alcanzado el estado óptimo, el estado se mantiene estable y se establece un aumento de la ración de las cerdas durante las tres semanas antes del parto.

El nivel ha sido disminuido a 2,3 kg para poder limitar los riesgos de encontrar animales demasiado grasos en el momento del parto. Esto deberá permitir aumentar de forma importante el nivel de racionamiento de las cerdas durante las tres últimas semanas (de 3 a3,5 kg/d) y así mejorar en consumo de las cerdas en maternidad.

Gestión de las diarreas

La etiología de las diarreas no parece bien definida. La histología parece orientar el diagnóstico hacia un origen viral. No estamos frente a un agente patógeno clásico de diarrea neonatal (Escherichia coli, Clostridium perfringens…).

Dentro del marco de una repoblación, la contaminación de las primerizas ha sido débil antes del parto, el nivel inmunitario de las primerizas es heterogéneo. El primer trabajo a realizar es favorecer al máximo la inmunización de las primerizas.

Además de gestionar caso por caso la diarrea con antibióticos, se ha establecido la contaminación de las primerizas gestantes con:

  • diarrea de lechones mezclada con leche en polvo
  • heces de hembras en maternidad.


Resultados obtenidos

El consumo de las primíparas en maternidad ha mejorado sobre la banda 5. Los problemas de diarrea en los lechones también han mejorado pero aún son importantes.

Las entradas en celo en esta banda también han mejorado (98%). A comentar que se ha realizado un tratamiento a base de un análogo de la GnRH, este tratamiento parece mejorar la entrada en celo de las primíparas de la explotación.

Banda 1: entrada en maternidad

Estado de la banda a la entrada en maternidad

A la entrada en maternidad se percibe que la tendencia en el estado de las primíparas se ha invertido claramente. Encontramos una banda de primíparas magras. Las primerizas han perdido mucha condición corporal desde la primera lactación y no han recuperado suficiente durante el mes siguiente a la inseminación.

Las medidas correctoras del estado de las cerdas no se pudieron poner en marcha totalmente y de forma rápida en la banda 1, eso explica probablemente el estado corporal en esta banda.

Comportamiento de la banda 1 en maternidad

El consumo de las cerdas fue correcto. Las cerdas salen magras en el momento del destete (más de un 40% de las cerdas presentan un estado de engrasamiento insuficiente). Sin embargo, la pérdida del estado de engrasamiento se limita a esta banda (menos del 10% de las cerdas perdieron más de 5 mm de EGD frente al 40% para la banda 3).

Esto de muestra de forma particular la importancia de tener un estado corporal suficiente pero no muy elevado a la entrada en maternidad.

Manejo de las diarreas

El manejo de las diarreas continúa siendo un problema.
La banda 1 no tuvo problemas de diarreas en las primerizas, es pues probable que la contaminación de esta banda haya sido limitada. La evaluación del comportamiento de los lechones sobre la banda 2 dará mayor información.

Entrada en celo de las cerdas

Las entradas en celo en la banda 1 (cerdas de tercer parto) han sido buenas. Solo 2 cerdas destetadas no entraron en celo el jueves siguiente al destete. Sobre esta banda, las cerdas no recibieron análogo de la GnRH ni gonadotropina (salvo algunas cerdas muy magras que recibieron análogo de la GnRH).

Esto muestra la importancia del manejo del estado de las cerdas gestantes en maternidad en la mejora de los resultados reproductivos.

Conclusión

Nos encontramos ante un caso de repoblación de una explotación que no ha funcionado de forma ideal. Rápidamente aparecieron problemas de diarreas y de entradas en celo.

El estado de las primerizas era un problema. Nos encontramos frente a un hato de primerizas heterogéneo, con numerosos animales demasiado grasos y musculosos. Las consecuencias se hicieron notar sobre el consumo de las cerdas en maternidad y en consecuencia sobre la lactación, sobre la pérdida de condición corporal en maternidad así como sobre la calidad de la aparición del celo.

El segundo problema es inherente a toda repoblación, el microbismo de la explotación no es estable. A pesar de un protocolo de vacunación correcto contra las diarreas neonatales, estas han aparecido rápidamente. Las pérdidas sobre las cerdas son aceptables si bien la calidad de los lechones al destete se ha deteriorado. Además, los problemas de diarreas han conllevado a un debilitamiento del lechón y en consecuencia a una peor estimulación de la lactación de la cerda. Estos problemas se han unido a los problemas de condición corporal de las cerdas.

En el marco de una repoblación de una explotación, es difícil estabilizar de forma rápida el microbismo. Se hace necesario, pues, controlar tanto como sea posible todos los otros parámetros: crecimiento de las primerizas, estado del hato reproductor, protocolo de vacunación...

Comentarios

Nos encontramos ante un caso de repoblación de una explotación que no ha funcionado de forma ideal. Rápidamente aparecieron problemas de diarreas y de entradas en celo. El caso aparece en un explotación de ciclo cerrado con 500 madres situada en una zona de alta densidad porcina al oeste de Francia. La explotación utiliza el autoreemplazo con la compra de abuelas y proporciona primerizas a otra explotación.

En el contexto de esta explotación, se hace interesante cuestionarse sobre la importancia del microbismo y el interés por las medidas de espesor de grasa dorsal.

La repoblación

En el caso de la repoblación de una explotación, lo importante es restablecer lo antes posible el microbismo de la misma.
La repoblación se ha realizado con hembras saneadas. Es poco probable, pues, que los problemas reproductivos y de diarrea estén relacionados con un patógeno específico, además, ningún signo clínico preciso permite realizar un diagnóstico preciso.

Nos encontramos frente a una situación inestable:
 






Primerizas demasiado grasas en la entrada en maternidad:
  • problemas en el consumo de alimento que conlleva a una pérdida de estado corporal importante,
  • lactación delicada.
Ausencia de contaminación de las primerizas:
  • animales inestables y sin protección desde un punto de vista inmunitario,
  • esto favorece la aparición de diarreas en los lechones,
    • coso que conlleva a una disminución del consumo de leche por parte del lechón y en consecuencia una disminución de la estimulación de las mamas de la cerda, disminuyendo la producción de leche,
    • esto puede también provocar un aumento del riesgo de retornos a celo precoces de las cerdas en maternidad.
Problemas de entradas en celo debidos a:
  • una pérdida del estado de las cerdas en maternidad muy importante y un estado de engrasamiento al destete demasiado débil,
  • a posibles entradas en celo precoces en maternidad.

Las medidas a tomar tienen, pues, dos objetivos principales:

 

  • mejorar el consumo de pienso de las cerdas en maternidad para poder limitar la pérdida de estado de las cerdas,
  • favorecer al máximo la contaminación para poder estabilizar lo más rápidamente el hato reproductor.

Evaluación del estado de las cerdas: interés por la medida del espesor de grasa dorsal

Medir el espesor de grasa dorsal permite evaluar el estado corporal de las cerdas. A menudo es difícil determinar cuales son las normas a respetar ya que existe una variabilidad natural entre las cerdas. Sin embargo, fijar las normas es necesario para poder establecer unos objetivos claros enfocados a alcanzar el estado ideal de las cerdas.

El aspecto más importante de las medidas de EGD no es el valor en si mismo sino la evolución del estado en diferentes momentos.
Es importante que las medidas de EGD se realicen siempre por la misma persona y con el mismo aparato para poder así minimizar los factores de variación.

Los momentos estratégicos para medir el EGD son:

  • entrada en maternidad,
  • destete,
  • control de ecografía.

Estas medidas deben permitir evaluar la pérdida de estado de las cerdas en lactación y la recuperación del estado tras la inseminación artificial.

Las normas de espesor de grasa son difíciles de definir para una explotación. En todo caso, deben tenerse en cuenta varios factores:

 

  • consumo de las cerdas en maternidad,
  • pérdida del estado de las cerdas,
  • entradas en celo.

Fijas unas normas puede permitir facilitar el manejo del a explotación ajustando mejor el agrupamiento de las cerdas en particular tras el destete (fase importante en el manejo de las cerdas en grupo).

ver más artículos relacionados con el artículo

El caso clínico del mundo

Adaptación de primalas06-abr-2011 hace 3 años 3 meses 26 días
Episodio de abortos08-feb-2011 hace 3 años 5 meses 24 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags